-
home Destacadas, México Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México será sometido a consulta popular en octubre próximo

Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México será sometido a consulta popular en octubre próximo

Fotografía/ Conferencia de prensa, viernes 17 de agosto de 2018

Ciudad de México.- La construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) en Texcoco será sometida a consulta pública el próximo mes de octubre, anunció el pasado viernes 17 de agosto el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

AMLO hizo el anuncio desde su casa de transición localizada en la colonia Roma de la capital mexicana acompañado, entre otros, de Javier Jiménez Espriú, propuesto para ocupar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Carlos Urzúa, próximo titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como del empresario Alfonso Romo, postulado como coordinador de la Oficina de la Presidencia.

En la conferencia de prensa, Jiménez Espriú enlistó los detalles del dictamen técnico (que incluye varios documentos publicados en la página web de López Obrador) que evaluó la pertinencia de continuar la construcción un nuevo Aeropuerto en Texcoco o, por el contrario, cancelar la obra y construir dos pistas más en la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

Aeropuerto en Texcoco

Puntos a favor:

– Se crearía un centro de operaciones y de conexión internacional (‘Hub’).

– El gobierno es dueño del terreno, con una superficie total de 5,000 hectáreas.

– Existe un 75% de financiamiento de la inversión y la posibilidad de financiar el resto de la obra con el dinero de otros aeropuertos.

– Mayor capacidad en el largo plazo.

– Existe proyecto y hay un avance de la obra de un 31%.

Puntos en contra:

– Cierre del Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” de la Ciudad de México y de la Base Aérea Militar de Santa Lucía, por razones de índole aeronáutica.

– Un mayor costo de construcción, el cual se ha incrementado de 169,000 a 300,000 millones de pesos, y un elevado costo de mantenimiento.

– Retraso de al menos cuatro años en la construcción, así como un mayor riesgo en el inicio de operaciones.

– Incrementos en las tarifas aeroportuarias y su repercusión en el precio del pasaje.

– Transformación del lago Nabor Carrillo, para convertirlo en laguna de regulación de inundaciones por el riesgo aviar y otros impactos ambientales.

Aeropuerto en Texcoco

Aeropuerto en Santa Lucía

Puntos a favor:

– Mantener en operación el Aeropuerto Internacional “Benito Juárez” y la Base Aérea Militar de Santa Lucía.

– Menor tiempo para comenzar operaciones.

– Mejores condiciones del suelo.

– Menor impacto negativo para la Ciudad de México.

– Mejores costos de construcción y mantenimiento.

– Fortalecimiento del Sistema Aeroportuario del Valle de México.

Puntos en contra:

– De acuerdo con la agencia MITRE, del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), es inviable que operen los dos aeropuertos.

– Expertos chilenos han propuesto que se hagan nuevos estudios durante cinco meses para analizar si es viable que operen los dos aeropuertos.

– Tener operaciones separadas entre los dos aeropuertos generaría un incremento en los costos de operación para las aerolíneas, así como algunas incomodidades para los pasajeros.

– Implicaría negociaciones con contratistas y acreedores y costos que tendrían repercusión en el presupuesto para el año 2019 con un posible impacto negativo en los mercados financieros.

Una larga controversia con los empresarios

Durante la campaña electoral, uno de los principales temas de controversia entre AMLO y los empresarios fue la construcción del Aeropuerto en Texcoco. Desde tiempo atrás, AMLO había argumentado que la obra era demasiado costosa. En el documental “Esto soy”, producido por el Grupo Argos, el político tabasqueño comentó que, si triunfaba en la elección del 1 de julio, en los días próximos se reuniría con el presidente Enrique Peña Nieto para abordar el asunto.

Desde un principio, López Obrador se pronunció dispuesto a cancelar la obra de infraestructura, misma que la administración de Enrique Peña Nieto y los empresarios involucrados calificaban como “un proyecto de clase mundial” y de la mayor relevancia para detonar un círculo virtuoso de desarrollo económico en la zona de Texcoco y la Ciudad de México.

La controversia alcanzó su punto más álgido cuando, en abril de este año, el empresario mexicano Carlos Slim Helú ofreció una conferencia de prensa en la que defendió la construcción del Aeropuerto en Texcoco. Cancelarlo, sostuvo, provocaría pérdida de confianza de parte de los empresarios e incertidumbre en la economía nacional. Si las inversiones en el nuevo Aeropuerto finalmente no se realizaban, se impediría la generación de miles de empleos en beneficio de los mexicanos, expresó.

En las semanas siguientes al pronunciamiento de Slim, AMLO bajó el tono de su discurso, si bien antes expresó que seguramente el gobierno de Peña Nieto “había enviado” al magnate mexicano para “detener” su avance en las encuestas. Ahora, ya como presidente electo, López Obrador promete asumir una postura imparcial ante el rumbo final de la obra. “No vamos a inclinar la balanza”, atajó el viernes pasado desde su casa de transición al ser cuestionado por reporteros sobre si él o su equipo iban a fijar en algún momento una postura sobre la construcción del Aeropuerto en Texcoco.

Solicitó a los medios de comunicación “informar con objetividad”, “más allá de intereses particulares o de grupo, por legítimos que sean”. Refirió que en los próximos meses se pondrá a disposición de la opinión pública toda la información sobre ambos proyectos para que, finalmente, a finales de octubre se tome la decisión sobre si se cancela, o continúa, la construcción del Aeropuerto en Texcoco, a través de una consulta popular.

A pesar de que aún no sería presidente constitucional en octubre próximo, López Obrador aclaró que la consulta popular bien podría realizarse a través de una Comisión especial instalando casillas de votación en las plazas públicas o, en su defecto, encargarse a una empresa encuestadora. “En estos casos complicados, para no equivocarnos, lo mejor es preguntar a todos (…) con el método democrático, estoy seguro, vamos a tener el mejor resultado”, sentenció López Obrador.

Ariel Noyola Rodríguez