-
home Cine, Destacadas La guerra del aguacate, una serie que retrata la realidad que vive Michoacán

La guerra del aguacate, una serie que retrata la realidad que vive Michoacán

Morelia, Michoacán.- La serie de documentales Rotten de Netflix en su segunda temporada le dedica el primero al producto del aguacate, bajo el nombre “La guerra del aguacate”, en ella se retrata los grandes problemas que enfrenta la industria en Estados Unidos, Chile y México.

De acuerdo a los datos  manejados en el documental son 5 mil millones de kilos de este producto que se consumen mundialmente al año, en México la industria de este producto también llamado “oro verde” representa 2.5 mil millones anuales.

Esta última, detalla el documental es la razón de que el aguacate esté incluso por encima de las vidas humanas, ya que ha generado un control del agua, hasta la pérdida de la libertad con secuestros de productores y de la propia vida por obtener el valor monetario del mismo.

Un ejemplo que se debe tomar en cuenta es lo sucedido en Chile en la Provincia de Petorca, donde la falta del agua es surtida por camiones debido a que ya o cuentan con el vital líquido,  gracias a los cultivos del aguacate.

En Michoacán, el crimen organizado se maneja casi como una maldición sobre la industria del  “oro verde”,  que son los máximos exportadores  de su país vecino Estados Unidos.

El municipio michoacano de Tancítaro, es retratado como uno de los principales productores, donde el estado mexicano representa  casi un tercio de todos los aguacates que se consumen en el mundo, 1. 6 millones de toneladas al año.

Rotten relata que a raíz del tratado de libre comercio (TLC) y el crecimiento de exportación, llevó a un incremento del crimen organizado  generando violencia y corrupción en el Estado mexicano,  en los 90´s “Michoacán la agricultura y el narcotráfico florecieron juntos”.

Uno de los  carteles que florecieron con la industria legal del aguacate, fue indica el documental el “cartel del golfo”, luego llegaron los “zetas”, donde se intensificó la extorsión y el secuestro. Posteriormente y luego de una guerra fallida contra el crimen organizado en 2006 los grupos criminales se fragmentaron, donde otros ocuparon el lugar de los anteriores como la “Familia Michoacana”, y “Los Caballeros Templarios”, hasta llegar a los grupos de autodefensas.