-
home Columnistas ¡Hoy pido disculpas, me equivoque!- La opinión de Raúl Ventura

¡Hoy pido disculpas, me equivoque!- La opinión de Raúl Ventura

Por: Raúl Ventura Ortiz

¡Hoy me arrepiento!; yo que tanto he criticado al hoy Presidente de México, lo he tachado desde un farsante hasta un simulacro de luchador social, de un ambicioso y acomplejado “gato” del PRIISMO que fue exiliado en 1988 cuando Salinas de Gortari descartó su proyecto, a pesar que hasta ese momento mantuvo su apoyo en su campaña presidencial y no apoyó a quién en teoría representaba la izquierda de ese momento (aunque de izquierda Temoc no tenía nada), pues los intereses del desconocido trabajador del Instituto Nacional de Consumidor solo buscaba escalar en la estirpe política y su cuna sin discusión fue el PRI (Partido Revolucionario Institucional) y en ella quería crecer y convertirse en otro más de los políticos ya conocidos.

Sin embargo, mi ataque más directo al ilustre Presidente de los Mexicanos ha sido su perfil de un vulgar traidor que con tal de llegar al poder fue capaz de desplazar el hijo del Tata Cárdenas, quien en su momento por vía del hasta hace poco honorable ex gobernador de Morelos “Graco Ramírez” logró rescatarlo del desprecio de Salinas de Gortari, aunque años después de su rescate para evitar el contrapeso del ilustre líder moral (Cuauhtémoc Cárdenas) también le arrebató el liderazgo de su creación ideológica llamada PRD (Partido de la Revolución Democrática) y el 2014 logró casi desaparecer, dando vida a lo que hoy conocemos como la creación divina llamada MORENA.

¡Que equivocado estaba!; este hombre es más que un farsante, parásito, traidor, ignorante e inepto político, López Obrador a partir del festejo de su primer año como gobierno me dejó ver que es la encarnación del nivel más alto que jamás soñaron los gobiernos pos-revolucionarios para controlar el mayor porcentaje de la población.

Logró reunir en un mismo espacio al estilo Porfirio Díaz; pueblo, empresarios, prensa, líderes sindicales, pastores religiosos y hasta el crimen organizado y en una sola voz interpretaron todos en un tono el nuevo himno de los Mexicanos; “es un honor estar con Obrador”, ¡fue sorprendente!, sin embargo, no único porque varios gobernantes buscaron intentarlo.

¿Por qué es diferente el hoy emblemático Presidente a los demás?; López Obrador siempre estará por encima de Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón, Peña Nieto y cualquier otro mandatario en fechas previas. Mientras los otros tontos buscaron mantener un base electoral en sus primeros 3 años, nuestra “Cabecita de Algodón” en 12 meses les demostró cómo se hace de manera efectiva, destinó miles de millones de pesos a los diferentes “programas sociales”, mucho más recursos que sus predecesores, López Obrador sabe por experiencia propia como ex Priista y como ex Perredista que el centro para sostener el poder reside en la canalización de recursos a todos los sectores, a pesar de saber que desde haces décadas han sido implementados y ninguno de ellos ha alcanzado sus objetivos; ¡ni disminuye la pobreza!, ¡ni evita la inserción al crimen organizado!, ¡ni mucho menos establecen un mecanismo para que las familias mejoren sus condiciones económicas!, sólo siguen siendo lo que han sido siempre; “instrumento y vinculo directo para sostener cualquier gobierno por muy mediocre que sea”, nadie se atrevería a dejar de recibir apoyos monetarios directos por una postura ideológica” y más si mantiene la supervisión de los “siervos de la nación”, que lista en mano verifican su entrega y comportamiento y si a eso agregamos la presencia de 32 “superdelegados” que coordinan cualquier ayuda que llegue del prócer de Macuspana y así evitar que intermediarios (“gobernadores”) se lleven cualquier reconocimiento a dicha regalía.

Por el uso desmedido de “programas sociales” y su focalización a los sectores que más que vulnerables son presa fácil para seguir sosteniendo cualquier locura, incluyendo la tonta idea de instalar en México una dizque CUARTA TRANSFORMACIÓN; dicho lo anterior la percepción de imaginar que la llegada al poder el 1 de diciembre del 2018 de un individuo que vendría a cambiar un sistema político instalado desde décadas atrás es la más burda de las mentiras, el hoy mandatario solo extendió lo que todos han hecho y lo hizo de manera más efectiva sin desconectar el mensaje estrella que cautiva a muchos mexicanos; “por encima de todo, primero los pobres” y bajo la pirámide que cualquier programa social que llegue a un Mexicano solo vendrá con la entrega directa del poder ejecutivo y eso vale la pena resaltar, López Obrador no solo es un vil y cobarde farsante, es uno de los operadores más efectivos del sistema putrefacto mexicano y todo por su gran experiencia adquirida que le ha llevado a dar origen al “aborto político” que habrá de sacudir a los mexicanos y con el tiempo sabrán que nunca podremos olvidar, su nombre MORENA y su efecto; “seguir dividiendo a la sociedad”, porque en el dividir esta el vencer.

En México desde las últimas décadas el “crimen organizado” ha jugado un papel protagónico en la vida de todos los Mexicanos y cada día lo hacemos más familiar; ¡no ha existido gobierno alguno en ninguno de sus niveles (Municipal, Estatal o Federal) que no hubiese estado vinculado a los grupos delincuenciales!, es decir desde la comunidades más apartadas hasta la grandes urbanizaciones los mexicanos están sometidos a un gobierno paralelo, si, el gobierno que imponen los grandes “carteles de las drogas” y su poder territorial.

Desde los 80’s ninguno gobierno ha estado exento de su vinculación delincuencial y aunque ha sido creciente en épocas recientes, LA POLÍTICA Y DELINCUENCIA es difícil de separar, Salinas de Gortari siempre lo supo, Ernesto Zedillo lo ignoró, Vicente Fox se hizo el ingenuo, Felipe Calderón tomó partido, Enrique Peña Nieto jugó al mártir y negoció algunas detenciones para justificar su combate al crimen organizado, dejando que se extendieron nuevas ramificaciones delincuenciales, pero hoy, sí, a partir del arribo del nuevo gobierno esto superó la expectativas más básicas, ¡ya no hay combate!, ¡ya no hay partido!, ¡ya no hay negociación!, ahora todo se resolverá con “abrazos y no balazos”, el mexicano debe asumir en su psique que hablar de corrupción y carteles de las drogas solo existirá una arma letal; “FUCHI, GUACALA” y por arte de magia desaparecerán esos vicios y hábitos de cualquier delincuente y de no hacerlo bastará acusarlos con padres o abuelos y así enderezar sus caminos.

Por ello me disculpo; ¡que equivocado estaba!, yo que pensaba que López Obrador es un simple y vulgar farsante, hoy asumo mi equivocación; López Obrador es más que eso y si algo debo resaltar del hoy Presidente de México es su capacidad de imitar y mejorar, es decir, es la copia intacta de lo que fue Evo Morales en Bolivia y su protección a los narcotraficantes con el pretexto de la extensión del cultivo de la “coca” para su consumo tradicional. Ambos con discursos convincente lograron que en la psique colectiva aceptaran dicha decisión, solo que Evo Morales años después ha dejado al descubierto que no fue otra cosa Bolivia que la bodega más grande para almacenar y comercializar “La Cocaína” en Sudamérica, con clientes tan distinguidos como los Carteles Mexicanos y ese ejercicio y experiencia el “Prócer de Macuspana” sabe que dio efectividad; legalizar el crimen organizado con un mensaje de hermandad; ¡quien demonios te puede criticar. Luego entonces lo que fue Bolivia para las grandes mafias sabrán que a partir del 1 de diciembre del 2018 si existe el paraíso para delinquir se llama “México”, y es que en esta tierra no importa el nivel de delincuente que seas, si eres blanco de persecución bastará que hagas un ejercicio mediático de negociación e intimides a una población y luego entonces alcances tu liberación.

Para cerrar esta columna de opinión no puedo dejar de hacer mención al acto celebrado este pasado 1 de diciembre en el zócalo, ver a esos miles de mexicanos felices, felices y emocionados imaginando que serían testigos de un hecho histórico, me sorprendió y mas que sentir alegría me generó una gran preocupación, los hábitos del convocante fueron los mismos hábitos de los convocados, “acarreos”, “acarreados” y dignos de la ración emblemática de los políticos mexicanos; aunque para el caso citado la bebida que ocupa las primeras licitaciones ha sido Pascual Boing y su diversidad de productos en sus diversos sabores; naranja, uva, durazno, fresa, guayaba, etc., Dicho lo anterior, me duele aceptarlo; ¡que equivocado estaba!, yo que creía que López Obrador no era otra cosa que “un vil y vulgar farsante”, hoy acepto que me equivoqué, López Obrador está por encima de sus predecesores, el mártir de Macuspana ha sabido tejar con mayor efectividad las redes clientelares que con programas sociales y “siervos de la nación” ha conectado con efectividad, por lo que podrás encontrarte en un mitin a mexicanos desde los lugares más apartados hasta habitante de la capital y eso se llama efectividad, López Obrador es la reencarnación de lo que un día pretendió lograr Porfirio Díaz y quisieron imitar todos los aprendiz de político, pero con López Obrador la memoria del dictador Díaz estará más que satisfecha y claro que lo estará, si logró permanecer en el poder por más de 31 años en la época que existía más valentía (1887-1880 y 1884-1911), como no mantenerse en la época actual donde existen más “propagandistas”, que con la nuevas tecnologías ha sabido con certeza “monetizar” la ignorancia de los nuevos revolucionarios o mejor conocidos como “amlovers”.

En pocas palabras en México se está tejiendo y se seguirá construyendo lo que por siglos ha sido un sueño alcanzar y al estilo Joan Manuel Serrat en su canción “FIESTA”, nos deja ver el proyecto de nación que se ha planteado el hoy “El Ratón de Macuspana”; “Gloria a Dios en las alturas, recogieron las basuras de sus calles, ayer oscuras y hoy sembradas de bombillas”, en la noche de San Juan como comparten su pan, su mujer y su gabán, gentes de mil raleas.

Es decir, con pequeños cambios ajustado a México sería; “Gloria al Peje en las alturas, recogieron las basuras de los Partidos Políticos adversarios, ayer delincuentes y oscuros políticos, hoy han sembrado de esperanza a los miles de ingenuos que con celular en mano siente que se dan la mano”, en el Zócalo de la capital como comparten su alegría, impunidad y corrupción y sentados a un lado de su santificador han dejado de llamarse la icónica mafia del poder, sin perder un solo privilegios y aunque los nuevos revolucionarios sientan que no hay diferencia alguna, el mártir de Macuspana colocó una valla entre el pueblo raso y los hoy hermanos de lucha (empresarios, políticos y delincuentes), pero; ¿Quién podría notarlo?, ¡nadie!, todos estaban extasiados, vivían la misma emoción, ¡todos somos México!”.

Sin embargo, al igual que la enigmática canción interpretada por Joan Manuel Serrat, el final siempre será el mismo, aunque por un momento todos sintieron la igualdad; “Hoy el noble y el villano, el prohombre y el gusano bailan y se dan la mano sin importarles la facha, juntos los encuentra el sol a la sombra de un farol empapados en alcohol y abrazando a una muchacha”, pero, ¿Qué pasa cuando termina la locura colectiva y vuelves a la realidad?: “Se despertó el bien y el mal, la pobre al portal, la rica al rosal y el avaro a la divisas”.

Lo mismo pasa y seguirá pasando en México sin importar el grado de adoctrinamiento al que predispuesto asumes aceptar, para los Mexicanos este sería el párrafo con arreglos personales de nuestra realidad; DESPUÉS DE VERBENA POPULAR DEL PASADO 1 DE DICIEMBRE: “Vuelve el rico a sus riquezas, vuelve el pobre a sus pobrezas, vuelve el narco a sus proezas, la iglesia a sus limosnas y Aristegui a su astrología”, ¡se acabó!, el sol nos dice que llegó el final, que Donald Trump seguirá siendo el terror del Ratón de Macuspana y que si transformó la guardia nacional como agentes de migración, porque no imaginar que con el aviso de etiquetar carteles como terrorista, Donald Trump tendrá de manera legalizada el salvoconducto para hacer de México lo que siempre ha sido de manera extraoficial, “EL BASURERO DE ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA”, así lo permitió Benito Juárez, así lo evidenció Francisco I Madero, porque no seguir la herencia y dejar que el RATÓN DE MACUSPANA haga lo mismo, ¡total!, con otra verbena popular quién se resistirá a las palabras del Jim Jones Mexicano, que bastará un abrazo, un saludo para imaginar que todos serán santificados y no lo duden que al igual que el fundador del Templo del Pueblo (Pastor Evangélico Jim Jones) que llevó a 918 personas a suicidarse, en México algunos 4 millones estarán dispuestos hacerlo, no digo los 30 millones que votaron por él, porque aunque la mayoría “aman vivir sin trabajar”, y aunque defenderán a morir (metafóricamente) al hoy proveedor de programas sociales, tampoco son tan tontos para morir por un RATÓN DE MACUSPANA que por momento se sienta la viva reencarnación del “Benemérito de los Parásitos”.