-
home Destacadas, Reportajes JLCM en la zozobra por posible desaparición y la reducción de obras y recursos en el gobierno de Silvano Aureoles

JLCM en la zozobra por posible desaparición y la reducción de obras y recursos en el gobierno de Silvano Aureoles

Morelia, Michoacán.- La Junta Local de Caminos de Michoacán se mantiene en la incertidumbre y el descontento, por la reducción significativa de obras y recursos económicos para laborar, así como la posible adhesión a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP), tres situaciones que se han dado en el gobierno actual de Silvano Aureoles Conejo.

La JLCM es un Organismo Público Descentralizado, creada en 1933 la cual cuenta con 85 años de experiencia, así como 212 equipos ligeros y pesados ejercidos en actividades referentes a la construcción, conservación y reconstrucción de carreteras.



Desde hace varios años, la Junta ha visto obstaculizado en su desempeño, pues año con año las obras de reconstrucción y mantenimiento de los caminos michoacanos disminuye en su cantidad, por lo tanto también se reduce la inversión económica para ésta actividad, sin embargo en el mandato de Silvano Aureoles, los números se han reducido notoriamente, además de un anuncio dado por el secretario de gobierno, Pascual Sigala Páez, sobre la posibilidad de convertir a la JLCM en una dirección de la SCOP, a pesar de que cuenta con personalidad jurídica y patrimonios propios, es decir, no depende directamente del gobierno del Estado.

Reducciones significativas desde la llegada de SAC

Carlos Alberto Medina Macías, secretario de organización del Sindicato de Trabajadores de la Junta de Caminos, reveló en una entrevista exclusiva que los tres años que lleva el mandado de Silvano Aureoles, han sido los más críticos.

En un análisis de los últimos diez años de trabajo de la Junta, se supo que en el 2008 el monto ejercido fue de 2 mil 430 millones 659 mil 669 pesos con 75 centavos, que fueron destinados a 89 caminos atendidos y 49 estudios y proyectos realizados.

El número anterior fue bajando constantemente, pero fue en la entrada de Aureoles Conejo al poder, cuando los proyectos para la Junta fueron disminuyendo considerablemente hasta llegar casi a la nulidad; en el 2016 el presupuesto otorgado por el Ejecutivo fue de 372 millones, 10 mil 348 pesos, un recurso mayor al año anterior, sin embargo el número de obras bajó. Para el 2017 el recurso fue de 182 millones, 485 mil 522 pesos, es decir, el año pasado la Junta recibió menos de la mitad que había recibido un año antes; Lo mismo ocurrió con las obras, pues en el 2016 en total fueron 63 y en el 2017 tan sólo se les dio mantenimiento a 10.

Para éste año el Poder Ejecutivo entregó 182 millones, 102 mil 913 pesos, ejecutados en 24 mantenimientos de caminos y ningún proyecto.

“Los últimos tres años se ha disminuido mucho el presupuesto que se nos venía dando, antes de él –Silvano Aureoles- nos daban 600 0 500 millones de pesos para ejercer en ese año. En éste año nos autorizaron 182, ni de chiste alcanza para darle mantenimiento a toda la red carretera estatal”, mencionó el secretario.

Son alrededor de 5 mil 300 kilómetros los que conforman la red carretera michoacana, de los cuales 2 mil 300 son de jurisdicción de la JLCM.

Para el ejercicio fiscal del 2019, la Junta de Caminos presentó a la Secretaría de Finanzas y Administración, un ante proyecto del Programa Operativo Anual con un monto total de 282 millones 149 mil 461 pesos que corresponden 130 millones 469 mil 461 al gasto corriente (46 por ciento del recurso) y 151 millones 680 mil a la inversión en obras (54 por ciento del recurso), que serían utilizados para el mantenimiento y conservación de 15 carreteras (136.3 kilómetros), la respuesta de la SFA fue una propuesta reducida de 115 millones de pesos.

No hay competencia con la SCOP

Los representantes de la Junta de Caminos negaron que exista una competencia o desacuerdos con la Secretaría de Obras Públicas, pues se han realizado proyectos en coordinación tanto con la SCOP, como con empresarios.

Medina Macías especificó que la diferencia entre ambos organismos son los años de experiencia e infraestructura, pues la Secretaría no cuenta con el personal necesario, ni el equipo, ni la estructura suficiente para realizar todas las labores que realiza la Junta, por ejemplo, la SCOP no tiene un laboratorio que verifique la calidad de los materiales, por lo que al realizar mantenimiento o proyectos de caminos, debe contratar una supervisión externa, en resumen, según el entrevistado, la SCOP “sale más cara”.

Mientras que la JLCM tiene las posibilidades de licitar obras a través de administración directa –a cargo de la subdirección de Conservación- y por contrato –a cargo de la subdirección de Construcción-, la Secretaría de Obras sólo puede hacerlo por contrato.

La Junta cuenta con un personal de 350 personas: 260 de campo, 40 administrativos y 50 de oficinas, además de 212 equipos ligeros y maquinaria pesada, y 82 camionetas, así como, con un laboratorio central equipado.

Incertidumbre por posible abolición de la Junta

En días pasados, el Secretario de Gobierno de Michoacán, Pascual Sigala Páez anunció que la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, absorbería a la Junta Local de Caminos, para pasar de un organismo descentralizado a una simple dirección.

Carlos Medina informó que no ha habido acercamiento con ninguna autoridad para dialogar sobre el tema y que incluso, más que sólo adherir a la Junta, existe la intención de suprimirla por completo, lo cual dijo sería un error, pues reiteró que la SCOP no cuenta con las condiciones para darle mantenimiento a la red, incluso detalló que la propia Secretaría no tiene las herramientas legales para hacerlo, tales como lo son La Ley de Caminos y Puentes, la Ley de Obras Públicas, la primera especifica que la Junta está a cargo de la conservación de los caminos michoacanos.

Por su parte,  Alexander Alzate, Secretario de Actas y Acuerdos del Sindicato de Trabajadores, detalló que está en proceso un planteamiento por parte del Ejecutivo hacia el Congreso, para reformar la Ley de Caminos y Puentes, que únicamente considera el gasto corriente, dejando de lado el importe ejecución, lo cual los integrantes consideran como una señal para una abolición del organismo.

“El no asignar un recurso para mantener esos caminos o para construir caminos nuevos, nos indica la desaparición de la Junta, por eso estamos con esa incertidumbre de qué nos pasará, porque una liquidación estaría afectando alrededor de 400 familias que tendrían que buscar una nueva fuente de trabajo”.

¿Cómo afecta la disminución de trabajo de la JLCM?

Mariana Romero Díaz, integrante de la Comisión de Vigilancia y sus compañeros consideraron como un estancamiento económico la disminución de trabajo a la que ha sido obligada la Junta Local, ya que el tránsito vehicular es considerable en Michoacán.

“Tener las carreteras en malas condiciones significa decrecer económicamente”, mencionó Carlos Medina

“A través de los caminos se mueve la mercancía de los productores del campo, si el camino está en mal estado, su fruta o su producto se golpea más en el transcurso del viaje, por lo que las empacadoras no se los paga como debe de ser, todo ese producto que se va quedando y que no pasa los estándares de calidad se ve mermado tanto en el impacto económico de la región como en todo el estado”, agregó Romero Díaz.

Según los entrevistados las carreteras de Michoacán han sido descuidado por el gobierno del Estado, por lo que hicieron un llamado a las autoridades que se tome en cuenta a las necesidades de la gente y las opiniones de la Junta, ya que dijeron que en muchas ocasiones por cuestiones políticas y de interés se licitan caminos que no son necesarios y que no llevan a ningún lado, que no tienen ninguna justificación para su construcción.

Tener caminos en mal estado, dijeron tiene una repercusión social para todos los michoacanos.