fbpx -
home Columnistas, Destacadas Entre “odio y amor” despiden a Alfonso Martínez sindicatos – La Opinión de El Barista Expresso

Entre “odio y amor” despiden a Alfonso Martínez sindicatos – La Opinión de El Barista Expresso

Del amor al odio 

Tras el cambio de gobierno municipal en Morelia, los sindicatos más representativos de de la administración municipal despidieron al alcalde independiente, Alfonso Martínez Alcázar entre abucheos , gritos y abrazos, mientras para el Sindicato Demócrata de Empleados Municipales de Morelia (SIDEMM) todo fue miel sobre hojuelas para el Sindicato de Empleados Municipales, Administrativos y Conexos de Morelia (SEMACM) fue el fin de una administración fallida.

Y es que la la lucha sindical al interior del Ayuntamiento de Morelia, fue marcada por grandes diferencias, entre los líderes sindicales Ernesto Santamaría Reyes del Sidemm y Jorge Molina Bazán del Semacm quienes desde el inicio llevaron el conflicto a toma de oficinas hasta llegar a las agresiones entre trabajadores, mientras que el gobierno se mantenía inmóvil, viendo y esperando al más servil.

No será extraño que sigamos viendo varias caras conocidas de la administración de Alfonso Martínez, ahora como sindicalizados del Sidemm, como pago de su contribución al sindicato, pues según el líder del Semacm Molina Bazán se otorgaron 500 plazas de forma exprés.

La casita con alberca

Fue que poco a poco Santamaría Reyes comenzó a mostrar el apoyo incondicional al mandatario municipal en turno, hasta llegar en una relación más allá de los muros de la presidencia municipal. Tanto que el beneficio no se hizo esperar, tal como fue denunciado por medio de las redes sociales el presunto enriquecimiento ilícito del líder del Sidemm quien habría adquirido una casa residencial en uno de los complejos más exclusivos de Morelia (Altozano) que ni ahorrando su salario como empleado que lleva en la administración habría podido comprar.

La adquisición que tendría un costo de casi 7 millones de pesos fue negada por presunto propietario y incluso señaló con demandar a quienes estaban haciendo una campaña en su contra, pues se trataba de actores políticos que buscaban dañar su imagen. Misma que ahora parece en publicaciones llamando “amigo” al ex panista Martínez Alcázar que dicen buscará seguir vigente en la política buscando la gubernatura de Michoacán.

La despedida con mariachis 

Si bien, el sindicato que representa Jorge Molina Bazán no es sinónimo de buenos manejos, tampoco lo es todo lo que denunció en contra del ayuntamiento y es que el líder del Semacm le salió “el tiro por la culata” cuando su apoyo gremial lo llevó a la candidata del PRI, Daniela de los Santos en las pasadas elecciones, luego de una relación fallida con la administración de Alfonso Martínez, por lo que se dedicó a sacarle los trapitos al sol a una desgastada imagen gubernamental que prefirió salir por la puerta de atrás que dar la cara  los morelianos con resultados.

La despedida con mariachis en Palacio Municipal con la canción “rata de dos patas” de la famosa Paquita La Del Barrio hasta cierto punto, lleva grados de complicidad en gremios que se han dedicado a beneficiarse mutuamente con el gobernante en turno,  Bazán es un viejo lobo de mar que ha sabido costearse una vida de lujos gracias a los empleados.

Muera el Rey viva el Rey

Ya se despidió a Alfonso Martínez, murió el rey y ahora llega Morón un presidente que su vida política de los últimos años la hizo lejos del pueblo, tan lejos tan lejos que no contaba con el equipo necesario para cubrir los puestos de gobierno, ahora el reto será hacerle frente a los grandes problemas de una ciudad que requiere resultados más allá de los discursos o de fotos con ex madatarios. Por lo pronto veremos por su experiencia como sindicalizado cómo le hace frente a los conflictos internos, esperemos no sea en otorgar más privilegios a líderes que como vemos gozan de grandes privilegios.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso