fbpx -
home Michoacán Se administra, más no se soluciona problema de feminicidios en Michoacán: Humanas sin Violencia

Se administra, más no se soluciona problema de feminicidios en Michoacán: Humanas sin Violencia

Arturo Hernández Gutiérrez

Morelia Michoacán, 28 de septiembre 2016.- En Michoacán  se está buscando administrar y no solucionar de raíz el delicado y creciente problema de los asesinatos de mujeres.

Circe López Riofrío, presidenta de la asociación civil Humanas sin Violencia, hizo este agudo señalamiento en entrevista con Monitor Expresso, tras asegurar que a tres meses de la declaratoria de Alerta de Violencia de Género  contra las Mujeres (AVGM) en 14 municipios de la entidad, prácticamente ninguno de los protocolos en la materia ha sido activado.

“Lo único que se ha hecho hasta ahora es la de limpiar, pintar y alumbrar calles, además de balizar algunas patrullas con colores rosa”, sostiene en una conversación telefónica de casi 20 minutos de duración, plática que hizo recordar el siguiente párrafo con el cual la Revista Nexos, en su número de junio de 2016, presentó una serie de ensayos en la materia:

“No hay un espacio que resulte seguro para las mujeres, no existe un momento en sus vidas que no se encuentre marcado por el acoso y la violencia de género; las acompañan en la casa, en la escuela, en el trabajo, en la calle. Si algo deja claro la exploración de este asunto, es el grado en el que esta violencia es ocultada y tolerada por la sociedad —la familia, las escuelas, las empresas, los medios— y por el Estado mismo”.

La luchadora social reconoce la importancia de la declaratoria de la AVGM en Uruapan, Pátzcuaro, La Piedad, Apatzingán, Hidalgo, Lázaro Cárdenas, Morelia, Zamora, Maravatío, Zitácuaro, Los Reyes, Tacámbaro, Huetamo y Sahuayo, pero insiste en que falta casi todo por hacer para que la AVGM, instrumento jurídico cuya finalidad es la realización de acciones gubernamentales de emergencia encaminadas a erradicar la violencia feminicida, sea una realidad.

López Riofrío comenta luego estadísticas recopiladas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) sobre miles y miles de denuncias sobre violaciones sexuales en las zonas que en el pasado reciente operaron las llamadas autodefensas y muchas de las cuales no culminaron con castigos para los responsables.

En este primer trimestre de declaratoria de la AVGM se trabajó en los rubros de seguridad, reparaciones del daño y prevención, pero no hay avances sustanciales en ninguno de ellos.  Es más, la alerta alba, que obliga a buscar a mujeres mayores de 18 años en las primeras 72 horas, no ha sido prácticamente activada.

Otra insuficiencia en estos tres meses, añade la presidenta de Humanas sin Violencia,  es creer que la violencia sólo ocurre de noche y de ahí la equivocada insistencia en que con alumbrar, pintar o poner cámaras en las calles será arreglado el problema.

También se adolece de herramientas efectivas de prevención sexual en el sector educativo, de manera tal que la cifra de embarazos entre jóvenes vaya fuertemente al alza.

Cita: de 2010 a 2015 el sector salud registró 72 mil casos de violencia  sexual contra mujeres, pero sólo 2 mil 600 fueron atendidos por las autoridades correspondientes.

O bien los ministerios públicos no atienden adecuadamente casa caso e igualmente muchas de las víctimas de la violencia sexual no denuncian porque la agresión se dio en el seno familiar, acota.

Habla luego de los intentos de los gobiernos municipales para disfrazar acciones de seguridad pública que les corresponde con medidas para erradicar la violencia de género.

“Para detonar todos los protocolos de la AVGM, será necesario contar con un presupuesto especial, que no se mezcle con otros gastos corrientes  y, sobre todo, que sea aplicado transparentemente”.

Aquí adelanta que hay 24 agrupaciones en igual cifra de estados de la república mexicana que prepara una demanda o petición  colectiva en esta materia a las autoridades federales.

“Ya es tiempo de detener el manejo discrecional, y opaco de recursos para activar la AVGM y alcanzar una plena aplicación de la Ley General de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia (LGAMVLV)”, concluye.