fbpx -
home Destacadas, México, Michoacán En Michoacán uno de cada diez contagiados de coronavirus fallece, informa gobernador

En Michoacán uno de cada diez contagiados de coronavirus fallece, informa gobernador

Morelia, Michoacán.- El último corte en las cifras de Covid-19, indican que hasta el momento han fallecido en Michoacán 279 personas a causa del virus SARS-CoV-19 y otras 3 mil 500 se han contagiado, número que ha aumentado considerablemente desde que se inició la etapa de reactivación, informó el gobernador, Silvano Aureoles Conejo, toda vez que manifestó que, en la entidad 1 de cada 10 personas contagiadas muere.

Desde el 01 de junio que inició la denominada “nueva convivencia” para la reapertura gradual de las actividades económicas y sociales, “mucha gente no se contuvo y las medidas de prevención se relajaron, en consecuencia en las últimas dos semanas la movilidad se incrementó en un 75 por ciento”, mencionó el mandatario estatal a través de un mensaje en redes sociales.

Asimismo, dijo que en los últimos 13 días las cifras llegaron a los mil 300 casos positivos nuevos, es decir, cada día se contagiaron 100 personas, mientras que particularmente en el municipio de Lázaro Cárdenas, durante las dos semanas de la “nueva convivencia”, se registraron la misma cantidad de muertes que en los dos primeros meses de la pandemia.

“Si la gente de Lázaro Cárdenas, de nuestro emblemático puerto no asume la responsabilidad de continuar cumpliendo las medidas preventivas, no se podrá evitar que más gente siga muriendo”, advirtió el gobernador.

Te puede interesar: Secuestran a general de la SEDENA en Tepexco, Puebla

También dijo que en Apatzingán fueron cerrados 21 negocios por no acatar las medidas sanitarias y de prevención; se evitó la realización de partidos de fútbol, fiestas y jaripeos, y los municipios de Hidalgo, La Huecana y Pátzcuaro, pasaron de bandera verde a amarilla que indica un riesgo sanitario alto.

Por último, Aureoles Conejo reiteró el llamado a la sociedad a tomarse el tema del coronavirus con seriedad:

“Tomamos la decisión de asumir el riesgo de iniciar una reapertura gradual, responsable de todas las actividades económicas y sociales, siendo sensible a las necesidades de la gente. Entiendo que las medidas de aislamiento generan un impacto negativo en la economía familiar y que provocan hartazgo y enfado social, y sabiendo que esta actividad llegó para quedarse y que teníamos que continuar con nuestras actividades, pero conscientes de que si no respetamos las medidas sanitarias se disparan los contagios. Hagamos cada quien la parte que nos toca. No hay esfuerzos de los gobiernos que pueda hacerle frente al virus si las ciudadanas y los ciudadanos no ponen de su parte”.