-
home Ciencia y Tecnología Mujeres transgénero, grupo social excluido en México: Investigación

Mujeres transgénero, grupo social excluido en México: Investigación

Redacción Monitor Expresso

México a  16 de enero de 2017.-  En la tesis de maestría titulada “Violencia hacia mujeres transgénero trabajadoras sexuales en el estado de Chiapas”, se destaca que las mujeres transgénero son un grupo expuesto a diversas expresiones de violencia por transgredir la heteronormatividad, explica le autor David Ismael Gutiérrez Gamboa en etrevista para CONACYT.

Comuenta que la transgresión se refiere a que a través de características, comportamientos y prácticas sexuales no correspondientes a su sexo biológico, y a que la sociedad considera correctas únicamente son las prácticas heterosexuales, explica David Ismael Gutiérrez Gamboa, egresado de la Maestría en Ciencias en Recursos Naturales y Desarrollo Rural de El Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) se genera una transgresión a la heteronormatividad social por parte de las mujeres trasngénero.

“La naturalización de la violencia es algo muy cotidiano, pues debido a que todas las personas han interiorizado las normas sexuales y de género, cuando ven algo diferente a lo establecido tienden a violentarla, tal es el caso de las mujeres transgénero, quienes son víctimas de violencia estructural, directa e institucional, situación que las condiciona a una vida precaria”, comenta el joven investigador  Gutiérrez.

Afirma que todas las personas son vulnerables a cualquier daño físico, pero que algunas están en una situación de vulnerabilidad maximizada debido al abandono del Estado, tal es el caso de este grupo poblacional.

Sugiere realizar acciones institucionales para evitar la discriminación en espacios educativos, además de cambios en las normatividades escolares de tal manera que no se continúe reproduciendo esta lógica binaria hombre-mujer, entre ellas: impartir asignaturas de género desde edades tempranas, cursos constantes al personal administrativo y académico, acciones legales para facilitar y economizar la modificación de nombres, financiamiento y/o asesoría para transformar el cuerpo —ya sea a través de hormonas o por reasignación sexual—, y una regularización en el trabajo sexual con base en las particularidades de las mujeres transgénero.

Fuente: CONACYT imagen VICE.