fbpx -
home Columnistas, Destacadas El Futuro incierto de Taiwán – La opinión de Teresa Da Cunha Lopes

El Futuro incierto de Taiwán – La opinión de Teresa Da Cunha Lopes

Fotografía/ EFE

Taiwán es la prueba de que la democracia es compatible con la cultura y la civilización chinas. Esta demostración es devastadora para la visión del mundo (imago mundi) que Xi Jinping intenta imponer.

Desde finales de los años ochenta y especialmente como reacción contra la política de represión del gobierno comunista contra los estudiantes en Tiananmen (1989), Taiwán aceleró su transformación democrática a diferencia del continente. Por supuesto, desde este punto de vista pienso no sólo en la China comunista, pero también en Singapur y, obviamente, Taiwán muestra que, por el contrario frente a las opciones autoritarias arriba mencionadas, una sociedad, por muy china que sea en cultura y formada por los valores confucianos, también puede ser respetuosa de los principios democráticos. En esto, Taiwán, en su propia existencia, es insolente porque rompe los estereotipos que la isla ya ha superado en gran medida durante décadas.

Taiwán simplemente no es una sociedad controladora de corte comunista “orwelliano” como la del continente. Porque es una democracia y porque las costumbres políticas que se practican en la isla son liberales. Los principios en los que se basan se basan en una lógica que es la de la separación de poderes. Ésta es toda la diferencia con la dictadura china cuyos principios, a la inversa, se basan en una lógica de total confusión de poderes. Este último punto genera corrupción por naturaleza y en su modo de funcionamiento, miedo a la sanción, silencio, inhibición y frustración. Al revés del régimen de Beijing , la sociedad taiwanesa saca su fortaleza de sus elecciones, de su construcción de una sociedad civil participativa, escaldada por el destino poco envidiable de la represión del pueblo de Hong Kong por el régimen de Beijing. En esto, Taiwán también está a la vanguardia de la oposición entre las sociedades democráticas, incluida la nuestra, y las dictaduras.

Sin embargo, la amenaza a la autonomía de Taiwán es real . El equilibrio de poder militar entre Taiwán y la China comunista ha sido desigual desde finales de los noventa y Taiwán difícilmente soportaría el impacto de una invasión sin el apoyo esencial de Estados Unidos.

Este enfrentamiento ya ha comenzado: a diario, la isla debe contrarrestar millones, digo millones, de ciberataques lanzados desde tierra firme en un intento por paralizar sus sistemas de comunicación.

Por el contrario, económicamente, el papel que juegan las multinacionales taiwanesas es considerable. De ellos depende la fabricación de microprocesadores y más de 30 millones de puestos de trabajo aunque un cierto número de estas empresas hayan decidido trasladar sus actividades, en India en particular, y esto, incluso antes del Covid-19. Por lo tanto, las rivalidades a través del Estrecho son sintomáticas de lo que vemos en todas partes del mundo.

De hecho, estamos siendo testigos de una disociación entre las cuestiones estratégicas, por un lado, y las cuestiones económicas, por el otro. Es esta tensión la que es un factor de crisis y de riesgo de guerra, que muy rápidamente podría internacionalizarse.

Su margen de maniobra es estrecho pero gracias a la pandemia, la isla ha acumulado un capital de simpatía y muchos países occidentales ya no dudan en tomar iniciativas que siguen siendo simbólicas, claro, pero que hace dos años eran inimaginables.

El futuro de Taiwán también depende del abandono semántico de su nombre de “República de China”. Esta será una decisión cargada de consecuencias, pero de ella depende su total emancipación y, por tanto, su reconocimiento.

Las opiniones vertidas en las columnas son de exclusiva responsabilidad de quienes las suscriben y no representan necesariamente el pensamiento ni la línea editorial de Monitor Expresso