-
home Columnistas, Destacadas Es tiempo de fiestas y aguinaldo – Opinión de René Marín

Es tiempo de fiestas y aguinaldo – Opinión de René Marín

Rene marin datos

El mes de diciembre es acompañado de múltiples festejos en las familias mexicanas, no me refiero solo a las posadas, ni al tan esperado maratón Guadalupe-Reyes, que ya es parte de nuestra cultura, en realidad estoy hablando de una prestación con la que cuenta la mayoría de los trabajadores y que se recibe en este mes, estoy hablando del aguinaldo.

Esta prestación viene en forma monetaria y se tiene que entregar al trabajador a mas tardar el 20 de diciembre, la ley indica que debe ser de por lo menos 15 días del salario, lo anterior de acuerdo al articulo 87 de la ley Federal de Trabajo.

Esta prestación debe ser recibida el día antes indicado por todos los trabajadores de nuestro país, si dejar a uno solo fuera, no importa si se es de base, de confianza (o de desconfianza como comúnmente se les llama por parte de los patrones a los trabajadores con una contratación como la anterior), sindicalizado o de planta, con contrato temporal o eventual, cuando la ley dice que a todos es que a todos.

Sin embargo se sabe que en nuestro México la ley no es para todos y si tu patrón decide trasgredir el mandato y no te paga tu aguinaldo o lo recibes incompleto se puede acudir a la autoridades de la Procuraduría Federal de la defensa del Trabajo (Profedet).

Si bien ya determinamos que el aguinaldo es un ingreso extraordinario y si se es de los 29.3 millones de trabajadores que recibirán su aguinaldo este fin de año, me permitiré realizar algunas recomendaciones sobre la forma en que puedes gastar el tan preciado aguinaldo.

Primero: las emociones navideñas contagian a la mayoría de las personas en esta época de fiestas, pero no se debe dejar que esto afecte al bolsillo de forma extraordinaria, por lo cual es importante que se destine una parte del  aguinaldo a saldar todas aquellas deudas adquiridas durante el año, tarjetas de crédito, créditos personales y hasta pagos a los familiares.

Segundo: igual de importante es ahorrar una parte del aguinaldo para afrontar los primeros meses de año o la famosa cuesta de enero, y es que, el aguinaldo no es una oportunidad para gastar, al contrario debe ser un instrumento para meter en cintura a las finanzas personales.

Tercero: una vez que cumpliste con los puntos anteriores puedes darte un gustito, ya sean zapatos, ropa o vacacionar en el lugar que mas te guste y por supuesto no olvides dejar un guardadito para la cena de navidad.