fbpx -
home Columnistas, Destacadas En busca de culpables: cae el PIB en México – La Opinión Mtro. Miguel Angel Ayala Barajas

En busca de culpables: cae el PIB en México – La Opinión Mtro. Miguel Angel Ayala Barajas

Escuchar que México está en crisis económica no es un tema nuevo. Las cifras publicadas por el INEGI respecto al comportamiento del segundo trimestre de 2020 de la economía mexicana confirman lo que todas y todos de alguna manera estamos observado o viviendo; la novedad, tal vez, radica en lo “fuerte” o “profundo” que fue la crisis en los meses de abril, mayo y junio del presente año, ya que las cifras señalan que la economía del país cayó 18.9% en relación con el mismo trimestre del año pasado, disminuyó en 17.3% en relación con el primer trimestre de 2020 y decreció 10.5% en términos semestrales en relación con el mismo semestre del año pasado.

Sin embargo, como en muchos de los temas de interés común en el país en semanas recientes, las cifras publicadas buscaron politizarse. Se observa, la obstinación de un sector de la población que pretende culpar de los valores señalados al Gobierno Federal, para de ello derivar que todos los programas, obras y políticas implementadas por dicho nivel de Gobierno son erróneas y conducen al cataclismo, como si definir una crisis económica o el valor trimestral del Producto Interno Bruto se construyera en una oficina Gubernamental. Tristemente, parece que muchas personales realizan una “apuesta” para que al país le vaya mal, buscar los culpables y a partir de ahí señalar la necesidad de que determinado grupo o partido político retorne a posiciones de representación ciudadana o de gobierno.

Creo que atender socialmente las necesidades colectivas, no pasa por buscar culpables, en todo caso debe considerar una explicación de la situación para a partir de ello construir, entre todos, un mejor Estado o país. Por lo tanto, a nivel de explicación es importante señalar que los valores negativos del PIB trimestral tienen determinantes internos y externos, que me permito describir de manera enunciativa, mas no limitativa.

Los determinantes externos: ampliando el nivel de análisis y se tiene alcance a las expectativas económicas para el cierre de 2020 de algunos países alrededor de mundo, se podrá verificar que casi la totalidad de países esperan valores negativos. Potencias económicas como E.U. y la Zona Euro, por mencionar algunos, esperan valores de -6.1% y -9.1% respectivamente. Simplemente ayer, diarios internacionales reportaron una caída para el segundo trimestre de 2020, de -32.9% para E.U. y de -10.1% para Alemania. No podría ser diferente, el “Gran Encierro” disminuyo la oferta y demanda de bienes y servicios a nivel mundial, impactando a todos los países incluido México. Si se trata de buscar culpables, el culpable es el mundo y su virus que provoco el cierre de actividades económicas.

Te puede interesar: T-MEC, Michoacán y sus expectativas; Opinión de Miguel Angel Ayala Barajas

Los determinantes internos: si, para aquellos obstinados en que al gobierno y al país les vaya mal y que argumentan que la economía ya presentaba signos preocupantes antes de la pandemia, no se puede negar que la actividad económica se había desacelerado, tienen razón. En lo que no tienen razón, es en señalar que es responsabilidad de una persona o un gobierno, las cifras trimestrales muestran que la desaceleración de la economía mexicana inicio en el tercer trimestre de 2018, ya que el ultimo pico fue en el segundo trimestre de ese año con un crecimiento de 3.3%, para el tercer trimestre de ese mismo año presentó un valor de 2.8%, inferior al observado en el trimestre anterior; después, en el cuarto trimestre de 2018, presento un valor de 1.3%, que es inferior a los dos trimestres previos y así, fue disminuyendo hasta alcanzar los valores negativos que todos conocemos en la actualidad.

Si se quiere buscar un culpable interno y se insiste en que sea un Gobierno, se tendría que decir que el anterior Gobierno Federal entregó una economía desacelerada, que alcanzó una crisis en el actual Gobierno. Por tanto, la culpa sería de ambos Gobiernos, pero insisto, las crisis económicas no las crean los Gobiernos.

Más allá de cifras, el mundo o la situación interna, alejados de tecnicismos y explicaciones, ha sido común escuchar o saber de las pérdidas que sufrieron los negocios en los meses pasados, conocer de mujeres y hombres que están en busca de empleo porque en semanas previas perdieron el que tenían, percibir como amigos o conocidos han hecho uso de sus ahorros o han echado mano de sus bienes para obtener los dineros que les permita cubrir sus necesidades más básicas; ello, entre otras muchas cosas más, son los signos de la crisis económica y a todas y todos nos queda claro, porque de alguna forma la estamos viviendo.

Ha sido evidente, como la suspensión de las actividades escolares, la disminución de las funciones gubernamentales y el cierre de muchos negocios como medidas preventivas para romper la cadena de contagio del coronavirus, han propiciado y acrecentado las perdidas empresariales, profundizaron el desempleo existente y disminuyeron los ya mermados ingresos de las personas y familias. Y más aún, como a nivel mundial con la implementación de medidas similares de distanciamiento social, se generaron repercusiones en México para las empresas exportadoras de bienes y receptoras de turismo.

Finamente, cada familia, cada empresa y cada Gobierno en su nivel, sabe de qué tamaño ha sido el impacto de la crisis económica que padecemos y más allá del valor de los números, los obstinados o los culpables, hacen su mejor esfuerzo por sobrellevarla.

*El autor fue Presidente del Colegio de Economistas del Estado de Michoacán de Ocampo A.C., actualmente es profesor a nivel superior y se desempeña como consultor en temas de economía y finanzas públicas.