-
home Internacional Habitantes de Serengeti son expulsados de sus tierras para que turistas millonarios puedan cazar

Habitantes de Serengeti son expulsados de sus tierras para que turistas millonarios puedan cazar

Fotografía/Ben Curtis

Tanzania.- Esta es una noticia diga de clasificar como algo insólito y es que los habitantes del Serengeti en el norte de Tanzania, el cual por cierto es famoso en todo el mundo por su riqueza en vida silvestre, están a punto de perder las tierras que compartían con sus ancestros debido a que en los últimos años los turistas y cazadores se han apropiado de lugar.

En un informe publicado la semana pasada “Perdiendo el Serengeti, la tierra de los Masai que durará para siempre”, el Instituto de Oakland demuestra el triste y alarmante conflicto generado por la competencia en torno al uso de esta vasta llanura.

Este grupo de expertos de California, después de tres años de investigaciones en el área de Loliondo en el noreste del Serengeti, concluyen que en los últimos años cientos de hogares han sido quemados y decenas de miles de personas expulsadas dSerengetie las tierras que ya ocupaban sus ancestros. Esta devastadora situación en que se encuentra el pueblo Masai en Tanzania es debido al turismo de lujo y a las cacerías para los adinerados jeques de Medio Oriente.

Lo más triste de esta situación es que estas medidas son llevadas a cabo en nombre de la conservación, explica el informe. Aunque de conservación tiene poco porqué, además de expulsar a las comunidades indígenas de la región, se permite a los extranjeros ricos observar o cazar leones, cebras, ñus, jirafas y otros animales salvajes.

En el informe aparece correspondencia inédita, documentos oficiales, testimonios judiciales y testimonios en primera persona que ponen en tela de juicio las prácticas y critica el impacto de dos empresas: Tanzania Conservation Ltd (TCL) operado por Thomson Safaris con sede en los Estados Unidos y Otterlo Business Corporation (OBC) situada en los Emiratos Árabes Unidos y que usa 150,000 hectáreas para la caza en la región.

Fuente: La Vanguardia