-
home Columnistas, Destacadas La Cuarta Transformación – La Opinión de Raúl Ventura

La Cuarta Transformación – La Opinión de Raúl Ventura

¿Qué pasó el 1 de Julio en México? y ¿Cómo será el México 6 años después?

¿Una primavera Mexicana?, ¿llegó al poder el Bernie Sanders Mexicano?, ¿se derrotó a la Mafia del Poder?, ¿el pueblo despertó?, ¿México vivirá una cuarta transformación?

LA FIESTA:

¡Hablemos en serio!, la emoción ya pasó, la realidad es y será la misma, el timón solo cambió por un sustituto de capitán, el destino es el mismo.

En política por más sueños que tengamos en construir un México mejor, los vicios,  titiriteros, dueños de carpas son los “mismos”,  ¡ahhh!, el publico también es el “mismo”, es imposible mantenerlo con el mismo espectáculo, de vez en cuando se necesita una producción de mayor convocatoria, aunque para ello se hubiese preparado con años de anticipación y más aún con la experiencia de otra puesta en escena que en el año 2000 nos hicieron creer que la expectativa seria “el cambio”, aunque la luna de miel no supero los 12 meses. Sin embargo, el espectáculo alcanzó su cometido; “fabricar ilusiones a un pueblo que basta cambiarle el discurso y asumirá  que un futuro mejor está por venir”.

¿Por qué no renovarlo 18 años después?, ¡el publico cambia!, ¡los distractores son mayores!, ¡tienen acceso a otros espectáculos!, ¡ya son más exigentes!, 71.3 millones de Mexicanos de 6 años o más tienen acceso a internet, algo así como el 63% de la población total según los datos del INEGI, es decir hay mas usuarios de internet que “pobres”, ¡no me cuadran los números!, pero supongo que muchas personas bajo el umbral de la pobreza prefieren datos en su celular que maíz para hacer “tortillas”.

¡Hablemos en serio!, no es necesario molestarnos ni asumir que hay “perdedores” y “ganadores”, ¡mi gente!, “somos los mismos”, “con las mismas carencias de siempre” y no tan solo lo económico, me refiero a algo más preocupante, “lo intelectual”.

El pasado 1 de julio un poco más de 89 millones de mexicanos en condiciones de emitir un voto se dieron cita a confirmar lo que por décadas nos han vendido como democracia, se elegirían más de 3,400 de elección popular e indirectamente más de 17,000 funcionarios en los tres niveles de gobierno en todo México, 629 cargos para representación federal: 1) Presidente de la República Mexicana, 2) 500 Diputados y 3) 128 Senadores; 8 gubernaturas: 1) Chiapas, 2) Guanajuato, 3) Jalisco, 4) Morelos, 5) Puebla, 6) Tabasco, 7) Veracruz y 8) Yucatán; La Jefatura del gobierno de la Ciudad de México, 1,596 Presidentes Municipales, 16 Alcaldías en la Ciudad de México, 1,237 Concejales, 1,664 Sindicaturas, 12,013 Regidurías, 19, Regidores étnicos, 24 Juntas Municipales, 24 Síndicos y 96 Regidurías para dichas Juntas.

Para armar este espectáculo que es cíclico cada 6 años los recursos económicos no fueron menores, según la revista Forbes en una publicación del 11 de enero del 2018, el presupuesto para el INE (Instituto Nacional Electoral) superó el monto 34.11% más que el 2012, es decir 24,215 millones de pesos para dicho ejercicio, la razón a tan elevado presupuesto según el propio Consejero Presidente Lorenzo Córdova seria para crear y conformar las bases de condiciones de equidad y autonomía de la política frente a los interés  privados o ilegales.

Sin duda los Mexicanos volvimos a jugar el juego de la “democracia” con las reglas que el mismo sistema impone, aunque para su realización el costo lo sigue asumiendo el mismo pueblo, tan es así que 58 millones de pobres  sigue siendo la cifra más emblemática de la forma de hacer política en México, nótese son cifras oficiales, supongo que en la realidad son muchos más, por cierto con una tendencia a aumentar cada año.

Sin embargo, no sucede así con las clases privilegiadas, el 1% de la población acumula la riqueza equivalente al 95% de los mexicanos, dos terceras partes de los bienes y propiedades de la Nación se concentra en el 10% de los habitantes; ¡Vaya equidad!, ¡Viva México!, ¡Viva nuestra Democracia!.

Dicho lo anterior y aunque ya para esta fecha no genera reflexión; ¡La Fiesta fue todo un éxito!, de cerca de 90 millones de mexicanos en condiciones para emitir un voto participó el 63.4%, algo así como 56.6 millones de votantes, de esa participación 30.1 millones fueron para el candidato ganador Andrés Manuel López Obrador (53.19%), 12.6 millones para el segundo lugar Ricardo Anaya Cortes (22.27%), 9.2 millones para el tercer lugar José Antonio Meade Kuribreña (16.4%), 2.9 millones para Jaime Rodríguez Calderón (5.23%) y 31,982 a candidaturas no registradas (.056%). En pocas palabras 30 de 90 millones eligieron a su futuro Presidente, un tercera parte de todo el padrón electoral y antes de hacer alarde y triunfalismos del VOTO DE MEXICANOS EN EL EXTERIOR, lo resumiré en 94,470 votos, de ellos 76,174 fueron de los Mexicanos en EU (77.17), es decir el 0.13% de los 56.6 millones de la votación total; ¡Ah!, por cierto, existen más de 15 millones mayores de 18 años de migrantes Mexicanos en EU, que por los números no se logró impactar al 99.5% de los futuros votantes. Así que resaltar la participación e imaginar que fue influyente no deja de ser una mentira, la realidad es la misma a la elección pasada  y aunque la cantidad de votos pudo ser mayor, no deja de ser insignificante para una elección.

Ni movilizaciones, ni promocionales, ni pancartas o transmisiones en vivo de los nuevos “caudillos extranjeros de frituras” podrán ostentar que tuvieron una influencia en las elecciones pasadas, para graficar este acontecimiento basta comparar el festejo a la votación, 10 a 1 fue la diferencia, esto nos indica que mientras suena la música lo demás es un efecto dominó, sin importar la razón de festejo, luego entonces, escuchar por ahí algunos auto-protagonistas asumiendo su gran labor, sería como imaginar que los hijos de López Obrador en su edad ya adulta seguirán dependiendo de su padre que con un salario de 108,000 pesos mensuales les será más que suficiente que hasta un seguro médico privado les podría alcanzar.

NUESTRO PASADO:

Nuestro presente es el reflejo de vicios y mentiras del pasado; ¿no lo creen?, partamos de una pregunta básica para cualquier persona que asuma ser y sentirse “Mexicano” y no precisamente de aquellos momentos específicos que nos captura el nacionalismo; 15 de septiembre y 20 de noviembre, me refiero de un verdadero estado de identidad y libertad; ¿creen que alcanzamos nuestra independencia del  yugo español aquel 1810?, ¿en serio, lo creen?

Como todo niño mexicano coleccioné la mayoría de estampillas de “héroes”, tan complicado ordenarlas por cronología  y legado que no dudo que sería más fácil aprenderse los nombres, fecha de nacimiento y País de todos los jugadores del mundial de Rusia 2018.

¿Le ha servido a los Mexicanos el  referente de cientos de héroes?, ¿agregar uno más, habría diferencia?, con tantos es complejo explicar a las nuevas generaciones su “legado”, lo digo porque un niño de esta época con un océano de información disponible fácilmente puede borrar todos los cúmulos falsos que traemos arrastrando y quizá los centenares de nombres e historias inventadas se sintetizaría es una duda; ¿de qué han servido?, a una pregunta simple pero profunda, desnudaría nuestra propia ignorancia.

Pongamos un ejemplo; Miguel Hidalgo y su legado de Independencia, contestaríamos sin espacios y comas, tan fluido que no habría tiempo de pensar; ¡Hidalgo nos liberó del yugo español!, ¡Hidalgo luchó por las injusticias de los indígenas!, ¡Hidalgo, Hidalgo, Hidalgo, el Cura que murió por nosotros!, ¿en serio?; no sería más sencillo sintetizarlo; “Hidalgo y un grupo de criollos (personas nacidas en la Nueva España de padres españoles o europeos) lucharon por encontrar la inclusión al poder mismo, buscando un relevo a la concentración en manos de los Españoles Peninsulares (clase social dominante política y económicamente nacidos en la Península Ibérica), solo que para alcanzar su objetivo a mestizos e indígenas le vendieron la historia de su propia independencia y aunque no sea del todo grato, según investigaciones de los Estadounidenses Brian Hamnett, John Tutino y Eric Van Young resaltan que los otros protagonistas olvidados, si, aquellos invisibles a los nombres de un Hidalgo, Morelos, Allende, Guerrero y otros más, también fueron decisivos en esta falsa lucha, me refiero a los indígenas, sin ellos las filas insurgentes no hubiesen contando con el 60% de sus ejércitos y aunque nadie los menciona, sin ellos el objetivo de los gestores difícilmente se hubiera alcanzado, pero la masa y sus vidas le daba sentido.

EL NUEVO IMPERIO:

¡Hablemos en serio!; nunca ha existido movimiento en México que hubiese alcanzado una mayor equidad a los sectores más vulnerables, solo han sido instrumento para que otros logren sus objetivos, más de dos siglos la constante sigue siendo la misma, si, hace más de 200 años se luchó por la  “pobreza”, “desigualdad”, “opresión”, 208 años después se sigue luchando por lo mismo; “pobreza”, “desigualdad”, “opresión”, solo que en la actualidad es ilógico no agregar otros más flagelos; “corrupción”, “impunidad” y “narco-gobierno”.

Dicho lo anterior; ¿Qué respuestas daríamos a las nuevas generaciones al preguntarnos de que han servido tantos héroes?, posiblemente por comodidad contestaremos que ya no dependemos del yugo español, aunque no podremos explicar porque traemos puestos un zapatos deportivos “Nike” y no “Del ratón Miguel” o quizá coleccionamos una “cajita feliz” y no “un ábaco artesanal”, peor aún, nos impacta más la muertes que suceden en el vecino del norte que los miles de mexicanos que pierden la vida en manos del crimen organizado, ¡en fin!, solo se cambió de imperio, de independencia solo quedo en una estampilla, aunque no lo veamos, somos más estadounidenses que mexicanos, y para ilustrar un poco más, recorrer Ajijic Jalisco o decenas más de pueblos Mexicoestadounidenses que son más parecido a Libertyville Illinois que a Quiroga Michoacán, ¡ahhh!, por cierto con mucha más seguridad que los miles de pueblos del resto de nuestra Nación y es que en nuestro hermoso México  sin hablar de esclavitud la mayoría de pueblos se encuentran sometidos al “grupo delictivo en cuestión” o mejor dicho para entendernos bien; “el narco gobierno de la región”.

EL PERIODISMO MEXICANO:

Dicho lo anterior y contrarrestando  los análisis del “hombre gato” (Jenaro Villamil), del especialista en geopolítica de “tepito” (Alfredo Jalife-Rahme), del jacobino trasnochado (Paco Taibo II), de Televisa y sus veleros, de OEM y sus frituras periodísticas, del especialista en estadísticas (Ciro Gómez Leyva), de la Chava del 8 (Denise Maerker), del Correcaminos (Jorge Ramos), de lenguardo (Rubén Luengas), del cachún cachún rara (Ricardo Alemán) Og Mandina (Carmen Aristegui) o quizá El Hombres de las Primaveras (John Ackerman)  y otro cientos más, sin olvidar a las vejigas periodísticas que solo flotan repitiendo el contenido de la tropa anterior, obvio ser irresponsable de mi parte dejar de mencionar la nueva estirpe de “Adelitas y Revolucionarios Cibernéticos”.

En México el periodismo es tan parecido a la Teoría de la Radiactividad”; su difusión son como las radiaciones que tienen la propiedad y capacidad de impresionar las placas radiográficas y para el caso los grupos “demográficos”,  y es que aún siendo cuerpos opacos los hacen brillar, solo es cuestión de valoración y conveniencia, adornando su evolución y cambio de postura tan parecida a la oferta de la CUARTA TRANSFORMACION que se ofrece como la nueva estampilla de colección para un poco mas de 30 millones de Mexicanos que decidieron coleccionarla, su nombre “Andrés Manuel Salinas Clouthier” (“Salinas” por las semejanzas de los individuos que conformar su gabinete, “Clouthier” por su posturas más de derecha que de izquierda) o mejor conocido como AMLO.

Para no saturar en un solo artículo el pronóstico de los siguientes 6 años y sobre todo, no desvanecer la ilusión o expectativas que 30 millones de mexicanos  han puesto en un producto mercadotécnico que les ha hecho creer que será el Lecho “El Vengador”, si, el enemigo de malos, corruptos, delincuentes y despilfarradores del erario público, porque “El Vengador” luchará por las clases y sectores oprimidos y evitará que miles de mexicanos pretendan emigrar al vecino del norte, aunque pareciera que olvidó un solo detalle; “La Mafia del Poder”, solo se transformó y bajo una santificación se ha creado la percepción que con llevar colgado un escapulario de MORENA dejarán de ser del PRI, PAN, PRD o ENCUENTRO SOCIAL y si a lo anterior agregamos  que por las designaciones al nuevo Gabinete Presidencial, el perfil de sus integrantes pareciera más de DERECHA que de IZQUIERDA, aunque para los verdaderos AMOS la ideología o marioneta es lo de menos, mientras los festejados (pueblo) siga creyendo que el poder está en el pueblo y para el pueblo y más aún si se aplica la técnica de Joseph Goebbels; “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

Esta historia continuará……..

Te invito a que leer el capitulo PRONOSTICO SIN RESERVA

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso