fbpx -
home Columnistas, Destacadas La Grande Paradoja de la Era Tecnológica – La Opinión de Teresa Da Cunha Lopes

La Grande Paradoja de la Era Tecnológica – La Opinión de Teresa Da Cunha Lopes

Con la omnipresencia de la informática en nuestra vida diaria, ¿deberíamos esperar ver aún más desigualdades en los próximos años?

Sería maravilloso si tuviéramos una bola de cristal para predecir el futuro. ¿Quién podría haber predicho en 1900 que la gran mayoría de los trabajadores estarían sentados detrás de las pantallas todo el día y otros caminarían con un dispositivo en la mano que les mostrara en un mapa dónde están y adónde ir?

Asimismo, es prácticamente imposible predecir qué tipo de empleos tendrá la gente en 2100. Pero de una cosa estoy seguros: la innovación y el cambio tecnológico continuarán, y las empresas seguirán invirtiendo en tecnología, ahorrando mano de obra.

En un futuro cercano, es probable que la explosión de datos en la toma de decisiones automatizada afecte el trabajo de diferentes maneras. Y eso necesariamente conduce a un cambio en el tipo de trabajos que hacemos todos los días .

Como en el pasado, esto corre el riesgo de provocar un aumento de las desigualdades. Y si, como con el advenimiento de la informática, la tecnología de datos traslada los puestos de trabajo a ciudades caras donde los salarios son más altos, estos nuevos desarrollos tecnológicos también conducirán a más desigualdades y diferencias en el futuro entre ciudades.

Diferentes ritmos para diferentes contextos . Grandes empresas versus Pymes. Ciudades versus mundo rural .

Al combinar datos detallados sobre el gasto empresarial en tecnología de la información con el tipo de trabajos que tienen los trabajadores, encontramos que las pequeñas empresas gastan mucho menos en nuevas inversiones en tecnología que las grandes ciudades. Y las diferencias son sustanciales: las empresas de las ciudades más grandes gastan casi el doble por trabajador en tecnología que las empresas de las ciudades más pequeñas.

Esto puede parecer sorprendente porque, de hecho, el costo de invertir en tecnología es el mismo en todo el país. La razón está relacionada con el costo de la mano de obra.

Los salarios son significativamente más altos en las grandes ciudades (los trabajadores tienen que ganar más para pagar el costo de vida más alto) y, como resultado, las empresas de las grandes ciudades consideran que vale la pena invertir en Tecnologías de la Información (TI) en las funciones en que se puede reducir personal. Las empresas de las grandes ciudades se están separando de más secretarias e invirtiendo en nuevas prácticas contables automatizadas, por ejemplo, porque los salarios para la misma profesión son significativamente más altos.

Así que la cuestión a colocar con urgente es : ¿Cómo las tecnologías han perturbado el mercado laboral, polarizando nuestra sociedad y aumentado ciertas desigualdades?

La(s) respuesta(s) parecen apuntar para el hecho de que vivimos una paradoja : desde 1990, las desigualdades sociales han aumentado con la llegada de la tecnología de la información, pero al mismo tiempo han producido un empoderamiento del individuo.

Por un lado , asistimos a una reducción en lo que llamamos ocupaciones cognitivas rutinarias en la economía; se trata de profesiones tales como empleados de banco, secretarias y mecanógrafos. Muchos de estos trabajos han desaparecido porque, gracias a la llegada de las tecnologías digitales, estos trabajos se pueden reemplazar y automatizar fácilmente.

Como resultado, la demanda de estos trabajos disminuye, lo que hace que los trabajadores cambien de ocupación o abandonen la fuerza laboral. Esto conduce a la polarización, ya que estos trabajos de rutina fueron remunerados en promedio, y quienes adoptan nuevas ocupaciones reciben un mejor salario porque hacen un trabajo más productivo o se encuentran en trabajos no rutinarios con salarios más bajos.

La polarización es, por tanto, un fenómeno que tiene un doble impacto. Primero, vemos que los trabajadores se mueven a diferentes tipos de trabajos debido al cambio en el tipo de ocupaciones que las empresas deben cubrir.

Por otro lado, a través del movimiento de trabajadores hacia diferentes puestos de trabajo, las fuerzas del mercado inducen un cambio en los salarios pagados a los trabajadores. La polarización del empleo conduce, por tanto, a una mayor desigualdad en los tipos de puestos de trabajo ocupados por las personas, pero sobre todo, aumenta la desigualdad salarial.