fbpx -
home Cine, Espectáculos Te traemos una recomendación de películas para disfrutar en la cuarentena

Te traemos una recomendación de películas para disfrutar en la cuarentena

Sabemos de la importancia de quedarse en casa. No nada más en el aislamiento voluntario con el que hemos vivido durante años, sino para acatar el sano distanciamiento que nos puede hacer librar esta crisis viral. En todo caso, tampoco queremos que acaben con ceguera permanente por jugar demasiado videojuegos o que terminen haciéndole caso, dios nos libre.

Por eso elegimos para ustedes, un gran listado de películas, entre grandes clásicos y cosas ocultas para que disfruten viendo con su pareja. Esta selección se basa en cosas que no son demasiado obvias y que creímos que, tal vez, no se han encontrado por ahí o les daría gusto reencontrar. Todas las películas están en Netflix, Amazon Prime y YouTube que, creo, son los tres servicios más usados en México para streaming.

Por supuesto, esperamos que este catálogo les pueda servir como guía en estos tiempos de cuarentena. Así que, también, para su comodidad, clasificamos estas películas por los géneros que se nos iban ocurriendo.

  • Under the Skin

Esta joya de Jonathan Glazer quedó en las mejores diez películas de la década pasada. Una obra maestra de ciencia ficción contemplativa que nos hace preguntarnos, oportunamente, sobre el miedo que le tenemos a los otros. Al mismo tiempo, puedes ver a Scarlett Johansson, con una cámara escondida, ligándose a tipos de los Highlands (que no son actores) en una camioneta destartalada. Imperdible.

  • The Host (2006)

Una de las mejores películas de Kaijus que se han hecho en la historia. Antes de que Bong Joon-Ho arrasara todas las ceremonias de premios habidas y por haber con Parasite, hizo muchas películas de género. Y, entre las que encuentras por ahí en Netflix, ésta es, sin duda, la más encantadora. Monstruos gigantes hijos del capitalismo, una hija pequeña raptada por la bestia, un padre inútil que quiere demostrarse… la fórmula de una locura familiar, política y seriamente entretenida.

  • Arrival (2017)

Si no han visto Arrival de Denis Villeneuve se están perdiendo de una de las mejores adaptaciones de ciencia ficción de la historia. Ésta es una brillante reflexión sobre el tiempo, la mortalidad y la manera en que el lenguaje precede a todo conocimiento del mundo. La profundidad de esta cinta, anclada en el interminable bucle temporal de sus caprichos, está en la creación de una línea narrativa propia que la separa de nuestro mundo y le da plena independencia ficticia. Ahí, en esas casi dos horas está la historia de una vida; y en esa vida está, también, la historia de todos.

  • Timecop

Jean Claude Van Damme viajando en el tiempo con un mullet mientras hace muchos splits en contadores de cocina. Creo que no tengo que decir nada más.

  • I Am Mother (2019)

Una joya escondida original de Netflix que gira en torno a una niña criada por una máquina después del apocalipsis. Una película claustrofóbica y paranoica que resulta perfecta, ustedes disculpen, para los tiempos que vivimos. No me malentiendan, no quiero aumentar su angustia o paranoia, pero sí me parece sensato mostrarles que todo podría estar mucho peor…

  • Annihilation (2017)

Me cansé de escribir artículos y alabanzas cuando salió esta inesperada adaptación de Jeff Vandermeer dirigida por el grandísimo Alex Garland. ¿Qué más puedo decir de Annihilation? Ésta es una película de ciencia ficción dura que se plante problemas reales sobre nuestra relación con la naturaleza, con dios y con nuestra capacidad de reproducirnos. Por ahí, además, se van a topar algunos de los visuales más hermosamente malviajantes que se han hecho en mucho tiempo. Materia de culto.

  • Prospect (2018)

Otra de esas joyas originales de Netflix que pasaron desapercibidas. Éste es un western hecho y derecho… pero tiene un giro: ocurre en un lejano planeta, en un lejano futuro. Este planeta fue abandonado y explotado por un recurso carísimo que siguen persiguiendo, por ahí, toda clase de mercenarios. Una hija y su ambicioso padre tratan de encontrar una veta escondida, pero se topan con un peculiar villano interpretado por Pedro Pascal. De ahí, la cosa se pone bastante interesante. Una de las más sorpresivas películas de ciencia ficción en un rato. Échenle ojo.

  • Life (2017)

Si Life hubiera aceptado ser la precuela de Venom, sería una película de culto. Y con eso quiero decir que este hermoso homenaje al terror espacial debió tener más amor del que tuvo.

  • Looper (2012)

Mucho antes de que Rian Johnson hiciera enojar a todo mundo con su visión reformadora de Star Wars, pensó en maneras creativas de meterse con otros géneros intocables. Éste es su intento de desbaratar el subgénero de los viajes en el tiempo. El resultado es una trepidante e inteligente película de acción con el siempre tremendo jefe John McClane del futuro. Un clásico absoluto de cronocrímenes.

  • The Cabin in the Woods (2012)

¿De dónde salen las películas de terror? ¿Qué tal que no son inventos? ¿Qué tal que cumplen con un patrón? ¿Qué tal que cada adolescente que muere en un slasher es un sacrificio para los dioses eternos en su insaciable necesidad de sangre? ¿Qué tal que nosotros somos los dioses que matamos sin cesar a personajes de ficción por puro entretenimiento?

  • Apostle / The Ritual

Dos producciones originales de Netflix que, por desgracia, pasaron bajo el radar de todo mundo. Las pongo juntas porque son una buena dupla de películas en la reinvención del abandonado género del folk horror. Aquí, sin embargo, a diferencia de Wicker Man (1974) y Midsommar (2019) el horror no está nada más en las personas, sino en los perversos intercambios lovecraftianos que hacen los hombres con los antiguos dioses de la naturaleza. Dos películas tan divertidas como inquietantes.

  • The Invitation

Una absoluta joya de suspenso de la gran Karyn Kusama. Vean la película, pónganse cómodos en la incomodidad y, cuando empiece la paranoia de cultos religiosos, déjense llevar hasta uno de los más devastadores finales del horror contemporáneo.

  • Verónica

Paco Plaza es nuestro pastor y nada nos faltará. Una de las dos películas de este gran director de horror español que están en Netflix y una maravilla idiosincrática madrileña ochentera sobre posesiones. El diablo y los Héroes del Silencio, el Rayo Vallecano y, por fin, una película de poseídos que no termina como un bodrio chapucero. Muy recomendable.

  • Under the Shadow (2016)

Under the Shadow es una película de horror iraní que juega con los viejos mitos de los Djinns o demonios de la cultura islámica. Situada en la guerra entre Irán e Irak, en la plena destrucción de Teherán, la película se centra en una ama de casa que se va quedando sola con su hijo. En lo vulnerable de su abandono, de pronto, algo empieza a acecharla en las ruinas. Desconcertante e inesperado horror que, en vez de basarse en nuestras repetidas fábulas cristianas, se encarna en el lejano mundo de otra fe.

  • The Mist (2007)

Hay finales terribles y desconcertantes y el final de este clásico lovecraftiano. The Mist no es una película cara y no necesita serlo. Con unos cuantos efectos churreros y mucho peso en la actuación de pueblerinos espantados en una tienda de conveniencias, todo basta y nada sobra. Ésta es la película que inspiró profundamente el Monsters (2010) de Gareth Edwards y que logró una de las mejores y más vivaces adaptaciones de Stephen King en la historia. Un clásico reciente.

  • Las Tinieblas (2016) / It Comes at Night (2018)

Daniel Castro Zimbrón hizo una gran película de horror paranóico mexicano que, por desgracia, salió demasiado cerca de It Comes at Night. Las dos películas comparten premisa, pero se separan en la realización y, sobre todo, en el final. Sí, en ambas nos situamos en un universo distópico, con una oscuridad que acecha en la noche a una familia diluida por el miedo y la costumbre. ¿Será que en verdad existe una oscuridad afuera? ¿O todo esto, como un viejo uso del terror en el fascismo, es un mecanismo de control? Las dos películas responden de manera interesante y ambas son dignísimas apuestas de horror de encierro.

  • The Gift (2015)

Perturbadora cinta que no es, exactamente, de home invasion. Dirigida, escrita y protagonizada por Joel Edgerton, esta cinta mezcla la crítica profunda al sistema del bullying americano con la glorificación del patanismo y un personaje singularmente creepy: de Gordo, nadie se olvida.

  • Trauma (2017)

Esta película, la verdad, no se las recomiendo. Es una de las experiencias más violentas que he visto en pantalla. Fue una función de medianoche del Festival Mórbido y más de uno se salió de la sala con la primera secuencia. Una cosa brutal de incesto y violencia; una cosa brutal de derechos sexuales y explotación; una reflexión totalmente torcida de los estragos de la dictadura chilena que va por un camino mucho más radical que otras exploraciones del tema como, por ejemplo, Death and the Maiden (1994) de Polansky. Lucio Rojas es un psicópata… y por eso lo queremos.

  • Suspiria (2018)

Si no vieron el remake de Suspiria de Luca Guadagnino se están perdiendo de algo fabuloso. No nada más por el cuidado de las tomas, de los colores, de las sensaciones que rescatan el Berlín de Fassbinder, sino por la reinterpretación del mito de las tres brujas de Argento que resulta en algo bastante único. Una película igualmente fría que violenta, coreografiada que gutural. Una bella y perturbadora experiencia.

  • Cam (2018)

Otra película que pude ver gracias al Mórbido Fest y que, por suerte, se estrenó rápidamente en Netflix. Escrita y dirigida por Isa Mazzei, esta película narra las pesadillas reales que sufrió y las reflexiones que le dejó la experiencia de ser una Cam Girl. Terriblemente inquietante, Cam es también una crítica bastante rabiosa al mundo de la prostitución en línea: desde las compañías irresponsables que se enriquecen con el trabajo sexual de otras, hasta los personajes que las siguen diariamente, pasando por la despersonalización y la competencia. Altamente recomendable.

  • Hush (2016)

Una película de home invasion para que se malviajen sabroso en el encierro. En Hush, una escritora de novelas policiacas sordomuda se enfrenta a un sádico acosador que se aprovecha de su baja auditiva para aterrorizarla. Y sí, lo sé, se han hecho muchas premisas similares a Hush en los últimos tiempos con giros más apocalíticos (la tremenda A Quiet Place y la terrible Bird Box, por ejemplo), pero eso no quita la originalidad en el diseño de audio y la agilidad en la acción de esta tortuosa y pequeña cinta de terror.

 

  • Jim and Andy (2017)

Un documental desgarrador sobre la terrible relación de Jim Carrey con su héroe de infancia Andy Kaufman. Aunque no se conocieron, Carrey lo interpretó en Man on the Moon (1999) de Milos Forman… y eso lo devastó. Al convertirse en su héroe, Carrey se perdió. El comediante que nos marcó tanto en los noventa, cuenta cómo fue su camino de locura al tratar de emular a un ícono, cómo se perdió en la imitación de un ídolo. Un cuento de un descubrimiento, de vanidad, abandono y desapego.

  • The Last Man on the Moon (2016)

Una cinta nostálgica sobre el fin de la era espacial y una verdadera joya contemplativa sobre cómo olvidamos nuestro infinito deseo de ir al espacio después de la Guerra Fría. Centrada en el último hombre que pisó la luna, Eugene “Gene” Cernan y en todos sus resentimientos, éste es un documental profundamente humano y valioso.

  • Mercury 13 (2018)

Si la tristeza de Gene Cernan puede ser llegadora, espérense a ver esta historia. Mercury 13 cuenta cómo 13 pilotos mujeres, tremendamente capacitadas y que habían superado a los astronautas hombres en todas las pruebas de aptitud, fueron rechazadas de los programas de la NASA por pequeños rencores y traumas machines. Impresionantes historias y un documental particularmente emotivo que nos muestra, además, cómo pudo cambiar la historia si la ciencia, en algún momento, no se hubiera guiado por prejuicios.

  • Nuts! (2016)

Penny Lane es una de las documentalistas jóvenes más interesantes del circuito independiente americano. Creativa, políticamente disruptiva e imaginativa, ¿no me canso de ver sus películas desde Our Nixon (2013) hasta Hail Satan? (2019) Con todo, este documental es lo mejor que le he visto. Mezclando diferentes estilos de animación y perturbadoras grabaciones, Lane cuenta la historia del doctor charlatán que se volvió multimillonario haciendo trasplantes de testículos de cabras para humanos. No estoy mintiendo, esto fue verdad. Una verdad que llegó, incluso, a implicar al gobierno mexicano en una batalla por el control de ondas radiales y muchas otras locuras pertinentes para esta época de populistas que, al gritar más fuerte que todos, siempre parecen tener la razón.

  • The Cabinet of Dr. Caligari (1920)

La máxima maravilla del expresionismo alemán es una delicia. Dirigida por Robert Wiene y protagonizada por los enormes Werner Krauss y Conrad Veidt, esta historia de funambulistas e hipnotistas, de asesinos y corredores demenciales, es la perfecta locura para divertirse en el encierro. Además de ser una educativa ventana a cómo se hacía el cine hace un siglo.

  • M (1931)

M es una de mis películas favoritas. Una de las primeras historias de asesinos seriales y una gran lección sobre la histeria de masas. Esta joya de Fritz Lang (Metropolis) es una de las cintas más oscuras y terribles en esta selección. M empieza con la desaparición de pequeñas niñas en Dusseldorf… con las calles llenas de policías, con las familias exaltadas, con la gente armando linchamientos. Entre toda la confusión, algo acecha: un hombre tal vez normal, tal vez simpático, el mal encarnado en cualquiera de nosotros.

  • An American Werewolf in London (1981)

 

Esta película es pura diversión, puro humor, pura belleza de efectos prácticos. Dirigida por el irreverente John Landis (maestro como pocos de la risa absurda) y con los geniales efectos visuales de Rick Baker (Hellboy), An American Werewolf in London es, tal vez, la más divertida cinta sobre licántropos jamás hecha. Si nunca la vieron, ahora es su oportunidad y, si ya la conocen, no se priven del placer de volver a cantar Blue Moon a todo gruñido.

  • Rebecca (1940)

La única película de Hitchcock que ganó un Oscar como mejor película está disponible en YouTube para nuestro máximo placer. Rebecca, basada en la famosísima novela de Daphne du Maurier, cuenta la historia de un romance fallido. Después de la trágica muerte de su esposa, Rebecca, Maxim de Winter pasa los días nostálgico y viajando por el mundo para despilfarrar su fortuna. Hasta que conoce a una hermosa y humilde joven de la que se enamora. Todo parece idílico hasta que llegan a Manderley, la lujosa mansión de De Winter. Ahí, el espíritu de la esposa parece estar presente en todos los sirvientes, en todos los muebles, en todas las miradas… Un thriller fenomenal que van a disfrutar hasta arrancarse las uñas.

  • Bride of the Gorilla (1951)

Dirán que soy un tipo extraño, pero en realidad disfruto mucho esta película. Un enorme clásico de serie B que es absolutamente estrafalario y totalmente divertido. No se dejen desencantar por su corta duración o por el terrible traje de gorila: el momento en que la enamorada se pregunta si su marido la ama más a ella o a la jungla siempre me va a parecer fascinante.

  • Suspiria (1977)

Suspiria es una de las obras maestras de Dario Argento, el genio continuador del Giallo en Italia. Una película de hermosísimos colores exaltados, absolutamente misteriosa y guiada por la fenomenal banda sonora de Goblin. Si nunca han visto este clásico del horror, es imprescindible que se la avienten en este enclaustramiento para que sepa cómo, en realidad, podríamos estar encerrados en lugares mucho más oscuros.

  • La Jetée (1962)

La Jetée no nada más es una de las mejores películas de ciencia ficción jamás hechas, es un pilar de la historia del cine. Este corto que, por momentos, se disfraza de fotonovela sin nunca dejar de ser cine, es un monumento. Incluso dentro de la vastísima y riquísima obra de Chris Marker. Ésta es la cinta que dio el argumento para 12 Monkeys de Terry Gilliam y es, también, un pilar para la imaginación de viajes en el tiempo. De enorme poesía, enorme sensualidad y enorme profundidad, éste es un clásico imperdible que sólo les robará 20 minutitos de su tiempo.

  • The Thing (1983)

Algunos argumentan que The Thing de Carpenter es la mejor película de horror jamás hecha. Sin llegar tan lejos, creo que ésta es la mejor película de horror y ciencia ficción jamás hecha. Una verdadera maravilla paranoica sobre el encierro y el infierno que son los otros. Una película que, además, envejece hermosamente por sus pletóricos efectos visuales y la carismática dirección de un genio inagotable.