fbpx -
home Columnistas ¿Y las medidas económicas que acompañan la atención del COVID-19 en México y Michoacán? – Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

¿Y las medidas económicas que acompañan la atención del COVID-19 en México y Michoacán? – Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

De Miguel Angel Ayala Barajas

El pasado sábado 14 y lunes 16 de marzo, fue difundida la noticia de la suspensión de labores escolares en país y en Michoacán, al día siguiente varios municipios de la Entidad se sumaron a tales medidas; la práctica, casi la totalidad del país estará suspendiendo labores escolares y públicas entre el 17 y el 20 de marzo. La expectativa es que las mismas se encuentren suspendidas casi un mes debido al periodo vacacional de semana santa que se tenía previsto, reanudándose el lunes 20 de abril, como una providencia ante el incremento esperado de casos de COVID-19 en nuestro país, buscando que los mismos sean los menores.

La ausencia de un plan económico: antes, durante y después del COVID-19.

De pronto, las medidas parecen plenamente correctas y necesarias ya que se antepone la salud pública y el bienestar general; sin embargo, en los hechos y en las consideraciones de los tomadores de decisiones públicas, se evidencia la carencia de un plan de acompañamiento a las actividades económicas de producción, distribución y consumo de productos y servicios; ya que, es más que evidente que las acciones anunciadas generan incertidumbre tanto en empresarios que ofrecen bienes y servicios, como en las familias que los consumen.

Es de recordar que hace aproximadamente 3 semanas que se comenzaron a sentir los primeros efectos económicos del COVID-19 en varios países alrededor del mundo, el impacto económico en los distintos países fue diverso, pero para países como México dejó un sin número de enseñanzas que simplemente se desdeñaron y se siguen desdeñando. Parece ser que, la simple invitación a no realizar compras de pánico e insistir en las actividades productivas sigan su curso, ha dejado mucho que desear a la ciudadanía y ha generado más incertidumbre aún.

Si bien es cierto que las medidas pueden resumirse en aplicar “la sana distancia”, lo cierto es que por muy simples que parecen dichas medidas en términos económicos se ha generado mayor preocupación y zozobra. Al menos en esta etapa de las medidas de suspensión implementadas, de verdad que urge (por mencionar una medida), una campaña de difusión, que genere confianza a las familias, que informe que el abasto de productos está asegurado y en que en peor de los escenarios el movimiento de mercancías estará garantizado; de igual manera, una campaña también de difusión a empresarios, que garantice el acceso a los mercados para la venta de sus productos y la continuidad en el mercado para la compra de los insumos; cabe destacar que, son campañas que no cuestan ya que pueden hacerse con los mismos medios del Gobierno.

La ausencia de la medida mencionada, como muchas otras bien integradas en un Plan Económico de Acompañamiento, que, incluyan estímulos desde fiscales hasta financieros, con un presupuesto público específico, coadyuvará en demasía a la tranquilidad económica de familias y empresarios.

Las decisiones estatales acentúan la incertidumbre

Cabe destacar que ciertos Gobiernos Estatales al día siguiente del anuncio federal, decidieron adelantar algunos días el receso escolar y administrativo indicado, de hecho, el Gobierno de Michoacán lo realizó a los dos días. Tal decisión profundiza la preocupación publica y agudiza la zozobra económica de consumidores y empresarios; la señal pareciera indicar que, el adelanto en el Estado vaticina condiciones más desfavorables a las del resto del país; si bien es cierto que hace como una medida sanitaria preventiva, se deja constancia del desconocimiento económico del equipo de gobierno estatal y más aún, de los tomadores de decisiones en el caso concreto de la suspensión de labores escolares y administrativas.

Al igual que el Gobierno Federal, el Gobierno Estatal no cuenta con un Plan Económico de Acompañamiento, de hecho, es preocupante la postura de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, al afirmar que en las compras de día domingo 15 de marzo, un día antes del anuncio del Gobernador, no contaron con un operativo específico para brindar seguridad a empresarios y consumidores, ya que hasta ese día no existía postura específica del Gobierno Estatal. No me sorprendería que la política que implemente el Gobierno Estatal este a expensas de las acciones que defina el Gobierno Federal, así como en casi toda la política económica sub-nacional en Michoacán, en donde se está a expensas de lo definido por el Gobierno Federal.

Finalmente, la situación que se nos presenta no hace más que exhibir, aún más, la carencia de profesionales de la economía que aporten a las decisiones gubernamentales, se muestra la falta de sensibilidad de los niveles más altos del Gobierno Federal, pero sobre todo de los primeros niveles del Gobierno Estatal a colaborar y coadyuvar en la búsqueda de decisiones plurales y en beneficio de todos.

*El autor es Economista, Maestro en Administración y actualmente cursa el Doctorado en Ciencias Administrativas. Además, ha publicado artículos científicos y ha sido ponente en eventos internacionales en temas relacionados con las finanzas públicas y economía aplicada.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso