fbpx -
home Destacadas, Internacional, Mundo Raro Medias rotas por 140 euros, la última locura de Gucci

Medias rotas por 140 euros, la última locura de Gucci

Alessandro Michele director creativo de Gucci ha lanzado un par de medias, negras y llenas de carreras, por el módico precio de 140 euros y lo más sorprendente es que ha conseguido agotarlas en todas sus tallas. Una nueva victoria para el excéntrico modista que consigue, con cada temporada, crear caprichos sinsentido en el mundo del lujo.

Un precio desorbitado que aunque las firme Gucci y estén rotas a propósito ha hecho reaccionar a muchos usuarios en las redes sociales. “Gracias silla del colegio por darme un look muy Gucci” o “en carnaval todos somos diseñadores de Gucci”, son solo dos de las cientos de burlas que ha recibido la última creación de Michele.

La maison italiana describe la prenda como “Collant à effet usé noir”, en español medias negras con efecto usado. Y tan usadas que es posible que se agujereen y acaben por romperse tras el primer uso.

Lo sorprendente de este nuevo episodio de polémicas firmadas por Gucci – la semana pasada la firma puso a la venta un vestido para hombre que costaba 1.900 euros y, la anterior un peto vaquero de efecto manchado por 980 euros- es que estas medias a medio romper se han agotado en su tienda online, por lo que la estrategia del modista lamentablemente, funciona.

Incluso el programa de entrevistas La Resistencia se ha unido a la oleada de críticas en Twitter sobre la prenda y su alto coste: “Me entero ahora que nuestro sofá es Gucci también”, han publicado en la cuenta oficial de Twitter del programa.

Las redes se han quedado como siempre en la anécdota y la burla pero lo cierto es que las medias rotas de Gucci evidencian un problema asentado en el lujo desde hace años, que ya no se define por su calidad en materiales o su riqueza en creatividad, sino por haber captado a un comprador inconsciente e impulsivo que no comprende lo que lleva puesto y que simplemente lo hace porque “si es tan caro debe ser bueno, ¿no?”

Fuente: La Vanguardia