fbpx -
home Columnistas, Destacadas MORENA en desgaste – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

MORENA en desgaste – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

Después de dos años de gobierno, el proyecto de Andrés Manuel López Obrador denominado como la Cuarta Transformación va caminando poco a poco, con optimismo ante los tropiezos y con decisión ante lo adverso se van construyendo las ideas que enmarcan el nuevo régimen político, sin embargo, estas ideas necesariamente tienen que convivir con aquellas del antiguo régimen, coexistir por el momento en lo que lo viejo no termina de morir y lo nuevo no termina de nacer, es decir la coexistencia de las diferentes contradicciones que irán marcando lo que será la culminación de la cimentación de la 4T.

Por su parte, Andrés Manuel López Obrador ha sabido capear el temporal de dichas contradicciones, mismas que existen dentro de su propio gabinete, en donde por ejemplo teníamos por un lado a un ferviente ecologista como lo es Victor Toledo Manzur y por el otro a un Industrialista como lo es Alfonso Romo, el presidente ha sabido llevar a buen puerto esas diferencias, es decir que dichas contradicciones no han obstaculizado de gran manera la construcción del Estado de Bienestar, si acaso la renuncia prematura y en buenos términos de dos Secretarios de Estado.

Por otro lado, el Morena no ha sabido enfrentar dichas contradicciones, mismas que tienen génesis desde el gran pacto que realizaron con el presidente a la cabeza, fuerzas conservadoras y liberales depusieron sus diferencias durante el proceso del 2018 para lograr el objetivo de llevar a Andrés Manuel López Obradora a la presidencia, no obstante, ese tipo de diferencias o contradicciones han sido retomadas en el seno del Movimiento; en la lucha por la dirigencia nacional del partido, en la lucha por imponer la agenda del movimiento y últimamente en la lucha por obtener puestos legislativos como en la cámara de diputados a nivel federal.

Este tipo de contradicciones, han generado un desgaste de manera constante en el movimiento, ya que, al no imponerse una fuerza sobre la otra, resulta en el jaloneo persistente que va ensimismando al mismo a solo discutir o criticar sobre los discursos, trayectorias y pragmatismos de los diferentes personajes que componen al mismo. De esa manera, anquilosando y enlodando la actividad de un partido que debiera estar apoyando de todas las maneras posibles al presidente de la república, el Morena subsiste como en una guerra de desgaste, en el cual ningún bando gana completamente, pero las bajas van siendo cada día mayores.

Y mientras tanto dentro del Morena se sigan acusando unos a otros de traidores o advenedizos, alargando el desgaste en torno a sus contradicciones internas, el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador seguirá empujando al elefante reumático a través de los obstáculos esperando a que ahora sí, el movimiento que fundó lo apoye en la tarea para la cual fue creado: la convicción de que solo el pueblo puede salvar al pueblo y que solo el pueblo organizado puede salvar a la nación.

En ese desgaste en el que se encuentra el Morena, la prioridad debería de ser el acuerdo sobre la hegemonía, la unidad sobre la división, el debate sobre la bandería para encontrar las similitudes dentro de las diferencias y reducir sus contradicciones.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso