-
home Columnistas, Destacadas EL IMSS, DESAHUCIADO. Un testimonio personal del IMSS.- La Opinión del Padre José Luis Segura Barragán

EL IMSS, DESAHUCIADO. Un testimonio personal del IMSS.- La Opinión del Padre José Luis Segura Barragán

 

Hace seis meses mi mamá tuvo una crisis de salud muy grave y fue llevada al IMSS, como derechohabiente que pagaba regularmente las cuotas oficiales.

Pasó más de un día en un infierno de dolor y desamor. La sala de espera estaba abarrotada de enfermos, todos quejándose, unos en camillas y otros en el suelo.

El problema para atenderlos era que no había suficientes camas desocupadas en el área hospitalaria. Estuve ahí muchas horas acompañando a mi madre y aquello me pareció el infierno.

Las enfermeras sólo daban calmantes y ponían sueros y aquello era un quejarse de dolor general; eran como cincuenta enfermos y enfermas retenidas y dolientes en aquel pequeño espacio.

Le reclamé a una de las enfermeras que ahí era el infierno, de dolor, llanto e impotencia.

Al final dieron de alta a mi mamá y nos cobraron por los servicios que supuestamente ya estaban pagados por las cuotas anuales que se les abonaban. De la compra de las medicinas, mejor me callo. Dan las que quieren y dicen: “Si quiere, cómprelas usted.” ¿Y si no tengo con qué?

Y me pregunté, ¿si así trataban a los afiliados, cómo atenderían a los verdaderamente desamparados?

Hoy, creo, que se pondrán peores las cosas con este nuevo gobierno.

QUÉ LÁSTIMA.

 

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso