-
home Columnistas, Destacadas Peligra bastión silvanista en el Oriente de Michoacán en comicios- Panóptico

Peligra bastión silvanista en el Oriente de Michoacán en comicios- Panóptico

Analistas políticos y periodistas estatales coinciden en que el oriente del estado será una prioridad para el gobernador Silvano Aureoles Conejo en el proceso electoral para renovar presidencias municipales y Congreso local en julio próximo.

El diagnóstico también hace hincapié en que el titular del Solio de Ocampo concentrará gran parte de su capital político en hacer triunfar a los candidatos de Por Michoacán al Frente, en especial los de origen perredista.

La empresa, sin embargo, no se antoja fácil y en algunas demarcaciones incluso se podría perder estrepitosamente por el pésimo desempeño de las autoridades locales.

En esta última situación se encuentra Jungapeo, cuyo presidente municipal fue encarcelado por presuntos delitos de secuestro y privación de la vida.

La demarcación está inmersa en una fuerte inestabilidad administrativa y política, de manera tal que el perredismo local cruza por una grave crisis de legitimidad y no son pocos los militantes que han migrado a otros institutos políticos.

A pesar de la emergencia del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), es el Partido Revolucionario Institucional (PRI) el que está en mejores condiciones de capitalizar esa situación.

En las últimas semanas al interior de las filas del tricolor comenzó a gestarse un movimiento para articular esfuerzos y llegar a la contienda de julio próximo con un candidato competitivo y, sobre todo, que no arrastre el desprestigio de anteriores alcaldes de extracción priísta.

Aunque el municipio tiene una fuerte vocación agropecuaria, los sectores locales del PRI buscan que en la elección del candidato a la jefatura de la comuna jungapense se alcancen equilibrios.

Al interior de la Confederación Nacional Campesina (CNC) se conoce ahora que los sectores del PRI coinciden en que el abanderado de ese instituto debe aglutinar el mayor apoyo de las bases y de esa manera tener una alta posibilidad de victoria.

Si los acuerdos avanzan en los próximos días, se tendría candidato a finales de la próxima semana.

Hay un viejo militante del PRI que aún se resiste a la suma de consensos, considerando que tiene la fuerza suficiente para inclinar la balanza a su favor.

Sus ambiciones, sin embargo, no empatan con la realidad, ya que la mayoría de los sectores del tricolor consideran que el abanderado del partido debe ser un jungapense con credibilidad y capacidad para impulsar un municipio que no aprovecha aún todas sus ventajas competitivas y comparativas.

Juan Tello, viejo militante del PRI, también se pretende erigir como el “caudillo moral” del priísmo jungapense, de manera tal que todo aquel que busque ser candidato del tricolor deberá contar con su aprobación o ser él mismo el que compita.

La militancia quiere que se llegue a los consensos, pero si la resistencia de Tello persiste, consideran proponer al comité directivo estatal del PRI la realización de un proceso interno.

En la dirigencia de la CNC en Morelia no se descarta del todo esa opción, a pesar de que al municipio se le etiquetó una designación desde la cúpula del PRI.

Los mandos cenecistas evalúan la situación, toda vez que la realización de un proceso interno para seleccionar candidato fortalecería al partido y sería una buena señal para los potenciales electores.

Fuentes cercanas a la dirigencia estatal se mantienen a la expectativa de los trabajos para lograr un acuerdo de unidad en Jungapeo.

Conocen que las negociaciones avanzan, sobre todo, entre los priístas e integrantes de la CNOP, MT, CTM y Ompri, entre los principales.

No se descarta que la CNC se sume para consolidar los potenciales acuerdos y evitar de esa forma alguna división que ponga en riesgo la fuerte posibilidad de triunfo.

Por su parte, el perredismo local cayó en una delicada crisis de credibilidad, a raíz de un ejercicio de gobierno del hoy preso Javier Hernández autoritario, opaco y poco productivo en materia de obra pública y otras acciones de su competencia, como la seguridad y el fomento de la principal actividad económica en la demarcación.

Una buen cifra de perredistas han migrado a Morena, pero esa incorporación no le proporciona a la agrupación que comanda Andrés Manuel López Obrador la fuerza suficiente para alzarse con el triunfo en los comicios de julio próximo.

Al perredismo local se le atribuye gran parte del fracaso del actual gobierno, pero sobre todo la difícil situación en que viven especialmente los jungapenses en los rubros de seguridad, economía y desarrollo social.

Para el gobernador Aureoles Conejo este panorama no es nada halagüeño y es altamente factible que se pierda, sobre todo si el priismo local logra agrupar los intereses de sus principales fuerzas internas y elige un candidato competitivo.

En otros municipios del oriente de Michoacán también hay un fuerte desgaste, propio del ejercicio de poder. Aureoles Conejo necesitará, entonces, de una amplia operación política para mantener el control de lo que periodistas y analistas políticos llaman como su “más fuerte bastión” en Michoacán.