fbpx -
home Columnistas, Destacadas T-MEC, Michoacán y sus expectativas; Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

T-MEC, Michoacán y sus expectativas; Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Mtro. Miguel Angel Ayala Barajas*

Los tratados comerciales son instrumentos de cooperación económica que permiten el libre tránsito de productos entre los países firmantes. México, desde hace varios años ha firmado tales instrumentos con distintos países alrededor del mundo, permitiendo a los productos elaborados por empresas mexicanas llegar a países de todos los continentes; así como, facilitando a productos elaborados por empresas en otras partes del mundo llegar a nuestro país para ser comercializados. Basta con revisar el origen de la ropa que vestimos, mucho de lo que utilizamos y en general buena parte de lo que consumimos como personas, familias y empresas, para darnos cuenta de la importancia de las relaciones comerciales entre países.

Sin embargo, es quizá la relación económica y comercial con Estados Unidos y Canadá, la que mayor relevancia presenta, ya que además de ser la frontera terrestre más amplia con la que cuenta nuestro país (al norte), más de 3,000 kilómetros, las relaciones económicas, sociales, culturales y hasta familiares se han fortalecido lo largo de muchos años.

Por lo tanto, con la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), mejor conocido como el TLCAN 2.0 por tomar como base el tratado comercial firmado entre dichos países en 1992, aunque con bastantes modificaciones, se consolida la integración comercial y económica entre los firmantes, brindando un marco normativo que deriva en mejores condiciones competitivas, productivas, de inversión, crecimiento económico y por ende de bienestar social para el conjunto de la región de Norte América.

Es de reconocer, que existen valiosos avances en el capitulado que integra el T-MEC, si bien no existe un Tratado Comercial perfecto se deben reconocer los nuevos temas que se integran al mismo, todos ellos benéficos para los tres países y que pueden leerse en el documento. A reserva de que el lector los revise con atención, es de reconocer las innovaciones del Tratado en: normas ambientales, anti-corrupción, comercio digital, propiedad intelectual y medicamentos, micro, pequeñas y medianas empresas, industria automotriz, así como en normas laborales, por mencionar algunas.

Las expectativas son altas, sin embargo se debe tener en cuenta que la entrada en vigor de un instrumento de colaboración económica y comercial entre países no trae de facto prosperidad para todos, es necesario, que desde lo local, se hagan los esfuerzos, se definan y accionen las estrategias que permitan aprovechar lo plasmado en el Tratado para la mejora en las condiciones de todos, tener la capacidad de exportar, ser destino de inversiones, generar fuentes de empleo y en general, propiciar el crecimiento económico, debe ser una labor compartida, que inicia a penas con la entrada en vigor del Tratado.

Por lo tanto, es necesario revisar las situaciones propias de cada región del país o de cada Estado en su caso y en base a ello definir estrategias que permitan potenciar, desde lo local, lo ofrecido en el T-MEC. Para Michoacán, debido al movimiento de carga que realiza el Puerto de Lázaro Cárdenas, se hace necesario definir una estrategia que propicie que el Estado de Michoacán en su conjunto, no sea espectador de la dinámica comercial que realiza el Puerto, superando el divorcio que existe entre el crecimiento de las actividades portuarias y el bienestar de la Ciudad y el Estado.

En adición a lo anterior, es importante particularizar la importancia comercial del Puerto de Lázaro Cárdenas, ya que, en los últimos 4 años, ha ocupado segundos y terceros lugares a nivel Nacional por el volumen de movimiento de mercancías, apenas por debajo de los Puerto de Dos Bocas, Tabasco y Manzanillo, Colima. El movimiento anual promedio de mercancías en los últimos 4 años del Puerto de Lázaro Cárdenas es de 30 millones de toneladas, la mayor parte de ellas en carga de contenedores y minerales.

Obtener beneficios colectivos de la importancia comercial descrita, pasa por revisar desde una perspectiva gubernamental, la política local de aprovechamiento de las relaciones internacionales, dejar de utilizar los beneficios locales del Puerto de Lázaro Cárdenas como un elemento del discurso de políticos o funcionarios y establecer un conjunto de acciones, que permitan el incremento de la Inversión Extrajera Directa, de la exportación de mercancías, del flujo de pasajeros aéreos, por mencionar algunos.

Finalmente, potencializar los beneficios esperados por la entrada en vigor del T-MEC en México demandan de un esfuerzo local amplio y compartido que permita aprovechar las condiciones de cada Estado del país. En Michoacán, los sectores que ya se encuentran encadenados a líneas de comercialización y valor internacional continuaran funcionando con dinamismo, pero aquellos sectores que no lo han hecho, se mantendrán como espectadores de la dinámica comercial entre los países, así como sucede con el dinamismo del Puerto de Lázaro Cárdenas, en donde muchos sectores económicos de nuestro Estado solo son espectadores.

*El autor fue Presidente del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán de Ocampo A.C., actualmente estudia el Doctorado en Ciencias Administrativas y es consultor en temas de economía y finanzas públicas.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso