-
home Michoacán Se extienden afectaciones económicas por obra urbana en Zitácuaro, Michoacán

Se extienden afectaciones económicas por obra urbana en Zitácuaro, Michoacán



Zitácuaro, Michoacán, a 18 de junio de 2017.- Las repercusiones económicas causadas por las obras en la Avenida Revolución de esta cabecera municipal se extendieron a todo el centro de la ciudad y la amenaza de cierres de micro, pequeños y medianos negocios crece a medida de que la conclusión de los trabajos demora más allá de los tiempos prometidos por el presidente Carlos Herrera Tello.

Comerciantes establecidos e informales, así como prestadores de servicios, padecen las bajas ventas y en los casos más extremos empezaron a despedir empleados, cambiar sus establecimientos a otros puntos de la ciudad o de plano bajar cortinas.

Organismos como la Canaco-Servitur de Zitácuaro y la presidencia del Consejo Coordinador Empresarial (CEE) en la región oriente de Michoacán no son optimistas sobre el desarrollo y término de la obra en el principal corredor económico de la demarcación.

Norma Sandoval Sánchez y Leopoldo Martínez Morales indicaron por separado que las autoridades locales no han informado detalladamente a los sectores económicos del municipio sobre los avances de la obra en Avenida Revolución y cuándo llegarán a su fin, luego de haber iniciado hace nueve meses.

Los dos dirigentes de dichas agrupaciones consideraron que las afectaciones son severas y ya no se limitan a la Avenida Revolución.

Mientras Sandoval Sánchez indica que la caída de los ingresos para comerciantes y prestadores de servicios en dicha arteria alcanza hasta un 80 por ciento, Martínez Morales reseña que las afectaciones económicas en la zona centro son ya evidentes y una buena cantidad de establecimientos lucen desiertos gran parte del día.

Las voces críticas hacia la gestión de Herrera Tello, especialmente en su plan de obras, se extienden a otros sectores, como el del transporte público y ciudadanos de a pie que padecen un viacrucis cotidiano para transitar por el área en remodelación y modernización.

Los conductores de combis y taxis aseguran que sus ganancias han sido mermadas por los fuertes congestionamientos que hay en la zona centro, ya que los tiempos de trayecto se triplicaron con un consumo mayor de combustibles.

A pesar de las críticas, el edil zitacuarense insiste todos los días en presumir las bondades de su gestión, que –remarca- harán del municipio un lugar atractivo para las inversiones y el turismo.

Uno de los reclamos que menos ha atendido es el de transparentar el manejo de los recursos públicos, que en el ejercicio fiscal 2016 fueron considerables y cercanos a los mil millones de pesos.

Esas demandas de rendición de cuentas han procedido tanto de agrupaciones civiles como de algunos regidores, pero hasta la fecha hace caso omiso de ellas con el pretexto de que las cifras de todo presupuesto son cambiables debido a las alteraciones o modificaciones en la entrega de las participaciones federales.

Una de las más recientes muestras de que al alcalde zitacuarense no le gusta la transparencia fue en los apoyos para los comerciantes y prestadores de servicios afectados por las obras de Avenida Revolución.

A los “beneficiados” se les condicionó la entrega de cuatro ministraciones de entre 4 y 6 mil pesos durante un cuatrimestre a cambio de la firma de un documento de confidencialidad y que no criticaran el proyecto del presidente municipal.

Este último dato fue filtrado por personas cercanas a la presidencia, ya que los “beneficiados” rechazan abordar el tema por el miedo a perder el “apoyo”.

Por otra parte, ingenieros, arquitectos y constructores zitacuarenses comentaron privadamente a este medio que la obra de la Avenida Revolución tiene avances no más más allá de entre el 40 y 50 por ciento. Dudan de que Herrera Tello cumpla con la promesa de conclusión en diciembre próximo.

Otro cuestionamiento que formularon fue sobre la desorganización de los trabajos, amén de que proponen que expertos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) revisen la obra para saber si se realiza de acuerdo con los estándares de calidad previstos en las licitaciones.

Resaltaron que la intervención del gobierno federal es imprescindible toda vez que la obra se realiza con recursos públicos que tanto Herrera Tello como el gobernador Silvano Aureoles Conejo gestionaron ante la Federación y cuya aprobación pasó por el Congreso de la Unión.

Al malestar anterior hay que agregarle las múltiples críticas que recibe el alcalde de Zitácuaro en redes sociales por llevar adelante una obra cuyas afectaciones están amplificándose y no se le ve un fin en el corto plazo.