fbpx -
home Mundo Raro El jacuzzi de la desesperanza, un extraño lago en el Golfo de México donde nada sobrevive

El jacuzzi de la desesperanza, un extraño lago en el Golfo de México donde nada sobrevive

Por Redacción Monitor Expresso

Estados Unidos, 02 de noviembre de 2016.- En 2014 fue descubierto un lago en las aguas del Golfo de México que fue apodado con el nombre de ‘el jacuzzi de la desesperanza’ debido a sus propiedades mortíferas para los organismos vivos.

Este lago presenta niveles de sal y con altas concentraciones de metano, mismo que fue descubierto en 2014 en el fondo del Golfo de México, cerca de las costas de Nueva Orleans en Estados Unidos.

A este lago se le conoce también como “el jacuzzi de la desesperanza”, esta piscina circular carente de oxígeno se encuentra a unos 1.000 metros por debajo de la superficie del golfo, según describe Seeker. Debido a sus características, cualquier criatura viva que entra en ella pierde la vida, principalmente cangrejos, anfípodos o peces.

El profesor de biología de la Universidad del Temple de Filadelfia, un año después examino el lago a profundidad e hizo descubrimientos muy interesantes.

La piscina tiene unos 30 metros en circunferencia y 3,7 metros de profundidad, y sus aguas son cuatro o cinco veces más saladas que el agua de mar que la rodea. Según explica Seeker, su elevada densidad hace que permanezcan en el fondo, formando un caldero subacuático que contiene concentraciones tóxicas de metano y sulfuro de hidrógeno que no se mezclan con el agua de mar circundante.

El profesor dijo “Fue una de las cosas más asombrosas que he visto en mi vida”, “Tú bajas al fondo del océano y ves un lago o un río que fluye. Te sientes como si no estuvieras en este mundo”.

El equipo del profesor descubrió en el ‘lago’ bacterias, gusanos de tubo y gambas que estan adaptadas y que son los únicos organismos que pueden sobrevivir en ese ambiente hostil. Cordes argumenta que estos organismos podrían parecerse a las formas de vida de otros planetas del sistema  solar o de exoplanetas. “Mucha gente estudia estos hábitats extremos en la Tierra como modelos de lo que podríamos descubrir cuando vayamos a otros planetas”, afirmó.

Fuente: RT