-
home Columnistas, Destacadas Los que suenan para encabezar Michoacán- Al Grano

Los que suenan para encabezar Michoacán- Al Grano

“Ni son todos los que están, ni están todos los que son”

En menos de 3 años Michoacán contará con nuevo gobierno, y los nombres de algunos personajes de la política local ya comienzan a ser nombrados como los posibles candidatos en busca del Solio de Ocampo.

Pan “ni sus luces”

En Acción Nacional, los azules no pintan muy bien, o como dicen “la caballada está muy flaca”, y no es para menos de todos los que ocupan cargos desde nivel federal hasta local, no se escucha algún nombre fuerte en ser el abanderado blanquiazul, ni el propio Marko Cortés Mendoza, actual dirigente nacional se dice se ve en esa posición, ya que el PAN se encuentra desdibujado sin presentar temas trascendentes a nivel estatal ni municipal.

PRI “experiencia contra dinastía”

Por parte del Revolucionario Institucional (PRI) o para algunos “RIP”, luego de su caída en las elecciones pasadas, los nombres de Víctor Silva Tejeda, Antonio Ixtláhuac y Eduardo Orihuela Estefan son los sonados, sin embargo, deberán primero limpiar la casa, pues llevan consigo un estigma que les marcó la derrota; no solo a nivel federal, también en lo local.

Silva Tejada actual dirigente estatal del PRI, es el perfil que para algunos prístas el más apto por madurez, conocimiento, y experiencia. Para otros el camino como diputado local, federal, delegado de Sedesol en Michoacán, como su trabajo en el triunfo electoral de Del Mazo en el Estado de México, lo impulsan a ser el candidato idóneo.

No obstante, Orihuela Estefan desde su lugar como legislador local, busca estar en la jugada, cuya estrategia familiar es figurar para quedarse con candidaturas plurinominales, tal como lo ha hecho.

De Toño Ixtláhuac no hay manera. Ganó 6 de 113 municipios en las elecciones pasadas. Y el otro que aspira es Wilfrido Lázaro que más allá de las tenencias nadie lo ubica.

PRD “calladitos nos vemos más bonitos”

En el Sol Azteca, Antonio Soto Sánchez, actual dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática, puesto en el que continúa pese al anuncio de cambio de dirigencia,  sobre Toño Soto, se habla que fue el mismísimo gobernador, Silvano Aureoles, quién lo puso al frente del PRD, para mantener el control interno del partido, pues es bien sabido que Soto Sánchez y don Silvano mantienen una relación de amistad de muchos años y la propia militancia acusa al mandatario estatal de querer adueñarse del PRD.

Antonio Soto llegó a la cabeza del PRD cuando se terminó de hundir a la militancia, pues durante su dirigencia se anunció la salida de aquellos que seguían la corriente Alternativa Democrática Nacional; según los ADN´s significó la renuncia de “miles” de militantes perredistas del partido, según el dirigente, sólo han renunciado de manera formal 30 personas, entre presidentes municipales, tres diputados locales y un diputado federal, Carlos Torres Piña, líder de la corriente mencionada.

Por otra parte, Antonio García Conejo, medio hermano del gobernador de Michoacán, también indican estaría buscado su lugar para encabezar Michoacán, actual senador de la República, podría decirse que el apellido “Conejo”, le daría un impulso a la búsqueda de la gubernatura para suceder a su hermano, pero los resultados del actual gobierno michoacano y el rechazo cada vez más grande de la sociedad a Silvano, deja al actual senador en una posición de desventaja, ante otros posibles candidatos.

Toño García saltó al ojo de los medios de comunicación no por su trabajo, no por sus gestiones, ni siquiera por su familiaridad con Silvano, sino por un desnudo público, durante la discusión de la Reforma Energética en el Congreso de la Unión, ahí Toño terminó en calzones… no fue agradable para nadie, y su discurso en defensa del petróleo mexicano fue opacado por una trusa negra.

Morena “La 4ta que va en picada”

Es bien sabido que a Raúl Morón le cayó la suerte de la elección pública de la Mano con Morena, pues luego de haber participado en las votaciones por la presidencia de Morelia en el 2015, representando al PRD -y quedando en el cuarto lugar con el 13.09 penoso por ciento de los sufragios a su favor-, compitió nuevamente en el 2018, esta vez cobijado por el manto guinda milagroso de Movimiento de Regeneración Nacional.

Morón llegó a la alcaldía casi con los ojos cerrados e impulsado por el “voto ciego y aplastante” de la ciudadanía que tachó en la papeleta al partido del presidente, sin importar el candidato. Raúl Morón ahora está en un cargo que no es nada fácil, y es cuestión de tiempo que su trabajo como alcalde lo impulse a buscar el Solio de Ocampo o se hunda en el intento.

Otro de los que buscarían estar en la jugada es Víctor Báez Ceja, actual presidente municipal de Pátzcuaro con una reelección morenista, Báez Ceja es también el actual coordinador de los alcaldes morenistas y petistas en el estado. Su nombre suena como uno de los posibles candidatos a la gubernatura, y el mismo Báez lo confirmó ante los medios en febrero pasado.

A su vez, Roberto Pantoja Arzola, también ha sonado luego de que asumiera el encargo del presidente Andrés Manuel López Obrador, como una especie de “vigilante” de que los programas sociales federales lleguen y se apliquen de manera correcta a Michoacán -lo que sea que eso signifique-.

Si bien, a Pantoja no le alcanza su experiencia política, ni el “callo”, ni los puestos públicos, ni la avidez, ni nada de nada para acabar pronto, no se puede evitar mencionar a Roberto en el cargo, aunque esté prohibido por el “buen gobierno”.

¿Y los independientes?

Alfonso Martínez Alcázar, el amo y señor de los baches morelianos le echó un pestañeo al partido naranja (Movimiento Ciudadano), coqueteando con las elecciones del 2021 y teniendo encima el repudio del diputado local, Javier Paredes Andrade, personaje político que criticó a más no poder a Poncho Martínez, su administración, su campaña, sus excesos, sus obras infladas en presupuesto, etc, etc.

Martínez Alcázar duró en la alcaldía de Morelia del 2015 al 2018 y salió en medio de escándalos, cuando en campaña se reveló el posible desvío de recursos en la obra del parque lineal del Río Chiquito, con un costo de 67 mil pesos por metro cuadrado, con bancas de madera de más de 50 mil pesos cada una y con una investigación pendiente por parte de la Auditoría Superior de Michoacán.

A pesar que los Calderón no quedaron bien parados, a Cocoa (Luisa María Calderón) no le debemos perder la pista, pues puede resurgir como posible candidata para competir por tercera vez por la gubernatura del estado.