fbpx -
home Internacional Recibe una golpiza y se convierte en un genio de las matemáticas

Recibe una golpiza y se convierte en un genio de las matemáticas

Fotografía/ BBC

Mundo.- Casi todo el mundo en algún momento, sufrimos un golpe en la cabeza, pero a este hombre si que le cambio la vida. Jason Padgett dijo “llevaba una vida muy superficial. Solo me interesaban las chicas, las fiestas y el alcohol”, recuerda.

Hoy Padgett es considerado un genio de las matemáticas, con una habilidad muy inusual: puede “ver” los números y la geometría; para él no son solo abstracciones.

¿Cómo pasó este estadounidense de ser un “fiestero” confeso a convertirse en un matemático obsesivo? Ocurrió literalmente de golpe. Padgett le contó su historia al programa Outlook, del Servicio Mundial de la BBC, como parte de la serie especial “Sentidos extraordinarios”*.

¿Cómo sucedió?

Fue con una amiga y un chico con el que ella salía a un karaoke. Mientras estaba en el escenario vio a un par de hombres sentados en una esquina pero no le dio mayor importancia. Poco sabía que esos hombres le cambiarían la vida para siempre.

Cuando salieron del lugar, Padgett recuerda sentir y oír un fuerte golpe repentinamente. Los hombres le habían golpeado por detrás en la cabeza y él cayó de rodillas. “Vi una luz blanca, como si alguien hubiera sacado una foto”. Los atacantes siguieron golpeándolo y pateándolo. Él intentó morder las piernas a uno de ellos. “Extrañamente la cosa que más recuerdo es pensar: ‘Quiero lastimar a estos tipos antes de morir'”.

Padgett tuvo la suerte de que hubiera un hospital cercano. Ahí le dijeron que tenía una conmoción cerebral y que le sangraba el riñón, pero lo mandaron a casa después de inyectarle un analgésico.

La pesadilla de Padgett comenzó poco después. Desarrolló un trastorno obsesivo compulsivo (TOC). El temor a lo ocurrido -y al hecho de que nadie lo hubiese ayudado- lo llevó a tener miedo a salir y a estar con otros. Vivía encerrado en su casa y allí desarrolló una obsesión con la limpieza. “Tenía un miedo irracional a los gérmenes. Me lavaba las manos cientos de veces al día”.

Lee el artículo completo aquí