fbpx -
home Destacadas, Michoacán, Reportajes, Seguridad Éstas son las colonias más peligrosas de Morelia, Zitácuaro, Apatzingán y Uruapan

Éstas son las colonias más peligrosas de Morelia, Zitácuaro, Apatzingán y Uruapan

Naomi Carmona

Morelia, Michoacán.- Un estudio realizado por la Secretaría de Igualdad Sustantiva y Desarrollo de las Mujeres (Seimujer), en conjunto con la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (CONAVIM), revelaron las colonias más peligrosas en los municipios de Morelia, Zitácuaro, Uruapan y Apatzingán.

La información proporcionada por la titular de Seimujer, Nuria Gabriela Hernández Abarca, valora –dependiendo del municipio evaluado-, diferentes categorías de impacto del estado que guarda el espacio público.

Apatzingán


En el caso de Apatzingán, menciona que las áreas analizadas son consideradas como peligrosas en un 25 por ciento, con el mismo porcentaje de pobreza, y 16.7 de desolación.

En las colonias Emiliano Zapata y El Duende las calles son de terracería, sin banquetas, son zonas aisladas, y con numerosos lotes baldíos. Mientras que las colonias Pradera y Lázaro Cárdenas, a pesar de que sí están pavimentadas, en sus calles existen baches y hoyos hechos a propósito, calles anchas y largas que dificultan su tránsito, y falta de iluminación, lo que propicia riesgo.

Según datos proporcionados por la organización “Semáforo Delictivo”, el municipio tierracalenteño cerró el 2019 con 59 homicidios dolosos, bajando su estadística en un 13 por ciento en comparación con el 2018.

Uruapan

Las colonias analizadas cuentan con un porcentaje del 25 por ciento de inseguridad, 25 por ciento de población marginal y 8.3 residencial, comercial, o pobre. En éste municipio, la colonia La Magdalena es considerada de alto riesgo al tener espacios de congregación como escuelas e iglesias en calles angostas y de poca movilidad; hay calles cerradas y otras que terminan en esquinas, también hay banquetas en mal estado e iluminación incontinua.

En la 28 de Octubre se detectaron calles intransitables, irregularidades del terreno y lotes baldíos. Aquí es importante señalar que si una persona se encuentra en peligro, no podría ser ubicada, vista o escuchada por la iluminación intermitente y las largas distancias entre las casas.

Los grafitis en la colonia Rubén Jaramillo son un indicador de dinámicas criminales y pandillas en espacios locales. Sus calles no cuentan con salidas y el pavimento está en malas condiciones. Existen centros comunitarios descuidados. Mientras que en la Movimiento Antorchista existen múltiples espacios en obra negra, paradas de autobuses en zonas peligrosas y oscuras, cerca de maquiladoras y terrenos baldíos.

Uruapan cerró el año pasado con una alarmante cifra de 242 asesinatos, siendo el segundo municipio más violento de Michoacán, por debajo de Morelia. En enero del año en curso el número aumentó en un 92 por ciento con 23 homicidios.

Morelia

En cuanto a la capital michoacana, el estudio de Seimujer considera que las cuatro colonias más inseguras son aisladas, conurbadas, desoladas, grandes, hacinadas, inseguras, marginales, en la periferia, pobres y riesgosas.

El fraccionamiento Villas del Pedregal es una zona de alto riesgo para quienes habitan en él, al tener terrenos baldíos que colindan con zonas habitacionales sin iluminación continua, calles en mal estado con baches, persisten las áreas despobladas pese al flujo de personas. Mientras que en San Juanito Itzícuaro, existen calles prolongadas y sus banquetas están destruidas. Las barrancas son constantes y hay una larga distancia para salir a las vías principales.

Se conoce como una colonia de muy alto riesgo la de El Durazno; en ella se notan barrancos, calles sin pavimentar, poca o nula iluminación. Los grafitis demuestran prácticas de delincuencia; éstas características coinciden con las de la colonia Emiliano Zapata.

La capital michoacana se colocó en el primer lugar de los municipios más violentos durante el 2019, pues en doce meses se registraron 269 asesinatos, siendo el mes de septiembre el más sangriento con 36 muertos.

Durante enero de éste año, se registraron 26 homicidios, incrementando su número en un 189 por ciento, comparado con el 2019 y un aumento del 63 por ciento con respecto a la media nacional.

Zitácuaro

El cuarto municipio analizado por Seimujer fue Zitácuaro; en las zonas estudiadas se observó un alto porcentaje de riesgo al ser desoladas, inseguras, marginales, pobres, rurales y sobrepobladas. En la colonia Pueblo Nuevo el peligro radica en sus calles empinadas, angostas y rodeadas de construcciones en obra negra, así como la distancia hacia las calles principales, además, el alumbrado público no es funcional.

La colonia Paracaidistas de la Central, es un espacio de nuevo asentamiento, por lo que no cuenta aún con iluminación ni pavimentación, lo que dificulta el tránsito seguro. También resalta la existencia de bares, cantinas y espacios de prostitución.

Por su parte en La Joya Sector Independencia y La Joya Sector San Isidro, en la primera las vialidades son muy empinadas, con banquetas altas que dificulta la movilidad de las personas que se encuentren en una situación de riesgo. En la segunda las calles están cercanas a un río con barrancas prolongadas, cuenta con zonas llanas sin construcciones y oscuras. En ambas colonias hay calles empedradas o sin pavimentar, así como poco alumbrado público.

De los municipios mencionados anteriormente, Zitácuaro es donde menos homicidios se registraron durante el 2019, con un número de 18, según datos de Semáforo Delictivo.

Michoacán cerró sus cifras de homicidios con 2 mil 625 víctimas: 184 en enero, 205 en febrero, 194 en marzo, 177 en abril, 204 en mayo, 228 en junio, 185 en julio, 219 en agosto, 248 en septiembre, 246 en octubre, 249 en noviembre y 286 en diciembre, según información pública del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.