fbpx -
home Destacadas, Michoacán Profesor agredido por gobernador de Michoacán se decide por demandar; dice que es hostigado

Profesor agredido por gobernador de Michoacán se decide por demandar; dice que es hostigado

Michoacán.- El profesor Fernando P., quien el pasado 13 de abril fue empujado por el gobernador Silvano Aureoles Conejo realizó una denuncia penal contra él y funcionarios. Lo anterior al asegurar que ha sido víctima de amenazas en su contra y luego de que también se le retuvo por unas horas el pago de su nómina. En la denuncia en la que dice también tener por la seguridad de su hijo de 10 años, quien ese día también estaba protestando en la plaza con una cartulina, señala que ha recibido llamadas con amenazas.

Por tanto, se procedió a protegerse ante actos de orden de privarlo de la vida y/o detener arbitrariamente y/o incomunicar y/o torturar y/o desaparecer de manera forzada
a los quejosos directos.

El profesor de primaria adscrito a la Secretaría de Educación en el Estado, señala que ha recibido amenazas de “desaparecerlo y asesinarlo” si “no se calma” y si “se atreve a denunciar”.

Te puede interesar: Alumnos de un colegio religiosos aventaron a un compañero desde un segundo piso en Argentina

Así mismo, desde el 13 de abril de 2021 y hasta la fecha, el domicilio de los quejosos directos ha sido vigilado a la distancia por personas desconocidas que han sido observadas por los quejosos y por vecinos del lugar.

Por otra parte, el 14 de abril de 2021 se comunicó telefónicamente con el quejoso directo un sujeto masculino, sin identificarse, afirmando que trabajaba para la Fiscalía General del Estado de Michoacán, y que tenía conocimiento de que al interior de la institución se encontraban integrando una carpeta de investigación en su contra con el objetivo de detenerlo y sujetarlo a prisión preventiva, como medio para lograr callarlo.

El propio 13 de abril de 2021, a las 17:49 horas, se publicó en la cuenta de usuario @SilvanoA (perteneciente a Silvano Aureoles Conejo, autoridad responsable en este juicio) de la red social Twitter, la siguiente serie de publicaciones o “tweets”:
“Todo el mundo sabe lo que está pasando en Aguililla: violencia, una situación casi de guerra y bloqueos de carreteras que no permiten el paso de productos de primera necesidad, incluso de enfermos de gravedad que no pueden ser trasladados a un hospital.”
“Ante esa situación, cualquier otro gobernador se hubiese quedado en Morelia, pero, a pesar de que me aconsejaban no ir, decidí dar la cara porque no voy a permitir que cientos de familias vivan amenazadas cada vez que los grupos deciden agarrarse a balazos.”
“En medio de esa situación, nos encontramos una manifestación de halconeros que insultaban y agredían a la Guardia Nacional, al Ejército, a la Marina y a un servidor y yo decidí encarar a uno de los provocadores.”
“En Michoacán saben que yo los defiendo y vamos a seguir peleando por el respeto a la ley y a las instituciones. He recorrido un sinfín de veces mi estado y lo voy a seguir
haciendo como cualquier otro ciudadano de Michoacán.”
“No me voy a quedar ni callado ni cruzado de brazos ante quienes quieren seguir sembrando la violencia y el caos, burlándose de la autoridad y de la ley. Voy a recuperar Aguililla de las manos de los delincuentes.”

Por las razones anteriores, existe un temor fundado de que las autoridades responsables u otras diversas, por sí o por medio de interpuestas personas, estén efectuando actos para materializarlas amenazas de las cuáles han sido objeto los quejosos directos, incluyendo ataques a la libertad personal fuera de procedimiento (como detenciones arbitrarias o carpetas de investigación fabricadas por delitos inexistentes), y actos más graves como desaparición forzada, tortura, incomunicación o ejecución extrajudicial, peligrando la vida e integridad de ambos quejosos directos, uno de ellos menor de edad.