-
home Columnistas, Destacadas Los desaparecidos de los pueblos originarios en Michoacán – La Opinión de Pável Uliánov Guzmán

Los desaparecidos de los pueblos originarios en Michoacán – La Opinión de Pável Uliánov Guzmán

Los pueblos indígenas de Michoacán mantienen por lo menos 20 desaparecidos por defender sus recursos naturales, por proteger su territorio comunal, por motivos políticos o por enfrentarse al crimen organizado, hasta la fecha, ninguna autoridad ha resuelto las demandas de justicia, verdad y memoria histórica por estos crímenes de lesa humanidad.

En un contexto de represión y criminalización hacia los movimientos sociales y opositores políticos, en la Ciénaga de Zacapu, en la comunidad p’urhépecha de Tarejero entre los años de 1974 a 1976, fueron detenidos, torturados y desaparecidos por el Ejército Mexicano, la entonces Dirección Federal de Seguridad y la Brigada Blanca, 5 integrantes de la Familia Guzmán Cruz por motivos políticos, fueron detenidos y desparecidos Jesús Guzmán Jiménez; Amafer, Armando, Solón Adenauer y Venustiano Guzmán Cruz.



En el mismo entorno social, fueron detenidos y desaparecidos José Luis Flores Cruz, también de la comunidad de Tarejero y Rafael Chávez Rosas, originario de la comunidad p’urhépecha de Caltzontzin, estas 7 desapariciones constituyen las primeras desapariciones forzadas en Michoacán. En la actualidad, el caso de la Familia Guzmán Cruz fue denunciado y admitido en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, por lo que el Estado mexicano deberá de responder por estos delitos cometidos en el pasado contemporáneo.

En la Meseta P’urhépecha del año 2009 al 2011, fueron desaparecidos 5 comuneros de Cherán como consecuencia de la legítima defensa de sus bosques y recursos naturales. En febrero del 2009 fue desaparecido Tirso Madrigal Fabián, dos años después, en febrero del 2011, fueron desaparecidos Rafael García Ávila, secretario de acuerdos del Comisariado de Bienes Comunales, y los comuneros Armando Gerónimo Rafael y Jesús Hernández Macías, de igual forma, fue desaparecido Magdaleno Sharicata Servín por enfrentar a los talamontes y a miembros del crimen organizado.

A la fecha, ni los gobiernos estatales de Leonel Godoy, Fausto Vallejo, Jesús Reyna, Salvador Jara o Silvano Aureoles, así como los gobiernos federales de Felipe Calderón o Enrique Peña Nieto, han esclarecido los 18 asesinatos y 5 desapariciones que tiene la comunidad de Cherán por defender sus bosques.

En la Región Costa, en el territorio nahua de Santa María Ostula de los años 2010 al 2013, fueron desaparecidos 6 comuneros por proteger su territorio comunal y defender sus recursos naturales. Entre ellos, en febrero del 2010, fueron desaparecidos Javier Martínez Robles y Gerardo Vera Orcino, a continuación, dos meses después, en abril fueron desaparecidos Francisco de Asis Manuel, Presidente del Comisariado de Bienes Comunales y Enrique Domínguez Macías, así mismo, por enfrentar a los grupos paramilitares fue desaparecido Martin Santos Luna.

Hasta ahora, ninguna autoridad estatal o federal ha resuelto estos 6 casos de desaparición forzada, ni mucho menos han proporcionado justicia por el homicidio de 34 comuneros que han sido asesinados por defender a la comunidad de Ostula a lo largo de los últimos cuatro años.

En la Región del Lago de Pátzcuaro, en la comunidad P’urhépecha de Santa Fe de la Laguna, en agosto del 2008, fueron desaparecidos Alejandro Cortes Laguna y Juan Hernández Bautista, abogados de profesión, trabajadores del Juzgado Comunal de Uruapan, a la fecha no se sabe nada de ellos.

En síntesis, los pueblos originarios de Michoacán mantienen por lo menos 20 casos de desaparición forzada, 6 desaparecidos en Tarejero, 6 desaparecidos en Ostula, 5 desaparecidos en Cheran, 2 desaparecidos en Santa Fe de la Laguna y 1 desaparecido en Caltzontzin.  Por último, es necesario mencionar que los delitos de desaparición forzada, son crímenes de lesa humanidad imprescriptibles, es decir son delitos que no pierden vigencia y pueden ser perseguidos siempre.