-
home Internacional Senado de Argentina rechaza despenalizar el aborto

Senado de Argentina rechaza despenalizar el aborto

Fotografía/ Reuters

Argentina.- El Senado de Argentina rechazó sancionar un proyecto de ley que buscaba despenalizar el aborto hasta el cumplimiento de la semana 14 de gestación. La iniciativa no podrá ser presentada nuevamente para su tratamiento parlamentario hasta el próximo año.

El texto de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo ya había sido aprobado el 14 de junio por la Cámara de Diputados, pero no logró pasar por la fase parlamentaria en la de Senadores: recibió 31 votos a favor, 38 en contra y dos abstenciones.

La propuesta, que despenalizaba cualquier aborto hasta la semana 14 de gestación, provocó divisiones en el seno del oficialismo y de la oposición, provocando un debate que se alargó 16 horas.

Mario Fiad, senador oficialista y presidente de la comisión de Salud, fue quien inició el debate, expresando su negativa al proyecto y advirtiendo que “el derecho a la vida está por convertirse en el más débil de los derechos”.

Por su parte, Miguel Ángel Pichetto, jefe de la bancada del Partido Justicialista, dijo: “Más temprano que tarde, en un día seguramente más luminoso que este día gris y triste de lluvia, las mujeres van a tener la respuesta normativa que necesitan, salir de la brutalidad del estado, de la penalización sobre el avance de un hecho dramático”.

La iniciativa, que fue impulsada por fuerzas de izquierda y grupos feministas, comenzó a tratarse en el Congreso este año luego de que el presidente Mauricio Macri habilitara el debate al dejar libertad de acción a los parlamentarios del frente gobernante Cambiemos.

“La importancia de esta votación va mucho más allá del tema específico que intenta dirimir. Nos plantea como sociedad un escenario pacífico para promover y realizar cambios. Pero, además, nos obliga como individuos a comprometernos a aceptar que hay otros que piensan distinto”, declaró Macri a través de Facebook.

Más allá de la semana 14 de gestación, el aborto se garantizaba en el proyecto rechazado para el caso de que el embarazo haya sido producto de una violación, en caso de que estuviera en riesgo la vida o salud de la mujer o si se diagnosticara la inviabilidad de vida extrauterina del feto. El proyecto permitía la objeción de conciencia de los profesionales de salud, pero no de las instituciones médicas que se nieguen a practicar abortos.

Uno de los principales argumentos de quienes apoyan que la interrupción del embarazo sea “seguro, legal y gratuito” es que en Argentina se realizan, supuestamente, unos 500.000 abortos clandestinos al año, cifra que han objetado especialistas que comparecieron en la Cámara Alta.

Por otro lado, las organizaciones en contra del aborto consideran que es este “un fracaso social” que oprime el derecho a la vida del niño por nacer y piden a los legisladores que refuercen las políticas públicas de educación sexual y la asistencia a las madres embarazadas.

Los representantes de ambas posiciones permanecieron durante toda la jornada en los alrededores del Congreso, para defender sus posturas. Al finalizar la sesión, se registraron pequeños incidentes entre los manifestantes.

Con información de: La Vanguardia