fbpx -
home Columnistas, Destacadas ¿Quién frena a FRENAAA? – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

¿Quién frena a FRENAAA? – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

Fotografía/ Milenio

Desde antes de que incluso iniciara el sexenio de Andrés Manuel López Obrador a este se le acusaba por parte de los intelectuales del viejo régimen de polarizar las posiciones de los mexicanos, lo cual calienta los ánimos en la sociedad y arriesgando de esa manera perder el país su ansiada búsqueda democrática que tantos años le había costado. La verdad, es que la sociedad en México siempre ha estado polarizada, entre los potentados y el pueblo raso, en donde los primeros no volteaban hacia abajo para saber que el descontento creciente en la sociedad los terminaría sacando de su privilegio.

Desde luego dentro de los polos que nos han hecho creer que son de nueva creación han existido desde siempre los radicalismos, de izquierda o derecha, la existencia del el FNLS, el EZLN, el Yunque o el Muro son prueba de ello, al margen también han existido organizaciones supuestamente ciudadanas que comparten lo radical de las ideologías pero que a diferencia de las anteriores no se esconden, sino que salen a la luz de los medios de comunicación para hacerse presentes.

Tal es el caso del estridente Frente Nacional Anti AMLO o FRENAAA, liderado por Gilberto Lozano que en el sexenio de Enrique Peña Nieto lideraba otra organización llamada Congreso Nacional Ciudadano que demagógicamente había concentrado a la parte de la sociedad más frenética, intolerante, cristera e incluso con tendencias fascistas de la sociedad mexicana, misma que todavía se forma dentro de sus filas, aunque sea de una manera mucho más reducida.

Te puede interesar: Olga Sánchez Cordero condena asesinato de Jessica González, ofrece ayuda de Segob para localizar a agresor

Aun cuando las muestras de organización por parte de Frena han sido mayormente de risa con sus desplantes escénicos de multitudes simuladas, su discurso se ira recrudeciendo, llevándolo cada día más al polo contrario de la Cuarta Transformación más cerca de lo normal y alejándose de lo radical, normalizándose de esa manera el discurso de odio e intolerancia, justo como los intelectuales del viejo régimen desean, ya que esto no solo corroboraría su tesis, sino que pondría en la mesa la posibilidad de arrancar de manera violenta un gobierno democráticamente electo.

Desde luego, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ha respetado su derecho a manifestarse, no se esperaría menos de él, a pesar de que en principio sea tolerante con los intolerantes, estos deben ser confrontados ante el apremio de un posible crecimiento como una opción viable dentro del espectro político de la sociedad mexicana. Ahora, el mismo presidente les ha lanzado un reto inalcanzable en este momento, el hecho de que en sus manifestaciones congreguen a más de cien mil personas y que en las preferencias caiga el apoyo a su persona, hechos que lo llevarían a renunciar a la presidencia para retirarse a Palenque.

Si bien sus opiniones deben ser toleradas mas no aceptadas, no solo por AMLO, sino por toda la sociedad, estás deben de ser confrontadas sí o sí para poder demostrar lo erróneas que son por más recalcitrantes que estas sean. Deberá frenarlo, no solamente el Presidente, también la sociedad que apoya a la Cuarta Transformación e incluso hasta por los intelectuales del viejo régimen ya que la sola ganancia de terreno por parte de estas organizaciones como frena, pone en peligro la democracia que pregonan tanto defender

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso