-
home Columnistas, Destacadas Una caravana migrante “bajo sospecha”- La Opinión de Teresa Da Cunha Lopes

Una caravana migrante “bajo sospecha”- La Opinión de Teresa Da Cunha Lopes

Con todo el respeto y admiración que tengo por cada persona migrante, su lucha, su vida no puedo, sin embargo, dejar de colocar una pregunta incómoda. ¿Cuál es la real agenda de los organizadores de la nueva marcha de migrantes que desde esta mañana se concentró (no muy pacíficamente) en la frontera Sur entre Guatemala y Mexico, en Tapachula?
Coloco la cuestión porque el “timing “de la misma NO ME PARECE UNA COINCIDENCIA. Tiene todo el “olor” de una operación “false flag” con objetivos precisos de manipulación electoral en el Norte (Estados Unidos) y, de paso, como un “premio extra” de desestabilización interna de la presente transición presidencial en México.

A días de las elecciones” midterm” en Estados -Unidos, elecciones en que los demócratas tienen una chance de ganar mayorías relativas en la Cámara y en el Senado, la presente “Caravana” dio a Trump el fuel necesario para incendiar su base y recuperar, con el discurso del “peligro inminente “de invasión migratoria, a muchos que en las últimas semanas se declararon a favor de candidatos demócratas.



 No es una “caravana de migrantes “es una “caravana de la última chance” para los republicanos. Un verdadero movimiento de defensa de derechos migratorios hubiera esperado la victoria (muy posible) de los demócratas en noviembre y, después lanzar una verdadera columna (o varias) ordenada y pacíficamente coordinadas.
No dudo que se entrevistarnos individualmente a migrantes que integran la “columna” cada uno de ellos nos hablará de razones legítimas y muy presentes que justifican su presencia en la misma. Para cada uno de ellos mi solidaridad y simpatía.
Pero, todos sabemos que estas “columnas” no son espontáneas y tienen “organizadores” y, lo que coloco en cuestión, para este preciso momento, es la “motivación “de los organizadores, tanto más, a sabiendas de la manera como la ultraderecha estadounidense ha operado, históricamente, en Centroamérica y, que la misma, ahora, está empoderada por la presencia de “misioneros “cristianos y masivas conversiones.

Por otro lado, es evidente, a quien ha visto las imágenes de esta mañana de la “concentración “en la frontera Guatemala / México que existe una “búsqueda “activa de un “mártir “, de provocar un derramamiento de sangre. Que cualquier movimiento en falso, puede redundar en una tragedia  que ni siquiera necesita de una bala, tan sólo de una estampida.
Tenemos entonces, a México, en una situación casi imposible en que las opciones son reducidas y cada paso tiene más riesgos que soluciones.
Una salida pragmática podría ser otorgar el estatuto de refugiado y establecer , temporalmente y con carácter de urgencia , en total coordinación con la ONU, un campo de refugiados , lo que permitiría ganar tiempo, dividir responsabilidades y cargos financieros, tratar uno a uno los casos individuales y otorgar un estatuto de protección Jurídico internacional que viene acoplado con una infraestructura mínima material de apoyo : donde dormir, como comer, servicios de apoyo educativo y de acceso a cuidados de salud “in locco”.

La peor solución para México es la que se está implementando en este momento: el envío de refuerzos masivos militarizados. Esto nos transforma en el “sirviente “que realiza el trabajo sucio, en el “represor” regional, en algo fundamentalmente contrario a todo lo que es Mexico y lo que representa México, desde que Morelos escribió un día en los Sentimientos de la Nación: todo aquel que es esclavo tendría un puerto de libertad en territorio mexicano.
Es esencial salvar vidas, la represión tal como la estamos viendo en directo por CNN, en Tapachula con las primeras salvas de gas lacrimógeno, no impedirán el escalonamiento de un caos anunciado.
Más también es importante salvar la consciencia de la Nación y no comprometer su Alma. Y, al mismo tiempo, evitar caer en la doble pinza, en la “trampa “colocada por Trump y por los organizadores de una “columna bajo sospecha “.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso