fbpx -
home Columnistas Si nos detenemos, nos podemos caer. Si avanzamos muy rápido, otra cosa puede salir mal – Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Si nos detenemos, nos podemos caer. Si avanzamos muy rápido, otra cosa puede salir mal – Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Columna

En la intención de retomar las actividades productivas que permitan, con seguridad, generar los ingresos a la población y satisfacer sus necesidades; desde mediados del mes de abril hasta nuestros días, diversos países alrededor del mundo han relajado las medidas de distanciamiento social que fueron implementadas en el marco del Covid-19.

Al hacer una revisión, es posible verificar la heterogeneidad en el nivel de relajamiento implementado por los Gobiernos, no solo entre países del mismo continente, si no entre estados o provincias del mismo país; sin embargo, existe una coincidencia alrededor del mundo, que se ha utilizado como el título del presente artículo, es frase de la Primer Ministro de Dinamarca Mette Frederiksen, en la que se justifica la flexibilización de las medidas impuestas y que la letra dice: “será un poco como caminar sobre la cuerda floja. Si nos detenemos, nos podemos caer. Si avanzamos muy rápido, otra cosa puede salir mal.”

Queda claro, por tanto, que en nuestro país el retorno a las actividades económicas y sociales en general es una situación inminente y por demás necesaria. Lo que nos invita a reflexionar y a entender las condiciones en las que nos desempeñaremos a partir de ahora.

Inicialmente, las autoridades han definido, no solo en México, si no alrededor del mundo, que la solidaridad social debe orientarse a la reactivación económica y social, así como se hizo en su momento para lograr el cuidado de la salud y contener el impacto de la pandemia, que en su momento fue desconocido. Es decir, una vez que se conoce el impacto del Covid-19, se hace necesario sumar los esfuerzos de todos para la vuelta a regularidad, que permita sanear el daño económico generado por el distanciamiento social; tal vuelta a la normalidad deberá ser por etapas y ordenada, según lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así también, queda bastante claro que los casos y personas contagiadas con el virus del Sars-Cov 2 seguirán existiendo, aun y cuando se regrese a las actividades que se venían realizando previo al distanciamiento social en nuestro país. Considerar que el retorno a la normalidad contempla la eliminación al 100% del número de casos y contagios, es algo que se ve prácticamente imposible en el corto plazo.

De igual forma, queda bastante claro, que las autoridades sanitarias mexicanas han realizado las estimaciones y consideran, que, en el peor de los escenarios de contagios, el sistema de salud tiene las condiciones para brindar la atención médica necesaria; por tanto, así como otros virus y enfermedades que afectan a las personas, el coronavirus se suma a los riesgos de salud humana que será parte de la cotidianidad.

Igualmente, a pesar de las diferencias en el discurso que puedan existir entre los niveles de gobierno en nuestro país en torno a la mecánica de retorno a la normalidad, en la práctica y por lo anunciado hasta ahora, la diferencia entre los planes de vuelta a las actividades de los Gobiernos Estatales y el Federal, radican fundamentalmente, en la ampliación del periodo de aislamiento social; es decir, en algunas regiones de país se iniciaran las actividades antes y en otras regiones después, independientemente de los colores de los semáforos y banderas que se definan.

Para concluir, sin demeritar de las recomendaciones y estimaciones de las autoridades sanitarias, mismas que debemos seguir; la reanudación de las actividades económicas y sociales, nos exige en términos individuales y familiares, procurar el cuidado de nuestra salud, ya sea del Covid-19 o de cualquier otro acontecimiento o enfermedad que la ponga en riesgo.

**El autor fue Presidente del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán de Ocampo A.C., actualmente estudia el Doctorado en Ciencias Administrativas y es consultor en temas de economía y finanzas públicas.