fbpx -
home Destacadas, Salud Espera UMSNH aprobación de Cofepris para crear respiradores artificiales

Espera UMSNH aprobación de Cofepris para crear respiradores artificiales

Morelia, Michoacán.- El encarecimiento de insumos y equipos médicos durante la presente pandemia es una realidad que ha limitado la correcta atención a pacientes, reconocieron directivos e investigadores nicolaítas.

Durante el acto de entrega de un respirador artificial mecánico creado por la UMSNH al IMSS, se destaca que su costo de producción es de 100 mil pesos, mientras que los respiradores que ha adquirido el Gobierno de México sobrepasan los 352 mil pesos.

La Casa de Hidalgo está a la espera de que la Cofepris otorgue su autorización para la construcción de más equipos.

Durante la presentación del mismo, el rector Raúl Cárdenas Navarro comentó que una vez avalado por la Cofepris podrán realizarse hasta 50 equipos en un tiempo inmediato.

En su oportunidad el director del Instituto Físico-Matemático,

Alfredo Raya Montaño comentó que este proyecto representa un esfuerzo de la UMSNH para vincularse con empresas de la iniciativa privada. Agradeció a todos y cada uno de los investigadores que entregaron sus conocimientos y trabajo para la realización del respirador.

Mientras que el jefe del Departamento de Enfermedad Respiratoria del IMSS, Víctor Manríquez habló sobre los orígenes de la respiración mecánica.

Te puede interesar:

El también investigador nicolaíta con 30 años de experiencia en terapia respiratoria, comentó la necesidad de usar viejas tecnologías para atender el Covid-19, hacer crecer desde las universidades el uso de los equipos de ventilación mecánica ya que actualmente tienen un costo de hasta un millón de pesos y antes de la pandemia era menos de 300 mil pesos, por lo que se requiere de mayor accesibilidad a la tecnología del país.

El subsecretario de Salud, Carlos Ramos Esquivel, reconoció el trabajo de los nicolaítas pero también hizo énfasis en las acciones de la sociedad para frenar los contagios ante las dificultades de los hospitales de atender la pandemia.

La delegada del IMSS, María Luisa Rodea Pimentel, reconoció que hay el reto de atender cirugías pendientes que se dejaron por la pandemia y “se tienen que atender, el sistema no estaba preparado”.

Además de que destacó que se han encarecido los insumos, “ningún dinero ha sido suficiente, por lo que se reconoce el valor del trabajo de los universitarios y también se pone a disposición el equipo de investigación del IMSS”.

Finalmente, Cárdena Navarro también destacó acciones como la creación del modelo matemático, predictivo del Covid-19, la producción de 3 mil litros de gel antibacterial, la elaboración de caretas, el programa de atención psicológica, en la realización de pruebas rápidas del Covid-19 y un modelo de vacuna tipo mosaico, entre otros que encaminan a la Universidad Michoacana, aseguró, hacia la excelencia.

El respirador artificial desarrollado por la UMSNH consiste en un ambu-bag o bolsa de resucitación, accionada por un carro desplazable movido por una leva sujeta a un motor de uso automotriz de alta confiabilidad. El motor se controla mediante un sofisticado sistema electrónico que proporciona diferentes modos de operación que funcionan en el rango de frecuencias respiratorias atendidas clínicamente con una alta confiabilidad y precisión.

El control del dispositivo es intuitivo y de fácil manejo; cumple con los estándares requeridos para su uso, que no necesariamente se limita a personas afectadas por Covid-19.

Como medidas de seguridad, el sistema cuenta con un filtro HEPA de alta eficiencia (filtra bacterias y virus hasta en un 99.97%), que también tiene la función de intercambiar calor y humedad con el paciente, así como con una válvula PEEP que previene el colapso de los pulmones, manteniendo una presión positiva al final de la espiración.

El ventilador ha superado de manera efectiva las pruebas preliminares con pulmones artificiales de diferentes niveles de resistencia, así como con seres vivos, manteniendo valores de saturación de oxígeno en la sangre entre 97% y 100%.