fbpx -
home Columnistas, Deportes El Protagonismo de Lorenzo – la Opinión de Miguel Pérez Pompa

El Protagonismo de Lorenzo – la Opinión de Miguel Pérez Pompa

La reciente defensoría de oficio hacia el Presidente del Instituto Nacional Electoral, Lorenzo Córdova Vianello, por parte de los representantes de los antiquísimos partidos del viejo régimen, así como su asistencia a las reuniones plenarias de los legisladores del PAN y de lo que queda del PRD, lo ha mostrado como el protagónico número uno de la defensa de la democracia y de las instituciones, al menos para los anteriormente citados debido al desgaste prematuro que sufrieron sus principales representantes en lo que va el sexenio de Andrés Manuel López Obrador.

De esta manera, por un lado, los representantes de dichos partidos convencen al presidente del INE, en que es el único portavoz legitimado para hablar sobre la democracia y el riesgo de perderla en nuestro país, tentándolo de alguna manera a creerse dentro de las hasta el momento listas larguísimas de los presidenciables dentro de la oposición, dejándolo a su suerte en el desgaste político que ellos ya no pueden sostener a razón de la falta de algún referente con peso moral suficiente para poder confrontar el Gobierno de la Cuarta Transformación en la Federación y en las Entidades.

Por el momento no existe diferencia si Lorenzo va a las plenarias del PRD o del PAN, tampoco es la primera vez que en la vía de los hechos se acuerpan para defender sus propios intereses, ahora estos intereses lo empujan hacia buscar mayor protagonismo como en su momento lo hizo Ricardo Anaya para poder confrontar en un piso parejo al partido del López-Obradorismo, incluso cuando dicho desgaste lo deje prematuramente en el camino de buscar alguna candidatura o representación cuando su tiempo como Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral acabe. Ciertamente dicho protagonismo no vulnera en ningún momento a los referentes del PRD o del PAN, en caso de que existan, ya que los va alejando del agotamiento político que sufrieron en los primeros tres años del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, para poder reinventarse después con una propuesta que no busque la “confrontación” manejándose de manera más “neutral” o cercana al “centro” que tanto “pide” la sociedad.

Por lo mientras, Lorenzo es empujado dócilmente hacia al protagonismo, este lo eleva y lo hace sentir más cercano a sus ideales que extrañamente comparte con el PAN o con el PRD indistintamente, estos le ofrecen una plataforma aparte a la del Consejo del INE para que pueda confrontarse y pueda lucirse en contra de la aparente demagogia de la Cuarta Transformación, el protagonismo lo lanza contra sansón a las patadas para después poderlo descartar llegado su momento.

Desde hace mucho, Lorenzo Córdova dejó la pertinencia a un lado, sabe que con los aliados indicados todo es posible en el País, sabe que no le tocará organizar los comicios de 2024 pero sí que puede dejar las bases de un Instituto Nacional Electoral que haga de juez y parte, una fracción de la cual tiene mucho tiempo siendo parte.