fbpx -
home Educación, Michoacán, Morelia Frente califica como injusta actitud de rector de la UMSNH con sus trabajadores

Frente califica como injusta actitud de rector de la UMSNH con sus trabajadores

Michoacán.- El Frente en Defensa de la Universidad Pública denunció como injusta e inmoral la gestión del rector de la UMSNH, Raúl Cárdenas Navarro al frente de la universidad.

En una misiva manifestaron su solidaridad con los trabajadores afectados del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad Michoacana y con su demanda de pago inmediato, general y completo a todos los trabajadores.

En su documento redactaron:

El pasado viernes 3 de abril nuevamente la Universidad Michoacana incumplió con sus trabajadores administrativos y de intendencia afiliados al Sindicato Único de Empleados de la Universidad Michoacana, a quienes desde el pasado diciembre adeuda los salarios, el aguinaldo y las demás prestaciones relacionadas con el fin de año. En un escrito signado unos días antes por el tesorero de la universidad, Rodrigo Gómez Monge, la institución se había comprometido a liquidar a los empleados pertenecientes a ese sindicato los adeudos que de más de tres meses atrás se tienen con ellos, una vez que han firmado aceptar el pernicioso régimen de jubilación propuesto por el rector Raúl Cárdenas Navarro.

    Repetidamente a lo largo de más de un año las autoridades de la universidad han incumplido sus compromisos con la comunidad universitaria, han demostrado su mala fe y recurrido constantemente a la manipulación para avanzar en su proyecto de derrota al sindicalismo universitario. Aviesamente han retenido a los trabajadores los salarios y prestaciones devengados; han aplicado criterios discriminatorios para fortalecer al sindicato blanco Stumich (Sindicato de Trabajadores de la Universidad Michoacana), a cuyos miembros se han hecho pagos que se escamotean a los del SUEUM; han manipulado los tiempos para manosear y desviar los recursos del pago salarial a quién sabe qué otros propósitos; han mentido reiteradamente a los trabajadores y a la comunidad universitaria acerca de los subsidios recibidos; han condicionado esos pagos a la modificación del derecho a la jubilación.

    En el caso del SPUM, esa modificación se sustenta en los supuestos acuerdos del XXXVII Congreso General Ordinario, que nunca fue estatutariamente instalado ni tiene por tanto validez, y en una consulta a las asambleas seccionales cuyos resultados fueron manipulados por los dirigentes sindicales y el rector, pues sólo el 12 por ciento de los sindicados aceptó incondicionalmente la propuesta emanada de la Rectoría. Posiblemente también mediante cohechos a los dirigentes que han traicionado a los sindicados. En el caso del SUEUM, la aceptación de la reforma jubilatoria ha derivado del chantaje de retener los sueldos y de alentar sin pudor las autoridades la afiliación de los empleados al sindicato dócil a las posiciones patronales.

    La reforma a jubilaciones la ha obtenido Cárdenas Navarro por medios ilícitos e inmorales, inaceptables para los universitarios. No parará la denuncia ni la resistencia de los trabajadores nicolaitas contra esa ilegítima reforma.

    Ahora, el pasado 31 de marzo el subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública ha difundido a la comunidad de la Universidad Michoacana un comunicado en el que implícitamente se deslinda del manejo que el gobierno de Michoacán y el rector de la UMSNH han hecho de los recursos extraordinarios entregados por el gobierno federal, y aclara que el 31 de diciembre de 2019 fueron entregados 275 millones de pesos para cubrir los salarios y prestaciones de fin de año. Con ello deja ver, sin mencionarlo expresamente, que es el gobierno de Silvano Aureoles Conejo el que incumplió el compromiso de entregar una cantidad igual a la universidad. Es una aclaración tardía la del Subsecretario, que implica también una confesión de complicidad del gobierno federal durante tres meses con el turbio manejo que la Rectoría y el gobernador han realizado en este periodo de los fondos salariales, escamoteándolos y condicionándolos a los trabajadores para lograr la reforma jubilatoria y trasladar la titularidad del contrato colectivo de los administrativos al sindicato charro Stumich, lo que no ha logrado ni logrará.