fbpx -
home Destacadas, Educación SPUM no logra registro de planillas para cambio de dirigencia

SPUM no logra registro de planillas para cambio de dirigencia

Fotografía/Archivo ME

Morelia, Michoacán. – Integrantes del Sindicato de Profesores de la Universidad Michoacana (SPUM) no registraron planilla alguna para la elección de la nueva dirigencia, por tanto, la convocatoria emitida para Asamblea General de este viernes, tendrá que reprogramarse.

Al respecto y tras la corta información que emitió la actual dirigencia, un grupo de sindicalistas reiteró su postura de que era ilegal la convocatoria para la renovación desde una dirigencia “depuesta”.

El Comité Ejecutivo General que encabeza, Jorge Luis Ávila Rojas guarda silencio sobre la situación que enfrenta el gremio y que, por primera vez en su historia no logra el registro de planillas.

Mientras que los integrantes del Movimiento por la Legalidad y la Democracia en el SPUM y en la UMSNH, expusieron que el actual Comité al haber sido revocado del cargo e inhabilitado por un año de sus derechos sindicales, el 24 de marzo del 2021, el IX Congreso General de Representantes Extraordinario del SPUM que se emitió el pasado 28 de octubre tuvo una amañada convocatoria a la supuesta Asamblea General Extraordinaria donde deberá elegirse un nuevo Comité Ejecutivo y comisiones autónomas.

Previo al anuncio de que no se podría efectuar la convocatoria, este grupo expusieron que la convocatoria violenta los artículos 17, 18, 31 fracción II y 77 del Estatuto sindical y el Reglamento de Elecciones del Comité Ejecutivo General y Comisiones Autónomas, normas que reiteradamente obligan a que la convocatoria sea aprobada y emitida por el Consejo General, órgano al que Ávila Rojas no ha convocado desde marzo de 2020, violando también el artículo 32 estatutario.

Agregaron que el antecedente es que, ya en el pasado mes de septiembre el propio comité emitió una convocatoria a la Asamblea General Ordinaria con los mismos vicios, por no haber convocado jamás al órgano superior de dirección, que es el Consejo General, para aprobarla.

Poco antes de la fecha señalada, el mismo CEG desmovilizó la asamblea usando como pretexto, por enésima vez, que la situación de pandemia no daba condiciones para realizar una reunión amplia de los sindicalizados.

En esta ocasión, además de la manifiesta ilegalidad de la convocatoria emitida para el 12 de noviembre, por tratarse de la elección de los órganos de representación e internos del sindicato, tampoco permite integrar debidamente el Colegio Electoral, el cual debe contar con dos representantes del Consejo General (jamás convocado) y dos de la Comisión Autónoma de Vigilancia, que tampoco fue notificada.

Señalan que la convocatoria publicada tampoco cumple el requisito establecido en el Reglamento de Elecciones de haber sido publicada con una anticipación de 30 días a la realización de la asamblea.

Fijaba, reclamaron, un plazo de sólo siete días para el registro de planillas (a más tardar el 4 de noviembre), cuatro de los cuales fueron de asueto. Es público también que las oficinas del sindicato, en la Avenida Universidad 1797 se encuentran permanentemente cerradas, imposibilitando el acceso para el registro de planillas.

“La mencionada convocatoria se trata, entonces, de una auténtica argucia por medio de la cual el comité ejecutivo de Jorge Luis Ávila pretende permanecer usufructuando la representación del sindicato, a sabiendas de que es inviable, por no decir imposible, realizar la asamblea general extraordinaria de la que deberían surgir nuevos órganos de conducción de nuestra organización laboral”, señalaron.

Te puede interesar: PRI y PAN señalan a Gatell como responsable del desabasto de medicamentos

En este sentido, el Comité Interino encabezado por María Luisa Saénz Gallegos espero que la Junta Local de Conciliación y Arbitraje les emita una toma de nota para tomar las riendas del Sindicato o que sea el propio Consejo General el que emita la convocatoria.

Saénz Gallegos estima que hay elementos que pueden prever el que fracase el intento del CEG. Uno de ellos es que el proceso de renovación ni siquiera fue consignado ante la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, por lo que la misma se considera “apócrifa”. Otro, el que la mayoría de delegados no ha respondido a la convocatoria, además de que las comisiones autónomas de Vigilancia y de Honor y Justicia los han convocado “a no dejarse confundir”.

Bajo este escenario, señala, se confía en que la autoridad laboral determine lo conducente de no realizarse la asamblea general, sin que se descarte que una vez que así suceda, entonces sí la mayoría del Consejo General convoque de manera formal al proceso.

Lo anterior en medio de la crisis laboral que vive la institución, ya que se sufrieron divisiones en los sindicatos, de empleados y profesores, así como la nula comunicación con la autoridad universitaria.