fbpx -
home Columnistas, Destacadas La Esperanza como Reclamo – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

La Esperanza como Reclamo – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

Dicen los entendidos en ciencia política que la forma es fondo, que la manera en que se realizan los actos políticos conllevan más los sentidos o las razones por las cuales fueron realizados, es decir que la forma solo es la manera en que se exteriorizan los deseos o las intenciones que respaldan algún proyecto político. De esa manera sorprendió a muchos la inclusión de Jesús Reyna, ex gobernador interino de Michoacán, en el marco de la firma del acuerdo por la unidad y la esperanza de Michoacán que encabezó Alfredo Ramírez Bedolla candidato a la gubernatura por el Movimiento Regeneración Nacional.

 Sorprendió en la manera en la que, dentro de los reclamos ideológicos de dos institutos políticos, tanto los morenistas como los priistas, refunfuñaron este tipo de decisiones al alertar que se trata de una contradicción ideológica, una suma que resta o solamente un reproche por parte de los priistas que fueron dejados al margen de sus procesos internos. Desde luego ambos puntos de vista son realistas y acordes a su propia realidad, es contradictorio el hecho de que en un mismo templete se puedan encontrar personas como Víctor Toledo Manzur y Jesús Reyna, por todo lo que significan.

Te puede interesar: Evaluación a gobernadores: reprueban a SAC – La Opinión de Mario Hernández 

 Sin embargo, seria quedarnos cortos en el análisis solamente estudiar la forma en que se dio la firma de este acuerdo y por qué se hacen este tipo de juntas, en primero porque el candidato del actual Gobernador Silvano Aureoles, ha acusado que Morena tiene un candidato designado por el Exgobernador Leonel Godoy Rangel y ahora por el mismo ex interino Jesús Reyna, con todo lo que significa esas pasadas administraciones pero que queda desbordada la acusación al compararla con el actual gobierno estatal. En segundo porque la firma de este acuerdo simboliza más el reclamo de la esperanza que tienen los michoacanos, sin importar su adscripción partidista, a que personajes externos a la política del estado saquen sus manos de ella, a que se elimine todo el estupor que la administración Peñista dejó en el estado, y que de una vez por todas se acabe el virreinato que en su momento designó Enrique Peña Nieto.

 Finalmente, el fondo de la campaña de Alfredo Ramírez Bedolla se ha traducido en tomar la esperanza como reclamo, un reclamo por justicia social en el estado, un reclamo porque los gobernantes no sean tratados como faraones, un reclamo por que haya entendimiento entre los niveles de gobierno, un reclamo del pueblo michoacano que no puede ser entendido ni por las dirigencias de los tres partidos que se aliaron, ni por el actual gobierno de donde se desprende su candidato.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso