-
home Columnistas, Destacadas Error de la Cancillería – La Opinión de Héctor Marín Rebollo

Error de la Cancillería – La Opinión de Héctor Marín Rebollo

El 15 de mayo pasado la prensa dio a conocer una nota de la Cancillería mexicana en la que el gobierno de México expone una serie de sinrazones y equivocaciones lamentables respecto de la doctrina y la posición de México y sus relaciones exteriores con respecto de Venezuela.

Un grupo de alzados han participado en actividades delictivas de todo tipo, inclusive sirviendo de lacayos e instrumentos terroristas de Washington, desde Guaidó hasta otros como Franco Manuel Casella  Lovaton, diputado a quien, por participar en el intento fallido de golpe de Estado, se le despojó de su fuero parlamentario.



Pues bien, el gobierno de México le dio protección y respaldo a ese delincuente en su embajada en Caracas. ¿Cómo procedería el gobierno yanqui contra implicados en un intento de golpe contra su gobierno?

El Artículo 89 de la Constitución de México ordena que los siguientes son los  principios normativos de la política exterior mexicana, que no están para ser interpretados, sino aplicados por el gobierno y por la Cancillería: “la autodeterminación de los pueblos; la no intervención; la solución pacífica de controversias; la proscripción de la amenaza o el uso de la fuerza en las relaciones internacionales; la igualdad jurídica de los Estados; la cooperación internacional para  el  desarrollo  y  la  lucha por la paz y la seguridad internacionales”.

Lo anterior en ninguna parte habla de neutralidad como nos lo quiere hacer creer la Cancillería. Neutralidad sería cobardía.

Lo que la Cancillería debiera entender es que el más interesado en destituir a Nicolás Maduro es el gobierno de Donald Trump. Que el Presidente Maduro fue electo el 20 de mayo de 2018. Que con la participación de seis candidatos Nicolás Maduro obtuvo 6.248.864 votos; es decir, el 67.84%, y Henri Falcón, el segundo lugar, obtuvo 1.927.958, el 20.93%.

Los demás candidatos ni figuraron. La derecha venezolana amaestrada y dirigida desde Washington no quiso  participar. Ese es su problema. Y ahora no acepta la decisión soberana y mayoritaria del pueblo de Venezuela.

Argumentar que con esa medida de proteger los derechos humanos, México está defendiendo a un delincuente que ha realizado actos delictivos contra la seguridad del Estado y del gobierno legítimos, pareciera tener en el fondo el deseo de congraciarse con Donald Trump y las fuerzas de la derecha yanqui con vistas a la elección federal en México de 2024. Así de claro. No somos ingenuos para no entender.

Profesor de educación primaria, Licenciado y Maestro en Pedagogía, diplomado en la Escuela Karl Liebknetch de Potsdam, Alemania. Realizó estudios de Derecho en la UNAM. Estudió la Maestría en la Universidad Hispano-Mexicana.