fbpx -
home Columnistas, Destacadas Formando una oposición – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

Formando una oposición – La Opinión de Miguel Pérez Pompa

En distintas entregas de esta columna, se ha realizado una caracterización de la oposición política en México, cómo ha actuado, cuáles son sus intenciones, como se conforma y sobre todo sus efímeros intentos para aglutinar alguna fuerza organizada ante el nuevo régimen de la Cuarta Transformación. Este fin de semana no fue la excepción a los ya bastantes capítulos de derrota que se han estado escribiendo en los libros del como formar la oposición en México, una marcha efectista, porque daba el efecto de haber sido muy concurrida, sigue siendo la muestra del cómo no se debe formar a la oposición.

Primordialmente no es su culpa, nunca han sido oposición verdadera a los gobiernos emanados tanto del PRI como del PAN, la concertacesión era una palabra que se repetía en sus diccionarios, pero que ahora no encuentra ningún sentido en el régimen democrático exigido en las urnas en el 2018. A tumbos y saltos han querido formar una oposición, de la nada quieren generar un ánimo de encono en la mayoría social que respalda al gobierno de la Cuarta Transformación y ganar de alguna manera importancia en la agenda política.

Te puede interesar: El bloque norteño- La Opinión de Miguel Pérez Pompa

Sus intentos hasta ahora, han sido como los mostrados en la campaña de hace ya dos años, primero trataron de vulgarizar el apellido de Andrés Manuel López Obrador, llamándolo lopitos o solamente López con la única intención de remarcar una separación clasista de los que tenían ese apellido o cualquier otro, como si tratar a una persona únicamente por su apellido lo denostará, así como llaman a sus choferes, por ejemplo. En la misma línea de pensamiento anterior, siguen montándose al falaz argumento por el cual dicen que el Presidente de la Republica es su empleado, ya que pagando impuestos se paga su trabajo, como si solo fuera eso, un trabajo, cuando va más allá de eso, siendo una representación legitima de los reclamos e intereses de la sociedad en general; igual el argumento puede estar basado en la realidad, cuando como elite decidían y encumbraban a su empleado a conveniencia para ocupar la silla del águila.

Como olvidar también aquella separación que se hacía con base a los simpatizantes o militantes tanto de AMLO como de la Oposición, los primeros, obviamente deberían de ser personas de tez morena, sin estudios, sin recursos, unos muertos de hambre que solamente buscan cumplir su sed de venganza, ¿cuál?, mientras los segundos seguramente deberían de ser personas de tez clara, con estudios elevados en instituciones privadas como extranjeras, sin necesidades, la crema de la crema, como los que creyeron hacerse sentir este fin de semana en una desalmada marcha en automóviles.

De igual manera la entelequia sobre los que se creen dueños de la opinión pública, los medios de comunicación y la mentira como ritual de golpeteo para minar la credibilidad de AMLO. Ese golpeteo que no solo se ha sufrido durante su gobierno, sino en las elecciones anteriores, así como en su jefatura de gobierno, solamente demuestra sus efectos a corto plazo como la reiteración de las noticias falsas, al principio se creen, después nada más cansan.

Finalmente, cambiando el nombre un día sí y el otro también de sus “movimientos”, “frentes”, “agrupaciones” y “partidos” sin cambiar de fondo a sus personajes de siempre, mismos personajes que fueron juzgados en las elecciones de 2018, sin cambiar sus ideas de lo que se confirmó como indeseable, sin hacer proposiciones, es como se quiere formar la oposición.