-
home Columnistas, Destacadas ¿Quiénes somos los mexicanos en EEUU? – La Opinión de Raúl Ventura

¿Quiénes somos los mexicanos en EEUU? – La Opinión de Raúl Ventura

¿Será que somos un País inmerso en dos?

Los Estados Unidos de América sigue siendo el destino más atractivo para la migración mundial, con una población aproximada que supera los 325 millones de habitantes coloca a los EEUU como el tercer País más poblado del mundo.



 En su configuración demográfica 44.5 millones de personas son inmigrantes (13.82% según datos del 2017 del Migration Policy Institute), de ellos el 25% son de origen mexicano, es en este porcentaje es donde quiero detenerme; 25% de origen mexicano, ¡interesante!, sin embargo, los números van más allá de esa cifra.

Los mexicanos en EEUU se acercan a los 37.5 millones de personas, incluyendo la segunda y tercera generación, es decir, los mexicanos en territorio estadounidense representan el 11.53% de la demografía total.

Del total de mexicanos en EEUU el 65.26% (24, 472,500 de futuros o activos votantes) son estadounidenses por nacimiento, y tan solo el 34.74% (13, 027,500) nacidos fuera de EEUU, de estos últimos; 4.1 millones son residentes permanentes, 2.2 millones son naturalizados y el resto, 6.65 millones son migrantes indocumentados.

Con esta demografía los mexicanos en EEUU bien pudiesen ser un País inmerso en otro, a nivel mundial ocuparían el puesto número 36 de 194 países y la sexta posición en población en todo el Continente Americano, por encima de países como Canadá, Perú, Venezuela, Chile, Guatemala, Ecuador, etc., solo por debajo de EEEUU, Brasil, México, Colombia y Argentina.

La inmigración mexicana tras décadas de mantener un crecimiento, a partir del 2014 empezó a decrecer, 2007 fue el número más alto de inmigrantes, se calcula que habría unos 12.8 millones personas y 11.7 millones para el 2014.

Existen varias razones para argumentar la disminución de los flujos migratorios de mexicanos a este país; el endurecimiento de las leyes migratorias y la lenta recuperación económica de EEUU después de la crisis del 2008, son unas de ellas, pero más allá de la tendencia de disminución de migración mexicana, los mexicanos en EEUU siguen y seguirán siendo parte fundamental de la economía estadounidense.

Según los informes presentados el 2018 sobre el poder adquisitivo estadounidense, de los más de 15 billones de dólares, los mexicanos aportaron cerca de 881,000 millones, es decir, el 5.87%, que en conjunto a los otros grupos que conforman la comunidad latina el aporte supera 1.5 billones de dólares del poder adquisitivo total de esta Nación, es decir más del 10%.

Los mexicanos en EEUU actúan como fuente económica para dos destinos; su poder adquisitivo antes mencionado en la economía estadounidense y las remesas enviadas a México, que en el 2018 superaron la cifra de 33,000 millones de dólares, suficientes para evitar que se sumen otros 30 millones de pobres a los 55 millones que ya están bajo la línea de pobreza, en pocas palabras; “Los mexicanos en EEUU somos mucho más de lo que nos han hecho creer”.

La responsabilidad de esta comunidad se debe centrar en dejar de ser víctima de ambos gobiernos y comportarse a la altura del poder económico y político que representan. El peor error que se ha cometido y se sigue cometiendo es dejar en manos de liderazgos mediocres tan importante poder, ni somos un punto de referencia importante para los gobiernos mexicanos, ni hemos sido un sector influyente en las políticas estadounidenses, solo nos han utilizado como un chivo expiatorio.  Debemos de partir por un liderazgo horizontal que de espacio y representación a todas las comunidades de mexicanos en EEUU y evitar los protagonismos de auto líderes que solo cubren objetivos personales y obstaculizan un proyecto en común.

El valor de un mexicano en el exterior es exactamente el mismo de aquel que vive en México, el valor de un migrante con estatus de indocumentado será el mismo a aquel que tiene un permiso de trabajo, una visa estudiantil, una visa empresarial, una residencia permanente, una ciudadanía por naturalización o ser mexicano nacido en territorio estadounidense.

¡Recuerda!, para ambos países solo representamos una bonanza económica y eso implica que no importa ni tu estatus migratorio, ni tu nivel académico, solo importa que sigamos siendo generadores de recursos; ¡Basta!, dejemos de ser el blanco de ataques racistas, pero al mismo tiempo dejemos de ser blanco de aquellos que nos cobijan y que solo lo hacen para atraer los millones de votos de esta comunidad, empecemos por ser un ente individual, sin ideologías que nos dividan, con una agenda propia que representa a todos y cada uno de los que la conformamos y que sean las coyunturas del momento las que permitan la toma de decisiones con las que habremos de definir a quien apoyamos en México o en los EEUU y de ahí sin importar el grupo político o económico que requiera nuestro apoyo será porque nosotros negociamos el mayor de los beneficios a nuestra comunidad y nunca olvidaremos que nuestra constante será; “Primero nosotros, luego nosotros y por último nosotros”, quizá luego entonces, en ese momento es cuando dejaremos de ser un sector excluido y nos convertirnos en el punto de referencia para que gobiernos de ambas fronteras nunca más tomarán decisiones sin el aval organizado de los “Mexicanos en EEUU”.

Hoy en día tenemos dos frentes donde podríamos hacer uso este poder: En México; la representación del IME (Instituto de Mexicanos en el Exterior) y aunque la práctica nunca ha servido para nada desde su fundación en el abril del 2003, la comunidad mexicana pudiese cambiar las perspectivas y hacer un uso vinculante a todos y cada uno de nosotros. Sin embargo, bajo el escenario actual y la designación directa por parte del Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard a Roberto Valdovinos como director de la misma, esto nos deja ver que los mismos hábitos y vicios de gobiernos anteriores se siguen manteniendo, es decir que las tomas de decisiones de los “mexicanos en EEUU” no las tomarán lo propios implicados.

Si el gobierno actual, representando por Andrés Manuel López Obrador se dice sustentarlo en la premisa de que es el pueblo el que definirá el rumbo de sus políticas, luego entonces me parece contradictorio que para definir al represente del IME fue a través de una designación al estilo impositivo de los sexenios pasados y no precisamente bajo las propuestas y consulta de la misma “comunidad mexicana en EEUU”.

No duden que habrá cientos de organizaciones comunitarias que como es común se alinearán para mantener esta propuesta y así conservar sus privilegios, sin embargo, es de conocimiento de todos que la mayoría de ellas se han creado como una fuente económica para sus propios fundadores y si bien prestan servicios, eso no significa que estén implicados a un verdadero proyecto incluyente.

El IME (Instituto de Mexicanos en el Exterior) debe estar representado por quien se defina en una consulta y para ello necesitamos involucrarnos todos; ¡exigir la “destitución” de Roberto Valdovinos! y proponer una consulta bajo un formato que implique a todos los mexicanos en EEUU.

Un argumento que justificaría  la ineficiente capacidad de conocimiento del hoy titular del IME, fueron los 13 foros consultivos que se realizaron en diferentes ciudades de la Unión Americana, que con una población de mexicanos significativa se convocó a la comunidad, en ellos predominó un formato exclusivo, es decir, pareciera que el mensaje y formato de participación se definía en reuniones previas al evento, limitando la libertad de expresar ideas y conformar consensos,  para ilustrar un poco bastaría rescatar lo acontecido en los últimos dos foros; Chicago y New York, nótese, esto significa que los previos a estas ciudades no fueran un fracaso.

En Chicago, por ejemplo; al inicio del foro uno de los participantes pedía la palabra para proponer un formato distinto. Sin embargo, las actitudes del personal consular y el titular del IME solo evadieron la propuesta, contrarrestando la inquietud del participante y minimizando todo posibilidad a posturas distintas, sin olvidar las actitudes prepotentes del individuo que en teoría tendrá la conexión con la comunidad mexicana en EUU.

En la New York, que fue el último foro, las cosas se salieron de contexto, se irrumpió el formato “a modo” y varios asistentes manifestaron su oposición y en especial por el rechazo del titular del IME a un asistente al cual le prohibió su entrada, dejando ver como razón principal; “no ser un aliado más”.

Es una pena que un funcionario público actué de esa manera y si el objetivo es abrir puentes, este ejemplo nos muestra todo lo contrario y por ende el reflejo más emblemático de que la “Cuarta Transformación” en temas de “migración” dista mucho del objetivo que se han planteado. Dicho lo anterior; Roberto Valdovinos no debe ser el representante del IME, su desconocimiento en el tema, su desconexión en el “sentir y vivir” como migrante y falta de apertura en los retos y obstáculos a los que se enfrenta cada día los mexicanos en EEUU, más allá de las mejoras de servicios en los Centros Consulares.

Otro de los frentes en el que nunca hemos hecho valer nuestro poder económico y político es el relacionado a la política estadounidense.

A pesar de contar con 24.5 millones de mexicanos nacidos en EEUU, todos como votantes activos o futuros votos, de ellos un gran porcentaje ya en condiciones de votar y otro porcentaje más de mexicanos naturalizados, nuestro poder político ha sido insignificante, mejor dicho; “ha sido mal utilizado”.

El uso que hacen a nuestra comunidad tanto Republicanos o Demócratas es muy similar, mientras unos no utilizan como blanco de ataque, otros nos usan como aliados en cuestión, solo que al final la historia sigue igual; ni defensores, ni adversarios han colocado en su agenda nuestras prioridades, ¡basta!, el ajedrez político estadounidense nunca lo hemos jugado, solo hemos sido peones para sacrificar. Tenemos una gran oportunidad en las elecciones que se avecinan el próximo año, Donald Trump buscará su reelección y a fecha de este escrito existe una cantidad considerable de aspirantes demócratas que habrán de competir para definir quién será el candidato que habrá de evitar que se reelija el hoy presidente.

Aquí no se trata de ser Demócrata o Republicano, nuestro proyecto va más allá que eso, lo importante es saber que buscamos que prioricen en agenda estadounidense para los mexicanos en EEUU.

Establecer una agenda en común, nos daría la herramienta para poder sentarnos con cualquiera de los dos bloques políticos y haciendo uso de nuestro poder económico-electoral crearíamos un Lobby tan influyente como el de los más grandes patrocinadores y luego entonces podríamos decir con certeza que hemos aprendido a jugar el juego de la “política estadounidense”, es decir, dejamos de ser espectadores y nos convertidos en protagonistas. Para ilustrarte una realidad tan cercana que nos permitiría alcanzar objetivos, te diré lo siguiente; Según la FEC (Comisión Federal de Elecciones) dictaminó que para el 8 de noviembre del 2016 la candidata demócrata Hillary Clinton recibió por donaciones $497.8 millones de dólares (incluyendo las aportaciones de firmas de abogados y entidades financieras) y su contrincante republicano Donald Trump recaudó 247.5 millones de dólares, es decir en recaudaciones de ambos candidatos se alcanzó la cantidad de 745.3 millones de dólares. Pudiese verse como una cifra muy elevada, sin embargo, ¡no lo es!, imagina que dividiéramos esa cantidad de 745.3 millones de dólares entre 37.5 millones de mexicanos en EEUU, el resultado no llegaría a 20 dólares por cada uno de los miembros que conformamos esta comunidad, $19.87 por cada uno, ¿Te sorprende?, supongo que sí, pero más te va a sorprender cuando te diga que al asistir a convocatorias de marchas o manifestaciones pierdes muchísimo más.

Dicho lo anterior imagina que si las contiendas electorales a la Presidencia de EUU son cada 4 años y son los patrocinadores económicos los que definen las políticas que se habrán de implementar. ¿Qué pasaría si por cada miembro de nuestra familia en 48 meses que conforman 4 años dividiéramos la cantidad de $20 dólares para patrocinar no una campaña electoral sino las dos de los principales candidatos presidenciales?, ¿Sabes cuánto deberíamos ahorrar cada mes?; menos de 50 centavos de dólares, ¿Leíste bien?, si, menos de 50 centavos por mes, por cada uno de los miembros de nuestra familia. ¿Complicado?, ¿Utópico?, ¿Irreal?, ¡no amigos!, es tan real como empezar por educarnos e informarnos correctamente y dejar a un lado toda la “basura mediática” que entre medios anglosajones y latinos mantiene manipulada a nuestra comunidad.

Quisiera continuar escribiendo aún más argumentos, ¡que son cientos!, pero esto sería un libro y no una columna de opinión y ya que no tenemos el hábito de leer, prefiero concluir este escrito que más que opinión es verdadera información para la mejor toma de decisiones.

Si eres mexicano y resides en los EEUU sin importar tu estatus migratorio, estatus económico o nivel académico, no olvides que nunca dejarás de ser mexicano,  así sea que hubieses nacido en EEUU; por el hecho de ser hijo de padre, madre o de ambos, ¡seguirás siendo mexicano! y como mexicano tienes un compromiso moral, étnico, social y cultural y aunque la historia nos demuestre que México desde el momento que se fundó como Nación nunca ha dejado de ser saqueado por grupos económicos que han contralado de manera absoluta el poder político y aunque nos hagan creer que nosotros decidimos quien habrá de gobernarnos; ¡todo es una mentira!. Detrás de cada gobierno, sea de izquierda, derecha o centro solo nos permiten cambiar de gerente, ¡no los verdaderos “dueños” !, que siguen siendo los mismos y no somos precisamente nosotros.    Sin embargo, podemos cambiar todo el escenario aquí (EEUU) o allá (México), depende de cada uno de nosotros, evitando ser tan solo receptores de “emociones” y convertirnos en un grupo que debate “ideas” no “creencias”, empecemos por desechar el protagonismo vulgar, barato y mediocre de todos aquellos que asumen liderazgos que ellos mismos se otorgan, sin representar a nadie y que si bien tienen agremiados, nunca ha sido por “ideas”, solo se han organizado para buscar en la “lucha migrante”,  la mejor de la fuentes de ingresos.

Por todo esto debemos poner en una balanza; ¿Quiénes somos los mexicanos en EEUU?, te he dado varias razones; ¡solo depende de ti! y plantearte si realmente quieres ser parte de esta nueva forma de pensamiento.

Si nuestras raíces nos hacen inamovibles en EEUU y México, ¿Por qué seguimos permitiendo que alguien más se lleve nuestros frutos?

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso