fbpx -
home Salud Orgasmos, la mejor medicina para aliviar los síntomas de la atrofia vaginal

Orgasmos, la mejor medicina para aliviar los síntomas de la atrofia vaginal

Fotografía/

Mundo.- Una condición que puede provocar muchas molestias en las mujeres y que pocas veces es diagnosticada es la  atrofia vaginal.

La atrofia vaginal es una condición común pero tratable que hace que la pared vaginal se adelgace. Y aunque puede ser un problema para las mujeres de cualquier edad, es más probable que afecte a las mujeres que están atravesando la menopausia o que ya pasaron por ella.

Esto se debe a que el cuerpo produce menos estrógenos de lo normal, lo que tiene un efecto sobre cómo se comporta la pared vaginal.

La atrofia vaginal también puede ocurrir en mujeres que han sido tratadas por cáncer, especialmente en aquellos que han recibido tratamiento hormonal para el cáncer de mama, según la Clínica Mayo.

Los síntomas comunes incluyen secreción, ardor, picazón, dificultad para orinar y dolor durante las relaciones sexuales.

Esto puede parecer suficiente para evitar que tengas relaciones sexuales para siempre, pero los orgasmos regulares, de parte de tu pareja o un poco de amor propio, en realidad pueden evitar los síntomas desagradables.

Y la clave es el aumento del flujo sanguíneo a las regiones inferiores cuando alcanzas el clímax: funciona casi como un “entrenamiento” allá abajo.

Louise Mazanti, una terapeuta sexual con sede en Londres, dijo: “Es muy importante que tengamos una vida sexual saludable con una pareja o con nosotros mismos”.

“La gente muy a menudo dice: ‘No tengo una vida sexual porque no tengo pareja'”. “Pero olvídate de eso y ten una relación sexual contigo mismo”. “Se trata de usar masajes y tocar el tejido para que cobre vida, fluya la sangre y el tejido se vuelva elástico”. “Se trata realmente de ejercitar el tejido”, dijo la experta.

El aumento del flujo sanguíneo trae consigo el suministro de oxígeno a la vagina, lo que significa que es menos probable que se inflame, se vuelva delgada o seca.

Según Mazanti, si las células no reciben suficiente oxígeno, no pueden eliminar el desperdicio del tejido, lo que puede causar inflamación que conduce a problemas como la atrofia vaginal.

Una acumulación de toxinas también puede impedir que los nutrientes vitales lleguen a las células, lo que puede dejar el tejido un poco más débil y más delgado.

Mazanti, también dijo que perder la capacidad de tener relaciones sexuales no es solo un problema físico, sino que puede tener algunos efectos secundarios graves en la salud mental de una persona.

Ella agregó: “Cuando disminuye su capacidad de tener relaciones sexuales y su deseo de tener relaciones sexuales, se trata de un cambio masivo en la identidad”.

“Comienzas a preguntarte ‘¿quién soy ahora si no soy la mujer sexual que solía ser?'”

“Puede causar depresión y una crisis de identidad y una profunda consideración de una naturaleza existencial”.

Fuente: New York Post