fbpx -
home Ciencia y Tecnología, Salud Radiación de los teléfonos celulares podría provocar cáncer, señala investigación estadounidense

Radiación de los teléfonos celulares podría provocar cáncer, señala investigación estadounidense

Fotografía/ Internet

Estados Unidos.- Investigadores estadounidenses han presentado nuevas evidencias de que las ondas de radio utilizadas en los teléfonos celulares 2G y 3G pueden provocar cáncer de corazón, hígado y algunos otros órganos, informa el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental de Estados Unidos.

De acuerdo con el diario científico EurekAlert, John Bucher, científico principal del Programa Nacional de Toxicología (NTP, por sus siglas en inglés), indicó: “Las exposiciones utilizadas en los estudios no pueden compararse directamente con la exposición que experimentan los humanos al usar un teléfono celular”.

“En nuestros estudios, las ratas y los ratones recibieron radiación de radiofrecuencia en todo el cuerpo. Por el contrario, las personas en su mayoría aplican el teléfono a un punto específico de su cabeza. Además, los niveles de exposición y la duración de nuestros estudios fueron mayores que los que suele experimentar la gente”, añadió.

Hace dos años, los participantes del NTP publicaron un artículo sobre los primeros resultados de los experimentos sobre los efectos de la radiación de los teléfonos móviles en el organismo de las ratas. Los resultados indicaron que la radiación del teléfono producía tumores malignos: gliomas en el cerebro y neurilemomas (shwannomas) en el corazón.

Científicos criticaron el estudio, algunos calificaron las conclusiones de exageradas y aterradoras; otros, encontraron muchos problemas metodológicos en las publicaciones del NTP.

Bucher y su equipo realizaron una nueva serie de experimentos en los que participaron doscientos ratones y ratas de laboratorio, inicialmente susceptibles al desarrollo de cáncer. Vivían en una jaula especial que imitaba el funcionamiento de las antenas de los teléfonos móviles, y algunas de ellas comenzaron a exponerse a las ondas de radio todavía en el útero, mientras que otros, a una edad madura.

Los científicos dividieron a los animales en varios grupos, cada uno de los cuales recibió una dosis diferente de radiación, comenzando con el máximo permitido para teléfonos móviles y terminando con los niveles que superaban unas 3 o 4 veces esta cifra. Algunos ratones y ratas vivieron en esas condiciones durante aproximadamente un mes, y otros, durante unos dos años.

Según los resultados, la exposición de los animales a las ondas de radio con una frecuencia de 900 y 1.900 megahercios “mostró claramente que estas formas de radiación, codificadas en un formato móvil, son cancerígenas”. Los científicos observaron la aparición de una cantidad significativamente mayor de tumores en el cuerpo —especialmente en el corazón, el cerebro y el hígado— de estos ratones y ratas que en el grupo de control.

No obstante, las incoherencias criticadas por otros científicos siguen presentes: los animales vivían más tiempo expuestos a las ondas de radio que en condiciones normales, y el número de tumores no cambiaba mucho al aumentar la dosis de radiación. Esto se notó especialmente en el estudio de la radiación 3G.

Considerando lo anterior, es probable que la comunidad científica reciba con escepticismo las nuevas publicaciones del NTP, al igual que las de hace dos años. Los participantes del programa planean realizar otra serie de experimentos para determinar cómo cambia la velocidad de acumulación de mutaciones en el ADN de roedores y con qué frecuencia aparecen otros rastros de cáncer.

Con información de: Sputniknews