fbpx -
home Columnistas, Destacadas La Generación Esperanza –La Opinión de Miguel Pérez Pompa

La Generación Esperanza –La Opinión de Miguel Pérez Pompa

En el marco del Día Internacional de la juventud y los 31 días de la Juventud se tiene la finalidad por parte de la ONU remarcar la importancia del papel de los jóvenes dentro de los procesos de cambio y generar un espacio para generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que se enfrentan. En México, indiscutiblemente han sido los jóvenes en distintas generaciones quienes han sido parte primordial de sus procesos más importantes y aleccionadores, tales como los de democratización, de lucha ideológica, la lucha por la libertad individual y colectiva, la búsqueda por la paz y últimamente el cambio de régimen por la vía pacífica.

Aparte de los mencionados, siempre se ha intentado encontrar el hilo negro sobre la participación que tienen las diferentes Juventudes dentro de la política, a razón de la creencia acotada de que su participación se encuentra exclusivamente dentro de los partidos políticos, es decir, que la participación política de los jóvenes sucede exclusivamente en la militancia partidista, cuestión rebatible por supuesto a razón de la propia naturaleza política de cualquier persona, por ese mismo motivo se han hecho sentir iniciativas provenientes de las Juventudes para transformar ese tipo de participación política.

Dentro de esa visión, resulta natural comprender el hecho de que los jóvenes sean utilizados o manipulados exclusivamente para lograr los cometidos de los “políticos viejos”, que solamente se aprovechan de la Juventud para que ésta realice brigadas, volantee, acomode sillas, sirva cafés, cargue candidatos, haga de Call Center, como otras infinidades de acciones que a veces solo se constriñen a las campañas electorales. De esa manera, también es natural la respuesta que se han planteado algunas Juventudes partidarias para lograr obtener más participación política, dicho en otras palabras, poder ser más como los “políticos viejos”, pero con menos edad.

De esa manera, destinando cuotas juveniles para cargos de representación popular, de manera proporcional o relativa se han planteado alcanzar mayor participación política para las Juventudes, reduciendo todo a los puestos que pueden ser alcanzadas por estas, cómo si la obtención de estos fuera la finalidad y no un medio. Como comenté en las primeras líneas de esta columna, la participación política de los jóvenes siempre ha estado presente en los procesos de transformación del país y esta no ha sido exclusiva de las instituciones políticas reconocidas por la ley electoral, una de ellas qué ha transitado fuera y dentro de un partido político es la Generación Esperanza.

Te puede interesar: Gobernador de Querétaro le responde a AMLO “atacan a un gobernador de oposición bien calificado”(video)

Nombre que acuñó una generación amplísima de liderazgos juveniles en todo el país por parte de Morena como asociación civil y como partido político, misma que sucedió al menos el nombre a la de JuventudEsMorena y a Morenaje, una juventud marcada fuertemente por el desafuero a AMLO, el fraude electoral del 2006, la fallida guerra contra el narcotráfico, la compra de la Presidencia del 2012, el Pacto por México y la implementación de sus reformas estructurales, pero que a su vez casados con la idea de transformar México mediante la vía pacífica incorporaron la ética política como única manera de hacer política, entendiendo que no se puede cambiar la política con sus mismas viejas prácticas.

La generación esperanza demostró que no ocupa cuotas ni espacios para participar en la vida pública de México, lo ha hecho durante bastante tiempo, mientras se tenga clara la ética política con la que debe actuar, el relevo generacional será natural e incuestionable y entre tanto se irán oxidando los discursos de los políticos jóvenes que actúan como los más añejos del antiguo régimen.

Nota al pie: constancia de entrega de la generación esperanza fue la del compañero Jaime César Morales Gallegos, luchador social y aguerrido Tacámbarense. QEPD

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso