fbpx -
home Salud La Universidad Autónoma de Barcelona descubre molécula que puede revertir el parkinson

La Universidad Autónoma de Barcelona descubre molécula que puede revertir el parkinson

Fotografía/ Internet

Barcelona.- Investigadores del Institut de Biotecnologia i de Biomedicina (IBB) de la Universitat Autònoma (UAB) han hallado una proteína muy pequeña, que puede inhibir el comienzo del parkinson, frenar el desarrollo del padecimiento e incluso, recuperar las neuronas dañadas.

Salvador Ventura, director de la investigación, explicó:  “La SynuClean-D, que es como hemos llamado la molécula, es muy prometedora. Hemos comprobado su funcionamiento en unos gusanos que tienen neuronas dopaminérgicas, las que se dañan en el parkinson, idénticas a las humanas, y ahora lo haremos en un modelo de ratón específico para parkinson. Nos queda mucho para llegar a un fármaco, pero es una gran esperanza de tratamiento para una enfermedad ahora incurable”.

Ventura y su equipo han tratado de identificar qué moléculas pueden actuar sobre la proteína alfa-sinucleína, que se cree, desencadena el parkinson. Su objetivo era dar con una proteína con la capacidad de evitar la agregación de la proteína que forma los cúmulos que dañan las neuronas dopaminérgicas, su proliferación y la recuperación de esas neuronas dañadas.

“Analizamos unas 14.000, porque esta proteína no tiene estructura, es como un hilo, y es muy difícil detectar una molécula que actúe sobre ella”, explica Ventura. “Hallamos 40 que inhibían la proteína desencadenante y hemos patentado cuatro que cumplen ese triple papel. Y la SynuClean-D es la que mayor potencial tiene para convertirse en lo que buscamos, un fármaco efectivo para el parkinson”, explica satisfecho el director de la investigación.

Esta investigación tuvo la ayuda de La Marató de TV3 y la siguiente etapa contará con el apoyo de Caixaimpulse, un programa de acompañamiento y financiación para la traslación de investigación. “Probaremos la molécula en ratones, gracias al modelo de ratón que proporciona la fundación Michael J. Fox, que es específico para parkinson”, aclara el científico.

Si pasan esa barrera, podrán intentarlo en monos y de ahí a humanos. “Un largo camino que requerirá mucha financiación”.

Con información de: La Vanguardia