fbpx -
home Columnistas Michoacán en el sótano de la competitividad; Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Michoacán en el sótano de la competitividad; Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Mtro. Miguel Angel Ayala Barajas

En días pasados, fue publicado el Índice de Competitividad Estatal 2020 en México, quedando de manifiesto lo que es perceptible por todas y todos, Michoacán es un Estado incapaz de atraer inversión y talento humano que derive en el bienestar de sus habitantes. Basta con visitar otra Entidad Federativa o transitar en una carretera y al salir de Michoacán e ingresar a alguno de los Estados vecinos para percibir la bonanza y prosperidad que si impera en ellos y que por supuesto no se observa en Michoacán.

No sorprende que Michoacán no haya sido capaz de lograr al menos una de las treinta medallas que se otorgaron dentro de los 10 subíndices de los que se integra el citado Índice de Competitividad Estatal, de igual forma, tampoco sorprende que Michoacán tenga 8 sub-índices por debajo del promedio nacional y solamente 2 por encima. Lo que realmente impresiona y es una pena, es que, desde las mediciones del Índice de Competitividad en los años 2016 y 2018, sabiéndose que nuestro Estado ocupaba el lugar número 29 de 32, no se haya hecho nada por mejorar la Competitividad de Michoacán.

Es decir, desde la publicación de Índice de Competitividad Estatal hace 4 años, al menos, se omitió o se ignoró por completo la creación de una política pública local que pretendiera hacer de Michoacán un Estado atractivo a la inversión y al talento humano. En consecuencia, los resultados mostrados en el año 2020 reflejan primeramente la inacción pública local el tema, y seguidamente, el deterioro estructural de las variables que se miden dentro del Índice de Competitividad.

La gravedad de la falta de Competitividad de Michoacán reflejada en la medición del Índice en el año 2020 se observa no solamente en 8 de los subíndices que se encuentran por debajo del promedio nacional que ya fueron mencionados, sino que, en 4 de ellos, Michoacán se encuentra dentro de los últimos 5 lugares a nivel nacional, que son:

1) Sociedad Incluyente, Preparada y Sana

2) Gobierno Eficiente y Eficaz

3) Mercado de Factores Eficiente

y

4) Aprovechamiento de las Relaciones Internacionales.

En otras palabras y de acuerdo con el Índice de Competitividad Estatal 2020, Michoacán no es un Estado competitivo, entre otras cosas, porque del conjunto de las Entidades Federativas, nuestro Estado cuenta con las peores condiciones para sus habitantes en temas de inclusión, educación y salud, de igual modo, porque su Gobierno Estatal es menos eficiente y eficaz que otros gobiernos en el país, así también, debido a que el mercado de factores funciona con menor eficiencia en comparación con otros Estados, y en virtud de que, no se ha tenido la capacidad de aprovechar las relaciones con otros países, ello a pesar de tener uno de los puertos marítimos más importantes del pacífico.

Aún más, de los 97 indicadores que componen los 10 subíndices señalados, el Estado de Michoacán ocupa el penoso último lugar en 2 de ellos: 1) Información Presupuestal Estatal y, 2) Eficiencia Terminal de Educación Secundaria.

En otras palabras, el Estado de Michoacán es la Entidad en la que es más difícil acceder a información pública presupuestal y en el que, de los alumnos que ingresan a educación secundaria, egresan el menor número en comparación con todas las Entidades del país.

Finalmente, queda evidencia que el Índice de Competitividad Estatal es una magnitud que integra en su estimación, a través de 97 indicadores que componen 10 subíndices, todas las aristas que permiten a las Entidades en México atraer, retener y general inversiones y talento, que propicien mejora en las condiciones de vida de la población. Por lo tanto, es un imperativo que el Gobierno del Estado de Michoacán defina una política pública que haga suyo el Índice de Competitividad, de lo contrario el Estado de Michoacán seguirá, en mediciones próximas, en el sótano de los Estados Competitivos del país.

*El autor fue Presidente del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán de Ocampo A.C., actualmente estudia el Doctorado en Ciencias Administrativas y es consultor en temas de economía y finanzas públicas.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso