-
home Columnistas Jara: Gobernador por casualidad; ineficiente por convicción

Jara: Gobernador por casualidad; ineficiente por convicción



Quién es Daniel Moncada

“Ya, ya quiero volver a la normalidad, el problema es dónde correr, es una lata, porque no es fácil salir y en Casa de Gobierno, donde hay un circuito pero muy chiquito, entonces me aburro ¿no?, pero ni modo…” Salvador Jara en entrevista

 

Morelia, Michoacán a 01 de Septiembre de 2015.- El día de hoy el gobernador substituto Salvador Jara Guerrero rindió ante el Congreso del Estado su primer y último informe de labores. El informe de gobierno que en esencia constituye un acto republicano y de cercanía con la ciudadanía, la partidocracia lo ha convertido en un acto de vanidad para la élite política. Eventos para el absurdo y el engaño, solo actos mediáticos.

Gobernar no es declarar, es hacer y que lo ciudadanos sientan esas acciones. Y en términos reales, este ha sido un gobierno fallido. En materia de seguridad, cifras del propio Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan que en el 2014 se registraron 16 asaltos bancarios, mientras que en lo que va de 2015 suman 23, y lo más grave, es que en delitos de alto impacto, Michoacán se ubica entre los cinco estados con mayores índices. En materia financiera, la deuda de corto plazo se incrementó en 5 mil 200 millones de pesos, sin que los michoacanos veamos obra, inversión e infraestructura. En materia económica, cifras del propio Coneval de hace unos días revelaron que la pobreza durante el periodo de Jara aumentó en 150 mil nuevos pobres. En contraparte, el gobernador substituto en menos de un año ha realizado 7 viajes al extranjero sin resultados visibles de dichos viajes y, en días recientes, ha sido severamente cuestionable que su secretario particular tenga un salario de 104 mil pesos mensuales en un estado con 3 millones de pobres.

La última y nos vamos: Por si pensábamos que el informe de gobierno fue la última gran ocurrencia del Titular del Poder Ejecutivo, lamento decir que Salvador Jara antes de terminar su encargo, tiene la brillante idea de que los michoacanos paguemos otro reemplacamiento, esto sería una medida recaudatoria injusta y desproporcionada, si consideramos que antes era una medida sexenal, con ello, los michoacanos en menos de 12 años acumularíamos 4 reemplacamientos.

Si éste o el gobierno entrante quieren tener más ingresos que se aprieten el cinturón, es una inmoralidad volverle a cargar la mano a los michoacanos. Además, el reemplacamiento en estos términos no se traduce en ningún beneficio directo para los contribuyentes.

Ojalá que Salvador Jara en los días restantes rectifique el sendero sin sacrificar la economía de las familias michoacanas, ojalá que el Gobernador Substituto entienda que es un excelente matemático, pero un pésimo gobernante y se aleje

de manera permanente de la vida pública de la entidad y del país, para que al igual que él, nuestro estado ya regrese a la normalidad.