-
home Columnistas, Destacadas ¿Quién es Yeyo? -La Opinión de Benjamín Mendoza Madrigal

¿Quién es Yeyo? -La Opinión de Benjamín Mendoza Madrigal

Fideicomisos, estrategias para combatir el robo de combustible que no fueron bien diseñadas, iniciativas anunciadas antes de tiempo a las que tuvieron que meterle reversa, reclutamientos poco convencionales, palabras que hacían falta, recolecta de cadáveres, perfiles que no cumplen con los requisitos, cambios en los programas sociales, trenes tropicales, aeropuertos en lagos, termoeléctricas manchadas de sangre, huelgas dignas no respaldadas y huelgas charras denunciadas, así los 100 días de la 4T y contando. Pero… ¿Cuál es la proporción de errores, en una escala de 100 días, en relación a los gobiernos anteriores, propiamente los neoliberales? ¿Realmente los errores tan resaltados por la caricatura de oposición al partido que encumbró al compañero presidente, son trascendentales? Responder sin matices puede ser muy arriesgado, sin embargo no por eso no es válido hacerlo.

Evidentemente el “no” para responder a nuestras preguntas es rotundo, no sólo porque las cosas se están exagerando, sino porque este tipo de situaciones han sucedido desde que el pueblo tiene memoria e incluso con la suma de otras más, entre ellas escándalos o tragedias donde el Ejecutivo ha tenido un alto grado de responsabilidad. No es justificación, existen errores y deben corregirse, la autocrítica es sana puesto que ayuda a mejorar y a construir, pero en estos casos podemos concluir que sí se está mucho mejor que antes, de verdad que mucho. El error más grave de la 4T tal vez ni si quiera sea visible por ahora y tal vez ni si quiera sea propio, tal vez se encuentre muy por dentro de las capas de ésta y se materialice en el futuro, tal vez el error más grande hasta ahora de la 4T tenga su núcleo en su propio origen, el MORENA.



Después de muchos procesos, el MORENA determinó constituirse como partido político, se consolidó en las elecciones de 2015 y 2017, para en 2018 arrasar en los comicios logrando encumbrar a un incansable Andrés Manuel López Obrador en el

Ejecutivo y obtener la mayoría en los congresos locales, alcaldías, gubernaturas y planchar el Legislativo; quedándose con casi todo el pastel, apenas algunas migajas recolectaron los partidos opositores, permitiéndoles esto conservar su registro y ponerse el disfraz de oposición. Hasta ahí todo parece lindo, una historia de sacrificio, de lucha, de dificultades resueltas y de un largo caminar junto al pueblo mexicano, la historia perfecta de la izquierda política, sin embargo, nunca tendrían más razón aquellas palabras de Ernesto Guevara tras la toma de La Habana en el ya lejano 1959, “… se terminó la guerra, ahora comienza la revolución …”.

Después del 1 de julio y después del 1 de diciembre, el Legislativo y el Ejecutivo han tenido una serie de desatinos, los cuales se han expuesto de una forma casi vulgar por los medios a lo largo y ancho del país, así mismo en las 32 entidades, en las cuales de hecho se han agudizado los problemas, la mala gestión de funcionarios, el reciclaje de personajes y candidatos de otros partido bajo la idea de “ayudarán a que ganemos la presidencia de la república”, la contratación de familiares y amigos y el vacío discurso de la reconciliación mal empleado, han sido el pan de todos los días entre la militancia y los millones de votantes que cada vez se decepcionan más de la marca, pero… ¿Son éstos errores lo que de verdad deberían importarnos como ciudadanos y/o simpatizantes y/o militantes del MORENA? De ser así ¿Cómo corregirlos?

Hace casi una semana, Sergio Pimentel Mendoza, mejor conocido como “Yeyo”, festejaba su nombramiento como Presidente interino del MORENA en Michoacán con una verbena en la plaza pública adjunta a las oficinas del Comité Ejecutivo Estatal de dicho instituto político, plaza mejor conocida como “La Soterraña”, lugar que se ha convertido en un bastión público de los morenistas. En medio de una crisis local al interior del MORENA, Yeidckol Polevnsky, presidenta nacional del mismo partido, le da el espaldarazo a Yeyo para que tome las riendas en Michoacán justamente un par de días después de que la diputada por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Cristina Portillo, ex perredista un mes antes de la campaña presidencial y quien no forma parte de la estructura oficial del MORENA, lo desconociera en una entrevista, preguntando, “¿Quién es Yeyo?”. Todos sabemos quién es Yeyo, no estaría de más avisarle a la diputada que no solamente Yeyo, sino que también las bases del MORENA en el estado, saben quién es ella.

El espectáculo del gobierno municipal con un traidor al magisterio democrático como cabeza, los actos de aparición del cadáver andante, políticamente hablando, Cristóbal Arias con sus “casas de enlace” tan criticadas por el presidente, el circo armado por los diputados de la coalición aprobando impuestos, imponiendo coordinadores de bancada a modo vía el “Súper delegado”, el cual de “súper” no tiene nada, y fracasando en la estrategia de contención al Fiscal “carnal” del gobernador, es el escenario político de crisis que los militantes del MORENA y los miles de simpatizantes en la entidad enfrentan, con el que tienen que lidiar y el que todos los días les cobra la factura con el conocido que siempre se aparece en el mejor momento para pronunciar el molesto “son lo mismo, les mintieron, yo se los dije”.

Por acuerdo del Consejo Nacional del MORENA, a partir de la elección, los espacios partidarios que quedaron vacantes tras el triunfo en los distintos niveles de gobierno, serían ocupados a partir del año presente, dejando así un margen de seis meses para observar el período de transición y seleccionar vía el Comité Ejecutivo Nacional a quienes fungirían como interinos hasta el mes de octubre del 2019, mes en el que se renovarán las dirigencias a nivel nacional. Ante tal disyuntiva, ¿Quién pone orden en los gobiernos locales? Es decir, ¿Quién vigila que los recién electos y recién allegados al MORENA en las distintas entidades se conduzcan bajo los estatutos, principios y preceptos del partido que promete transformar el país y acabar con la desigualdad y la corrupción?

El escenario de crisis ya mencionado, es un reflejo del panorama que se vive a nivel nacional en los estados, y es que el peor error de la 4T no ha sido todo lo que la supuesta oposición tanto le recrimina y maximiza, si no desatender al partido que la vio nacer y que

debería fungir como árbitro entre la congruencia que debería existir con el decir y el hacer; a 100 días, el abandonar a la militancia por 6 meses y darles juego a los “mismos de siempre”, el no exigirles suscribirse a lo que el MORENA pretende, el “dejarles” hacer lo mismo que antes a manos llenas, el no tener pues un ente rector que acalambre, como coloquialmente se dice en el fútbol, a quienes llegan con la intención de robarle, de mentirle y de traicionarle al pueblo, ha sido el peor error de todos.

Yeyo es, para responder a quienes secundaban a la diputada independiente, como el flamante nuevo coordinador de bancada Fermín Bernabé, otro morenista de ocasión, quien ahora se encargará de hacerles efectiva la consigna del compañero presidente de los Estados Unidos Mexicanos, “NO mentir, NO robar y NO traicionar”. Después de algunos meses, parece que la certidumbre vuelve a casa y que los simpatizantes y/o militantes del MORENA por fin volverán a ver la luz en este andar de claroscuros que emprendieron desde el inicio de la campaña y la designación de candidaturas. Yeyo es quien representa el regreso a casa de un partido que parecía de pronto perder el rumbo, Yeyo es alguien de casa que deberá velar por los de casa y a las pruebas deberá remitirse.

Yeyo también inaugura extraoficialmente la carrera por la dirigencia estatal del MORENA, la cual en un lapso de seis meses aproximadamente se estará renovando, y aunque todas las ratas que han sido malamente cobijadas por el partido color vino como Wilber Rosas, Paty Flores y hasta el mismo ex regidor saltarín que gusta de hacer trabajo político con fotografías en las redes sociales ya están saboreándose el botín, también es cierto que existen contrapesos de cepa morenista que darán la batalla. Hace algunos días ha sonado el nombre de algunos personajes más identificados con la causa de la 4T, entre ellos, Juan Pérez Medina y David Soto Quizaman, siendo éste último fundador del MORENA y obradorista desde tiempos de los Cárdenas, uno de esos 30 locos que creyeron en el sueño del loco que ahora es presidente; nada más oportuno para reforzar el interinato de Yeyo que el hecho de que personajes como éstos se pongan en la palestra de la competencia, nada más oportuno para que las bases recobren la confianza y para que

inicien los procesos pertinentes contra quienes han incurrido en actos sancionados por la Comisión de Honestidad y Justicia del partido, nada mejor pues, para corregir los errores ya señalados y afianzar el proyecto del compañero Andrés Manuel en Michoacán, al menos de bote pronto, nada mejor para equilibrar la balanza en la opinión pública y darle peso a Yeyo.

Pero regresando al tema, Yeyo está llamado a ser el hombre importante dentro del MORENA en Michoacán, bajo su interinato se librará la segunda batalla más importante en la historia reciente del partido, ya que el resultado de ésta definirá el rumbo del proyecto más esperanzador que el pueblo mexicano ha podido experimentar en al menos 50 años. Yeyo está llamado a ponerle fin a las viejas prácticas de las Portillo, de los Bernabé, a ponerle fin a la política simulación de los Osvaldos, de los Pantojas, Yeyo está llamado a corregir el camino y a erradicar todos esos errores que hemos señalado a lo largo del texto, Yeyo está llamado a garantizar una contienda interna democrática y transparente, Yeyo está llamado a pintar su línea con el gobierno del estado encabezado por Silvano Aureoles, Yeyo está llamado a solidarizarse con las luchas populares emanadas de la izquierda no electoral, Yeyo está llamado a hacer las cosas como se hacen en el MORENA, Yeyo está llamado a ser un agente activo en el rescate del partido, nuestro partido.

La 4T camina y también es indispensable resaltar lo bueno, sin embargo, es más apremiante recurrir a la autocrítica y concentrarnos en los errores para que la transformación sea una realidad, no sólo en la opinión pública, también en los número y que sea de raíz, en Michoacán no será la excepción y una vez que existe certidumbre nuevamente, podemos esperar, pero también exigir, que se acaben las funciones de circo en el Congreso del Estado, que él espectáculo del ayuntamiento corra el telón y que las apariciones del cadáver Arias cesen cerrando sus casas de sustos. Las bases del MORENA y la izquierda en general deberán sumarse a la batalla por el rescate del partido, no sólo está en juego el proyecto de un instituto político, si no la democracia del país. Con todo lo dicho, podemos responder sin matices, legítimamente como lo señalamos al inicio.

¿Estamos mejor que con los gobiernos neoliberales? Sí. ¿Son trascendentales los errores exaltados por la oposición? No. ¿Son éstos errores los que deberían importarnos de verdad? No. ¿Cómo corregirlos? Haciendo valer al MORENA como lo que es, un referente no solamente político, sino también moral, aunque a los recién llegados no les quede claro. ¿Quién vigilará a los funcionarios emanados del MORENA en Michoacán? Yeyo. ¿Quién es Yeyo? El presidente interino del MORENA en Michoacán, el regreso de nuestro partido a la senda del bien. Pero… con esto aclarado, podríamos especular un poco, y ahora plantearnos preguntas a futuro, preguntándonos ya no ¿Quién es? Si no ¿Quién será Yeyo? ¿Si el que se reúne con Leonel Godoy, el que busca la paz con el gobierno estatal de los Conejo, si es la punta de lanza para la 4T en Michoacán, el hijo pródigo o el morenista de casa que cuidará de ésta? Eso estará por verse, él será preso de sus actos y la historia habrá de juzgarlo, mientras tanto, deberá tomar en cuenta que si la militancia de izquierda en Michoacán no olvida la traición del cadáver Arias en los 90s ni el asesinato de estudiantes en las instalaciones de la Universidad en el 66, le tendrá siempre en cuenta, bajo las consignas obradoristas de “NO mentir, NO robar y NO traicionar.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso