fbpx -
home Internacional En un fin de semana padres pierden a tres de sus diez hijos en Utah

En un fin de semana padres pierden a tres de sus diez hijos en Utah

Salt Lake City, Utah.- Trágica historia la de una pareja que pierde a tres de sus diez hijos en un fin de semana. Los esposos  Lester y Celeste sufrieron durante 12 años al ver a sus tres hijos padeciendo la enfermedad de Batten, un trastorno mortal y hereditario que afecta al sistema nervioso.

Todo comenzó en el 2005, cuándo tres de sus hijos comenzaron a manifestar problemas en la vista, lo que los orilló a visitar al médico, con gran tristeza recibieron el diagnóstico de que sus pequeños padecían la enfermedad de Batten y que morirían, está era  una sentencia de muerte sin posibilidad de apelación, dónde en ninguna parte del mundo se les podría salvar.

Cabe mencionar, que esta enfermedad de Batten trae al principio problemas en la vista, convulsiones y más tarde presentarían trastornos motrices. La pareja comenzó a investigar cómo serían los días, semanas, meses y años por delante y se encontraron con que sus hijos, perderían la capacidad de moverse,  sus recuerdos se borrarían, sus temperamentos variarían de la furia a las lágrimas, no podrían correr, caminar o saltar e  incluso se les dificultaría  la habilidad de tragar.

Por si fuera poco, en el momento de enterarse de fatal diagnóstico también llegó a ellos la noticia de que venía en camino un nuevo miembro a la familia, quién desgraciadamente tendría la misma enfermedad.

En un momento determinado, Celeste y Lester tomaron la decisión más difícil de sus vidas al decidir qué harían con sus pequeños y  decidieron que no someterían a Christopher a una alimentación por tubo, ya su frágil cuerpo exigía.

Fue en la mañana del viernes 14 de julio se sentaron alrededor de Elizabeth, quién ya no era alimentada mecánicamente, al igual que sus hermanos y ese mismo día murió, al día siguiente fue el turno de James y el domingo falleció Christopher. Ahora solo esperan el día terrible en que también perderán de la misma manera al pequeño Samuel.

Fuente: infobae