fbpx -
home Reportajes Observaciones a Secretaria de Salud Michoacán de empresas ligadas a LatinUS fueron archivadas

Observaciones a Secretaria de Salud Michoacán de empresas ligadas a LatinUS fueron archivadas

Morelia, Michoacán.- Hasta por 65 millones de pesos, se acusó a una empresa no certificada de dar mantenimiento al equipo de radiación que opera el Centro Estatal de Atención Oncológica, compañía propiedad del priísta, Roberto Madrazo Pintado.

Fue a mediados del 2017, que la compañía de mantenimiento SAMEDIC, a través de la subcontratación de Oncology Services International, tomó a su cargo el mantenimiento del acelerador lineal (LINAC) con el que cuenta el nosocomio, lo cual causó una polémica que canceló el servicio a los pacientes.

Lo anterior ya que el dispositivo que se utiliza para dar radioterapia de haz externo a pacientes oncológicos y junto con la bomba de cobalto la cirugía y la quimioterapia, representan los cuatro pilares del tratamiento contra el cáncer.

El LINAC que opera en el Centro Oncológico es de la marca alemana VARIAN, y solo una empresa en México está certificada para brindar mantenimiento a esta marca, que es Electrónica y Medicina S.A de C.V.; adicionalmente al ser equipo que emite radioactividad, su operación debe contar con una certificación y licencia de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguarda (CNSNS), pero la nueva empresa no contaba con ninguno de los dos requisitos, puesto que solo tres empresas en el país tienen este requisito.

El  arribó de SAMEDIC coincidió con la llegada del entonces secretario de Salud, Carlos Aranza Doniz, quien habría contratado los servicios de una filial de la empresa (Hova Healt) a través del Seguro Popular.

De acuerdo con la página oficial de SAMEDIC, la compañía cuenta con oficinas en la Ciudad de México y en Morelia solamente y se dedican al mantenimiento de equipo y tecnología médica, así como al desarrollo de software, mas no exhibe mayor información, ni señala cuales son las licencias con las que cuenta para otorgar el servicio, además de que señala que la prestación de su servicio es diversa porque “se puede realizar por subrogación o mediante la contratación de un servicio integral”.

Las fuentes consultadas señalaron que la compañía SAMEDIC, junto con Hova Healt, están en la lista las compañías medicas operadas por el yerno de Roberto Madrazo, Alexis Nickin Gaxiola, empresas también ligadas a LatinUS

Te puede interesar:  Enrique Zepeda denuncia irregularidades en la Secretaría de Salud del Estado

 

Gastos millonarios

Así también en 2019, la Comisión de Salud y Asistencia Social del Congreso de Michoacán informó que revisaría las adjudicaciones de equipo médico, insumos y atención a enfermos en la entidad, luego de que se han detectado posibles sobrecostos en máquinas para hemodiálisis, entre otros insumos.

El entonces diputado Osiel Equihua Equihua, informó sobre la revisión de la glosa del último informe del gobierno del estado, donde se pondrá énfasis en la atención médica y se revisará el caso de las compras de equipo.

“Tenemos información de lo que sucedió en el Hospital Regional de Ciudad Hidalgo y de las adquisiciones que se hicieron de equipos hemodiálisis en esta unidad y al parecer son 15 equipos que se adquirieron con un costo mucho muy elevado al costo real”, señaló en aquel entonces. Al parecer se adquirieron esos equipos por una suma global de 15 millones de pesos, cuando un equipo de hemodialisis está en 180 mil y no rebasa los 200 mil pesos.

De acuerdo con la licitación pública estatal CADPE-EM-LPE-073/2018, el fallo de la adjudicación se otorgó a finales de 2018 a la empresa Samedic, que está registrada en el Padrón de Proveedores y Contratistas del gobierno de Michoacán y ofrece teléfonos y contactos de correo de la empresa Hova Health.

En medio de la duda, la Secretaría de Salud en Michoacán (SSM) informó sobre la colocación de 15 nuevos equipos en la Unidad de Hemodiálisis del Hospital General de Ciudad Hidalgo. Sin embargo, se presume un posible acto de corrupción en la compra de los equipos médicos. Toda vez que se descubriera que su costo está casi cuatro veces por encima de su precio real y fueron comprados a una empresa que, “coincidentemente”, ha ganado varias licitaciones, obteniendo excesivas ganancias.

La titular de la dependencia, Diana Celia Carpio Ríos, instruyó al subsecretario Carlos Ramos Esquivel, para que supervisara personalmente la instalación del equipamiento, mientras los pacientes eran canalizados a otros nosocomios en diferentes municipios, como Zitácuaro y Maravatio.

Pero el rumbo de la instalación del equipo médico tomó otro cause, toda vez que algunos familiares de los pacientes descubrieran que el costo de las máquinas estaba muy por encima de su precio real: casi cuatro veces más de lo que se cotizan con otras empresas.

Con documentos en mano, los afectados indicaron que en una primera instancia las autoridades les habían informado de la instalación de dichas máquinas, pero sólo hablaban de 10 y no 15 equipos médicos, como habían informado con antelación. Al descubrirse la irregularidad, finalmente aparecieron los otros 5 que hacían falta.

La licitación pública estatal número CADPE-LPE-073/2018, indica la subasta para adquirir equipo médico de laboratorio, máquinas de hemodiálisis, a través del Comité de Adquisiciones del Poder Ejecutivo del Gobierno del Estado de Michoacán. De acuerdo con la oferta pública, el equipo en mención fue adquirido a la empresa SAMEDIC S.A. representada por María Magdalena García Hernández.

Aunque es María Magdalena García la que firma el documento como responsable de la venta en la empresa, se presume que el verdadero dueño es el yerno del ex candidato priista a la presidencia de la República, Roberto Madrazo Pintado: Alexis Nickin Gaxiola, y es representada por Pablo Retana García; la cual también se encuentra vinculada a otras empresas, entre la que destaca Hova Health S.A. de C.V. Ambas empresas dedicadas a la venta de equipos médicos que fueron adquiridos principalmente por la SSM y las que se han convertido en las “preferidas” del gobierno de Michoacán para ser las principales proveedoras.

Según consta en el documento emitido por las autoridades sanitarias, la compra del equipo tuvo un costo de 14 millones 820 mil pesos; es decir, cada uno de los equipos tuvo un precio de 851 mil 724.14 pesos. Sin embargo, en una indagatoria se logró detectar que el mismo modelo de máquina para atender el padecimiento renal, tiene un valor en el mercado de 197 mil pesos, sin IVA incluido. Lo que indica que el costo total del equipo que la SSM pretende instalar en Ciudad Hidalgo, sería de 2 millones 955 mil pesos, teniendo una diferencia de 11 millones 865 mil pesos, que se ignora a dónde fueron a parar.

El asunto con la empresa SAMEDIC y HOVA HEALTH, ambas ligadas a LatinUS no es nuevo y se presume una simulación entre ambas empresas para poder ganar las licitaciones; no obstante, todo apunta a que operan bajo el mismo imperio, presentando ofertas muy similares para lograr su objetivo.

En el 2017 el gobierno del Estado de Michoacán generó una licitación pública para contratar una empresa que les surtiera de infraestructura médica; las únicas dos empresas que curiosamente participaron, fueron Hova Health y Samedic, ambas presentaron propuestas similares, una de 89 y otra de 94 millones de pesos.

De SAMEDIC, la empresa que surtió los equipos a la SSM, sólo se sabe que ha ganado contratos millonarios, por más de 327 millones de pesos, vendiendo productos al sector salud de Michoacán. De hecho, un mes después de haberse realizado las elecciones del 2018, esta empresa fue la ganadora de una adjudicación federal directa por 137.9 millones de pesos, por el concepto de adquisición de equipamiento médico.

Sin embargo en una denuncia anónima los pacientes acusaron que los equipos instalados no son nuevos, como lo han asegurado las autoridades. Esta situación puso en alarma a los enfermos, aseguran que con este escenario se está poniendo en riesgo la vida de los pacientes al utilizar maquinas rehabilitadas y dicen esto se puede corroborar en las instalaciones de la Unidad de Hemodiálisis.

El tema de los poco más de 11 millones de pesos que tiene de sobre costo el equipo no ha quedado claro y las autoridades estatales tratan de justificarlo. Según las declaraciones de la Secretaria de Salud, afirmó que los 15 millones que se utilizaron para la compra de las máquinas, ya iban incluidos los insumos; la contradicción, es que la licitación pública no menciona que ya vayan incluidos con los equipos.

La vinculación de la Secretaría de Salud de Michoacán quedó comprobada con los diversos contratos que le han dado a las mencionadas empresas y que también se encuentran ligadas a otra compañía proveedora de insumos para la salud, la cual que se ve mezclada a una posible “red de empresas” dedicada a éste rubro y que son las principales surtidoras de equipos para el sector salud pública en el Estado, así como el ISSSTE y el IMSS.

Se trata de Inovamedik S.A. de C.V., una empresa que obtuvo contratos por 1,262 millones de pesos durante la administración federal que acaba de terminar, ninguno de los acuerdos entre Inovamedik y el gobierno federal es de antes del 2012, ni permanece después de que el mexiquense Enrique Peña Nieto abandonara la presidencia.

La empresa proveedora de la SSM oferta productos muy por encima del precio que otras empresas ofrecen, aun con ello el gobierno michoacano continúa dándole contratos millonarios a SAMEDIC, que ahora está señalada de no entregar equipos nuevos para la atención de los pacientes.

SAMEDIC obtuvo preferencias para conquistar diversos contratos aprovechando el favoritismo que existe por parte del gobierno estatal. De hecho, apenas a mediados del 2019 obtuvo un “jugoso” contrato por adjudicación directa federal para el equipamiento del Hospital Civil de la capital michoacana por 137 millones 991 mil 713.19 pesos.

De igual manera, Monitor Expresso obtuvo documento de diversos servicios que la SSM ha subrogado, aún por encima de los servicios que otorgan los trabajadores, con diversas empresas especialmente del estado del México y algunas desconocidas.

Los trabajadores señalan que lamentablemente y a pesar de observaciones de la Auditoría Superior de la Federación, las denuncias no tuvieron respuestas legales, ni castigo a responsables, pues funcionarios como el ex secretario de Salud, Carlos Aranza, siguió en el sector en el estado de México, hasta que se le despidió por exigir la vacuna del COVID-19 y en plena pandemia haber asistido al Super Bowl.