-
home Columnistas, Destacadas Más proyectos culturales, menos Malumas – La Opinión de Karla Chacer

Más proyectos culturales, menos Malumas – La Opinión de Karla Chacer



Hace unos días Maluma se presentó en la feria del estado, atrayendo a muchas personas para escucharlo interpretar sus temas que, muchos de ellos, han sido tendencia. A raíz de su visita, civiles y medios locales hicieron críticas sobre lo que costó traer al intérprete, esto llevo a que varios nos preguntáramos qué podría hacerse con los diez millones que aproximadamente costó.

            ¿Usted qué haría con diez millones? Pregunta que sin duda nos llena de posibilidades, es decir, no todos los días se puede tener esa cantidad. Bien, si me preguntan a mí, haría muchas cosas, menos traer a Maluma, denlo por hecho.

            Vale, comprendo que la sociedad necesita un rato para desconectar, salir con la familia o con los amigos, hasta lo veo necesario. Sin embargo, considerando el estado de nuestro tejido social, sería más oportuno y necesario destinar esa cantidad de dinero a cosas que a la larga podrán ayudarnos a mejorar como sociedad.

            Y no se tendría que empezar de cero, hay muchos proyectos que se están desarrollando en la ciudad, el problema es que no tienen el apoyo necesario para adquirir visibilidad. Se ha planteado a la cultura como algo que sólo pertenece a las élites que olvidamos que al final todo es cultura, por lo tanto, pertenece a todos. Sentimos que se requiere vestir de etiqueta o haberse leído centenares de libros para poder entrar a un museo, asistir a las proyecciones de una gira de documentales, tener docenas de posgrados para ir a un coloquio, congreso o café científico.

            Ya sea de manera independiente o por parte de instituciones, las charlas, talleres o programas de televisión ahí están, pero quienes los organizan (sobre todo los independientes) no tienen los recursos necesarios para al menos estar al día. Tanto se ha dejado a las Humanidades de lado que quienes las ejercen de forma profesional deben tener, mínimo, otro trabajo de medio tiempo para poder solventar sus gastos y los que el proyecto requiere. Aun así, quienes trabajan formalmente para instituciones gubernamentales no reciben los pagos a tiempo o se les suspende hasta nuevo aviso. Con todo esto, ¿cómo queremos que haya proyectos estables?

            Traer a un cantante para que interprete dos temas del momento tiene un efecto tan efímero como lo es su éxito, mejor apoyar lo que puede tejer a una sociedad con una mejor calidad de vida, eso, si se cuida, no tiene fecha de vencimiento.